12 septiembre, 2021

G7 acuerda un impuesto a las grandes empresas

G7 summit or meeting concept. Row from flags of members of G7 group of seven and list of countries, 3d illustration

Los ministros de Finanzas del G7 anunciaron un compromiso “histórico” para aplicar un impuesto mínimo global y una mejor repartición de los ingresos fiscales procedentes de las grandes empresas, en particular los gigantes de internet, tras una reunión de dos días en Londres.

El G7 se comprometió con un objetivo de una tasa mínima mundial del impuesto de sociedades de “al menos el 15%”, según una declaración conjunta, en la que también se menciona un acuerdo sobre un mejor reparto de los derechos a tasar los beneficios de las grandes multinacionales.

El anuncio del grupo de siete grandes potencias fue calificado de “histórico” y de “momento de orgullo” por el ministro británico de Finanzas, Rishi Sunak, que presidió la reunión como país anfitrión del G7.

Las principales potencias del G7 (Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, Japón, Alemania y Estados Unidos), aprovechando el renovado interés de la administración estadounidense por esta cuestión desde que Joe Biden asumió el cargo de presidente, quieren lograr una reforma global del impuesto de sociedades siguiendo los trabajos realizados hasta ahora en la OCDE.

La medida apunta principalmente a las grandes empresas tecnológicas, muchas de ellas estadounidenses, que pagan impuestos irrisorios a pesar de obtener beneficios de decenas o incluso cientos de miles de millones de dólares, gracias a que están domiciliadas en países donde la tasa del impuesto de sociedades es muy baja o incluso nula.

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, saludó el sábado en un comunicado este “compromiso sin precedentes” que según ella “acabará con la espiral descendente de la fiscalidad de las empresas, y aportará justicia a la clase media y a los trabajadores en Estados Unidos y en todo el mundo”.

El acuerdo del G7 sobre finanzas “es un primer paso, y el mes que viene tenemos una reunión de ministros de finanzas del G20 para seguir avanzando”, dijo Sunak, afirmando que el compromiso alcanzado el sábado “inyectará equidad en nuestro sistema fiscal mundial”.

El G7 quiere poner fin a la competencia fiscal entre países, que creen que les perjudica a todos, en un momento en que las arcas de muchos Estados están vacías por la pandemia, mientras que los gigantes de internet se han beneficiado de la crisis.

La administración estadounidense había sugerido inicialmente una tasa global del 21%, antes de cambiar de opinión y situarla en el 15%, un nivel que por ejemplo Francia considera “un mínimo”, “un punto de partida”.

“Queremos trabajar con nuestros socios del G7, del G20 y de la OCDE para intentar tener una tasa más ambiciosa”, dijo el viernes en Londres el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, que tras el acuerdo del sábado habló de “etapa histórica” en la “lucha” contra la “evasión y la optimización fiscal”.

“Ya era hora de que algunas de las economías más poderosas del mundo obligaran a las multinacionales, incluidos los gigantes tecnológicos y farmacéuticos, a pagar su parte justa de impuestos. Sin embargo, fijar una tasa mínima global del impuesto de sociedades de solo el 15% es demasiado bajo”, reaccionó Gabriela Bucher, de la oenegé Oxfam.

Por su parte Facebook “saludó” el acuerdo pero Nick Clegg, vicepresidente del grupo para asuntos mundiales, afirmó en Twitter que el grupo “reconoce que esto podría significar que Facebook pague más impuestos en diferentes lugares”.

– Un largo camino –

Varios países, entre ellos Francia, Reino Unido, Italia o España, ya han implantado su propio impuesto digital, y las conversaciones con Estados Unidos versaron también sobre el calendario de retirada de estas medidas nacionales en favor de la reforma internacional.

“Es algo de lo que llevamos hablando casi una década y, por primera vez, hoy tenemos un acuerdo sobre principios tangibles de cómo debe ser esta reforma. Y eso es un gran paso adelante”, dijo Rishi Sunak.

No obstante, admitió que “todavía tenemos que ir al G20 y llegar a un acuerdo con un grupo más amplio de países, por lo que es difícil decir cuándo se alcanzará un acuerdo definitivo”, señaló.

Este proceso debería durar varios años más, ya que, además del grupo de los 20, será necesario lograr el visto bueno de los 140 países que trabajan en el proyecto de reforma fiscal dentro de la OCDE.

El reto consistirá en convencer a los países que han construido sus economías sobre la base de tasas impositivas especialmente bajas para las empresas, como Irlanda (12,5%) y que han atraído las sedes europeas de muchas multinacionales.

(AFP)

A %d blogueros les gusta esto: