Polígrafo Mx

La naturaleza política y psicológica de Benjamín Robles

Por Horacio Corro Espinosa

Se empalman las campañas políticas a presidentes municipales con las diputaciones locales y federales en la entidad oaxaqueña.

Los candidatos a las presidencias municipales despiertan más interés en la población que los candidatos a diputados federales o locales, no hay comparación. La gente sabe que un diputado federal o local recogerá sus votos y jamás volverá a la población; si acaso, volverá cuando necesite de otros votos del ciudadano bobo.

En cambio, el presidente municipal es la figura que representará a la población. Es el personaje político más cercano que tiene el ciudadano, por eso despierta tanto interés este tema. 

Lo curioso de este asunto, es que el ganador de cualquiera de estas elecciones, es el más mentiroso de todos los candidatos, aunque hay excepciones, claro. Eso lo sabe la gente y lo reconoce, pero sobre ese conocimiento, todavía, le otorgan su sufragio.

Lo cierto es que los electores prefieren una mentira agradable a una verdad amarga. Por ejemplo, si uno de los candidatos dijera en su campaña que no les va prometer agua potable ni drenaje porque su administración no va a tener dinero, los votos que obtendría serían mínimos.

Increíble, pero así es. La gente prefiere una explicación falsa a no tener ninguna explicación. Es lo mismo que pasa en las redes sociales. Las mentiras tienen más me gusta o más compartidos que una información real.

La gente prefiere escuchar, por ejemplo, que durante el semáforo verde, se va a amarrar el virus para que la gente pueda salir a la calle con toda confianza, y se niega a conocer la verdad científica. Así pues, la gente prefiere vivir con creencias y opiniones sin sustento, que aceptar verdades.

Sabedor de este truco, el Diputado del PT, Benjamín Robles Montoya, prefiere ser entrevistado por un periodista patito, de esos de tres varos, que se prestan a hacerle una entrevista a modo. Desde luego que un periodista serio jamás se prestaría a hacer ese tipo de trabajo.

Sin embargo, el compañero periodista Rafael Hernández, director y fundador de la revista Tucán, trató de entrevistarlo mientras el candidato hacía un recorrido en los pasillos de un mercado de la ciudad de Oaxaca, y ninguna de las preguntas que le hizo el reportero las respondió, es más, lo agredió con su arrogancia y sus palabras retadoras. 

Benjamín, que presume ser demócrata, no es más que un dictadorcillo que quiere imponer sus decisiones sobre los periodistas. También dice ser 100% Obradorista. Lo dice porque en realidad nada le importa el ciudadano. Si le importara la gente, se opondría a hacer cosas en contra del pueblo, pero las hace solo para satisfacer o quedar bien con el presidente de la República.

Como Robles Montoya está obligado a acatar, sin discusión alguna las órdenes de su jefe, así quiere actuar con todos los periodistas: que estos se le acomoden a su conveniencia, a sus intereses.

La naturaleza política y psicológica de este diputado que anda en busca de su reelección, es la de un ególatra que le gusta que todo mundo le rinda culto sobre su nulidad en la Cámara de Diputados.

Si examinamos el discurso de este personaje, su retórica es populista y cargada de promesas dirigida a los más pobres, y sólo por eso, cree ser el representante o vocero de los desamparados. Si observan, no carga ninguna propuesta, sino la ponderación de la miseria, y con eso, se cree el salvador de los oaxaqueños. Para él todos son corruptos, como le dijo a Rafael Hernández, “alguien te mando”, cuando es uno de los pocos periodistas independientes con más de 26 años al frente de Tucán y más de 50 años como periodista.

Para Benjamín Robles, entre más hambriento, más ignorante y desarrapado te vea, es mejor, porque eso le garantiza a él que puede controlarte. Es por eso que le molesta la gente pensante, porque con ellos está en riesgo su poder.

https://bio.cgmarketing.mx/horaciocorro/
Salir de la versión móvil