vie. Oct 18th, 2019

“Ley garrote” no es represión, es para poner orden: AMLO

La reforma contempla la inclusión de un nuevo tipo de delito penal, denominado “Impedimento de ejecución de trabajos u obras” para castigar “al que careciendo de facultad legal, impida o trate de impedir por cualquier medio, la ejecución de trabajos u obras privadas se le impondrá una pena de prisión de entre seis y 13 años de cárcel”.

Ciudad de México.- Después de que el Congreso de Tabasco aprobara la llamada Ley Garrote que envió el gobernador, para castigar hasta con 20 años de cárcel a quien realice bloqueos o manifestaciones; el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo dicha ley es para “poner orden”.

“Yo pienso que se estaba abusando, había extorsiones, corrupción y era necesario poner orden. Creo que ese fue el principal de esta nueva legislación”, aseguró el mandatario en su conferencia matutina.

Agregó que hay que proteger los derechos de los ciudadanos y que no puede afectarse el derecho a disentir, el derecho a la manifestación, la libertad en general, asegurando que con las reformas al Código Penal estatal aprobadas este lunes “no se afectan derechos humanos y no se limitan las libertades de los ciudadanos, este es el informe que tengo”.

Los diputados de Morena y algunos del PRD defendieron durante la aprobación de la propuesta que ésta buscaba terminar con las extorsiones de algunos grupos que pedían “moches” a empresarios y trabajadores para poder transitar por caminos, argumentando que esto ahuyentaba la inversión e impedía el crecimiento económico del estado.

“Y si es necesario que se acabe con la extorsión y que no se permita la corrupción, porque ¿qué puede pasar en el mediano plazo?, que limpiemos arriba, yo estoy hablando aquí, ya lo dije una vez y lo repito ahora, que no hay corrupción tolerada. Y me diga un empresario, un comerciante: ‘El presidente está en la luna, está en otro planeta porque a mí me extorsionan, yo sigo padeciendo de la corrupción’”, señaló López Obrador.

El mandatario dijo que se deben aprobar todas las leyes que sean necesarias para detener la corrupción en todos los niveles del gobierno.

“Entonces, ahora tiene que cambiar todo, todos a portarnos a bien, empezando arriba. Por eso tenemos que ser todavía más enérgicos con los de arriba, para dar el ejemplo arriba”.

La reforma contempla la inclusión de un nuevo tipo de delito penal, denominado “Impedimento de ejecución de trabajos u obras” para castigar “al que careciendo de facultad legal, impida o trate de impedir por cualquier medio, la ejecución de trabajos u obras privadas se le impondrá una pena de prisión de entre seis y 13 años de cárcel”.

Asimismo, se contemplan sanciones de hasta 20 años de prisión a los sindicatos que pretendan extorsionar a las empresas que realicen obras públicas y privadas.

López Obrador es originario del estado de Tabasco, entidad donde él promovió la toma de instalaciones de PEMEX, así como el cierre de calles y autopistas durante sus “luchas sociales”.

A %d blogueros les gusta esto: