14 mayo, 2021

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Relevo generacional en el Partido Comunista de Cuba

Miguel Díaz-Canel Bermúdez (I), Presidente de la República, junto al General de Ejército Raúl Castro Ruz (D), tras su elección como Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC PCC), durante la Sesión de Clausura del VIII Congreso del PCC, en el Palacio de Convenciones, en La Habana, el 19 de abril de 2021. ACN FOTO/ Ariel LEY ROYERO/ rrcc.

Durante el VIII Congreso del PCC, Miguel Díaz-Canel, actual presidente de la isla fue elegido como primer secretario del Partido Comunista de Cuba, la posición de mayor poder en el país, en sustitución de Raúl Castro.

Destaca que en el organigrama publicado por la prensa estatal no aparece la figura de segundo secretario, cargo que ocupó el propio Díaz-Canel bajo Raúl Castro, y este a su vez bajo su hermano Fidel.

La sucesión marca el inicio de una nueva era, sin un Castro en la cúpula oficial del poder por primera vez en seis décadas, si bien el ya ex primer secretario seguirá teniendo influencia en el destino de la nación caribeña.

Con Raúl Castro, “serán consultadas las decisiones estratégicas del futuro de la nación”, manifestó Díaz-Canel en la clausura del cónclave, informó el propio partido en su cuenta de Twitter.

Raúl Castro en el VIII Congreso del PCC.

El Congreso del PCC, el único partido legal en la isla, se celebró a puerta cerrada y tenía como objetivo renovar el liderazgo.

La sucesión se produce días después de que Castro, de 89 años, confirmara que dejaba la jefatura del PCC en un paso esperado, pues él mismo impulsó en 2016 la reforma que estableció el límite de dos mandatos de cinco años para los dirigentes comunistas.

También lo era la sucesión en Díaz-Canel, de 60 años. El líder ya reemplazó a Castro en la presidencia de la isla en 2018 y se consideraba el “discípulo predilecto” de éste llamado a continuar con el castrismo.

Junto con Raúl Castro salieron de la cúpula del PCC otros dirigentes históricos como el actual número dos de la formación, José Ramón Machado-Ventura (90), y el comandante Ramiro Valdés (88), además de Marino Murillo, considerado el “zar” de las reformas económicas iniciadas hace una década.

El nuevo Buró Político, cuya composición fue difundida por la prensa estatal cubana —la única con acceso a la cobertura del congreso—, está formado por 14 miembros, tres menos que hasta ahora, y en él se elimina el cargo de segundo secretario.

Entre ellos, destaca la entrada de Luis Alberto López Rodríguez Callejas, presidente ejecutivo del estratégico Grupo de Administración Empresarial (Gaesa), el conglomerado de empresas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) con ramificaciones que van desde el sector hotelero hasta las tiendas minoristas, pasando por los puertos y aduanas.

Especialistas han señalado que en términos políticos, no hay posibilidad de cambios bruscos y es evidente que Castro ve a Díaz-Canel como una apuesta segura.

Raúl Castro quiere dejar su último puesto oficial en la revolución cubana con una sensación de continuidad, pasando la posta a un líder joven que comparte los mismos valores.

No obstante, dado el frágil panorama económico, puede que Díaz-Canel tenga que liberalizar aún más la economía centralizada en un futuro muy próximo.

La pasada semana, cuando Raúl Castro confirmó su salida, consideró que su labor “concluye con la satisfacción de haber cumplido la confianza en el futuro de la patria” y que dijo que seguirá militando en el PCC “como un combatiente revolucionario más, dispuesto a aportar mi modesta contribución hasta el final de la vida”.

“Entregamos la dirección del país a un grupo de dirigentes preparados, curtidos por décadas de trabajo desde la base y comprometidos con la ética de la revolución y el socialismo; con mucha sensibilidad hacia el pueblo, llenos de pasión y espíritu antimperialista“, manifestó.

Con información de BBC.

A %d blogueros les gusta esto: