sáb. Ago 17th, 2019

Oaxaca celebra su máxima fiesta: la Guelaguetza

Ni la inclemente lluvia evitó que más de 12 mil personas se concentraran en el Auditorio Guelaguetza para disfrutar de la fiesta étnica más grande de América Latina.

A 87 años de su primera edición, la Guelaguetza sigue enamorando a locales y visitantes

Oaxaca.- Con las notas del “Dios nunca muere” -himno del pueblo oaxaqueño- dio inicio la emisión matutina de la Guelaguetza del primer Lunes del Cerro que congregó a 12 mil almas que disfrutaron de bailes, jarabes, sones, tradiciones y costumbres de las 13 delegaciones que participaron en la máxima expresión cultural de Latinoamérica, que se ha celebrado por 87 años.

Como ya es tradición, la diosa Centéotl 2019, Lilia López Hernández, originaria de Loma Bonita, en la región del Papaloapan, fue la encargada de dar la bienvenida a las representantes de las comunidades que participaron en la máxima fiesta oaxaqueña, además de brindar el saludo a las y los asistentes que se dieron cita para ser testigos de la ofrenda cultural de los pueblos originarios.

Posteriormente, Lilia López acudió al palco “B” del Auditorio Guelaguetza, donde el gobernador la esperaba para presenciar este encuentro de hermandad, música, color y tradición, acompañados por la presidenta honoraria del DIF, Ivette Morán de Murat, así como del secretario de Turismo del Gobierno Federal, Miguel Torruco Marqués y de la Secretaria de Cultura Federal, Alejandra Frausto.

Asimismo, Murat Hinojosa celebró la asistencia de la actriz oaxaqueña Yalitza Aparicio, quien acudió como “Embajadora Cultural” a este primer Lunes del Cerro, “dando muestra de la grandeza que posee Oaxaca”, refirió.

Fue así como la delegación de las Chinas Oaxaqueñas inició este festín, ofreciendo su tradicional “Convite y Jarabe del Valle”, quienes arrancaron el aplauso del público, acompañadas de los tradicionales monos de calenda, marmotas, faroles y flores con grandes adornos.

En seguida, los participantes de Chicapa de Castro -de la región del Istmo de Tehuantepec- hicieron acto de presencia por primera vez en una Guelaguetza, presentando “El rapto y la llevada del baúl”, representación de una boda tradicional del lugar.

Quienes también se presentaron por primera vez en el coloso del Fortín, fueron los representantes de Chalcatongo de Hidalgo –de la región Mixteca- quienes ofrecieron a propios y visitantes la “Danza de los Chilolos”; además de Villa Sola de Vega -región de la Sierra Sur-, con la representación de  su “Fiesta Solteca”.

Las costumbres y tradiciones de Huautla de Jiménez –región de la Cañada- se hicieron presentes con “La Mayordomía, Labrada de Cera y Sones Mazatecos”; mientras que el momento nostálgico se vivió con la interpretación de “La Canción Mixteca”, a lo que siguió la presentación de la delegación de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, durante la cual los asistentes ondearon sus sombreros al compás de la música.

Santa María Tlahuitoltepec -de la región de la Sierra Norte- también participó con sus “Sones Mixes”; mientras que la Villa de Zaachila -de los Valles Centrales- presentó la ovacionada “Danza de la Pluma”; la picardía y alegría de la Costa oaxaqueña inundó el Auditorio Guelaguetza, con la delegación de San Pedro Pochutla, quienes presentaron a todo el público la tradicional “Boda Pochutleca”.

La destreza y belleza de las mujeres de San Juan Bautista Tuxtepec -región de la Cuenca del Papaloapan- cautivó a las y los asistentes con “Flor de Piña”, quienes en perfecta sincronía ejecutaron su baile que provocó la ovación de las miles de personas que se congregaron y quienes de pie reconocieron el talento de las tuxtepecanas.

“La bajada de la flor de la montaña en honor a San Pedro Mártir”, fue una de las representaciones que ofreció San Pedro Comitancillo –región del Istmo de Tehuantepec- para dar a conocer su festividad religiosa; en tanto Ocotlán de Morelos -de Valles Centrales- mostró la tradición de “La llevada del Guajolote”, costumbre que se realiza en las bodas de este lugar.

La emisión matutina de la Guelaguetza del primer Lunes del Cerro culminó con la participación de Putla Villa de Guerrero -región Mixteca- quienes contagiaron al público con su algarabía al presentar “El Carnaval Putleco, Sones y Chilenas”, que además convocó a las otras delegaciones e incluso al Gobernador y su esposa a participar en esta fiesta de hermandad.

“Cada año los oaxaqueños estamos haciendo de esta fiesta más grande de lo que ya es, y eso es porque las familias de Oaxaca comparten su alegría. Hoy el mundo mira al estado con ilusión y orgullo, vamos a seguir esta gran fiesta que hacen posible las delegaciones a quienes agradezco y reconozco, por compartir nuestra grandeza, cultura y tradiciones”, celebró Murat Hinojosa.

Durante la emisión vespertina, la riqueza cultural de Oaxaca, sus costumbres y tradiciones milenarias, se hicieron presentes.

Luego de la bienvenida que la representante de la Diosa Centéotl, Lilia López Hernández dio a los visitantes nacionales y extranjeros, la emisión vespertina inició con la presentación de la delegación istmeña de San Blas Atempa, que realizó un homenaje al compositor Atilano Morales Jiménez por su gran legado que incluye un acervo musical de marchas fúnebres, sones tradicionales, minuetos, cánticos y marchas religiosas.

Posteriormente, el Auditorio se llenó de algarabía con los hombres y mujeres de Ejutla de Crespo que con singular gracia y picardía que los caracteriza presentaron su Jarabe Ejuteco, luciendo el colorido de sus trajes; seguido de “los jamás conquistados” de Santa María Tlahuitoltepec que presentaron sus sones mixes y los rituales que realizan para pedir por una buena cosecha y bienestar para sus familias.

Con singular gallardía, San Sebastián Tecomaxtlahuaca compartió su tradicional Danza de los Rubios que surgió luego de la evangelización cristiana; le siguió San Felipe Usila con su Jarabe Usileño.

Los momentos más ovacionados de esta emisión vespertina se hicieron presentes con las mujeres de San Juan Bautista Tuxtepec y su característico baile de “Flor de Piña”; así como con los danzantes de la pluma de San Bartolo Coyotepec, que cautivaron al público con su danza de conquista.

Al igual que en la emisión matutina, desde la región de la Cañada, la delegación de Huautla de Jiménez -tierra de la sacerdotisa internacionalmente conocida María Sabina- volvió a compartir su “mayordomía, labrada de cera y sones mazatecos”.

En tanto que desde el Istmo de Tehuantepec, San Pedro Huilotepec también dio muestra de su tradicional “labrada de cera” que lleva a cabo durante su mayordomía en honor a San Pedro Apóstol.

En esta emisión, los sones y chilenas cimbraron el Auditorio de la mano de las delegaciones de San Juan Lachao, Juquila; San Francisco Sola y Santiago Jamiltepec, que con sus zapateados, vestimentas de vistosos colores y versos picarescos, avivaron los ánimos del público.

La noche terminó con la presentación de las Chinas Oaxaqueñas, que con sus canastas enfloradas, acompañadas de los faroleros, monos de calenda y su sonora banda, hicieron su aparición en su tradicional convite al ritmo del Jarabe del Valle.

El Mandatario Estatal calificó como “un éxito” la presentación de la Guelaguetza, al realizarse sin incidentes y con un lleno total en la Rotonda de la Azucena.

“Es un ambiente de alegría, la vibra que solamente la grandeza de Oaxaca puede compartir con las familias oaxaqueñas y especialmente con los turistas nacionales e internacionales, ha prevalecido la paz y tranquilidad”, subrayó.

A %d blogueros les gusta esto: