12 septiembre, 2021

Empoderamiento de niñas, clave para poner fin a matrimonio infantil

  • En el marco del espacio ‘Mujeres Seguras’, encabeza especialista del PAIMEF conversatorio virtual sobre cómo encontrar soluciones legales y culturales a esta problemática
  • ‘Cuando conocen sus derechos y tienen acceso a información y mejores oportunidades, las niñas y adolescentes pueden ayudar a frenar este tipo de prácticas’, sentencian 

La psicóloga Christ Yajaira Barrios Viñas, profesionista del Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), impartió el viernes el conversatorio sobre ‘Matrimonio Infantil’, en el marco del espacio ‘Mujeres Seguras’ diseñado por el Instituto Estatal de las Mujeres (IEM) para prevenir, combatir y erradicar la violencia de género.

Durante la charla virtual auspiciada además por el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), la coordinadora de Unidades de Atención PAIMEF, Vanessa Colorado Arias, destacó que este tipo de iniciativas tienen como propósito orientar sobre la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, y brinda herramientas para su empoderamiento.

Lo que se busca es que la población femenil cuente con los elementos para que pueda transformar su vida, enfatizó, y señaló que “el matrimonio infantil se enmarca dentro de una problemática que nos ocupa y preocupa, porque se trata de una de las poblaciones más vulnerables”. 

En el conversatorio transmitido por Facebook Live, a través de la plataforma del IEM, la psicóloga Christ Yajaira Barrios precisó que el matrimonio infantil se forma de la unión de dos personas que tienen menos de 18 años, o en su caso, que algunos de los contrayentes aún no alcanza la mayoría de edad. 

La funcionaria explicó que el matrimonio infantil tiene entre sus principales causas, factores de violencia familiar, pobreza, doble moral sexual, normas masculinas, consentimiento de los propios padres, y hasta la falta de educación.

Advirtió sobre los riesgos de este tipo de prácticas, porque en el nivel más básico, niega a las niñas y niños el derecho de elegir, con un consentimiento libre y pleno, sin coerción o miedo, con quién casarse y en qué momento hacerlo.

Al sentenciar que la diferencia de edad entre cónyuges sí constituye un factor de riesgo, ofreció datos que muestran cómo en la actualidad en el mundo existen por lo menos 765 millones de casos de matrimonio infantil, de los que 650 millones tienen como protagonista a una niña menor de 18 años. 

Las tasas más altas se encuentran en África (21%), sur de Asia (17%), y América Latina y el Caribe (17%), explicó.

 Precisó que en México el matrimonio infantil aumentó en 2020 con respecto a 2010, ya que de acuerdo con datos del Inmujeres, para aquellas mujeres que nacieron entre los años 1994 y 1999 la proporción fue de 20.5 por ciento. 

Apuntó, en ese sentido, que las entidades federativas que registran el mayor porcentaje de esta problemática se concentran en Guerrero (45.6%), Chiapas (42.1%), Tabasco con 41.1 por ciento, Campeche con 39.6 por ciento, y Michoacán con 37.7 por ciento.

Yajaira Barrios apuntó que si bien en nuestro país desde 2019 se legisló para prohibir legalmente el matrimonio infantil sin excepción, aún hay que avanzar hacia el fortalecimiento del empoderamiento y la autonomía de las niñas y adolescentes. 

Puntualizó que las leyes por sí solas no pondrán fin a esta problemática, e indicó que es necesario incorporar de manera activa a todos los sectores de la sociedad, gobiernos, sociedad civil, sector privado y medios de comunicación para propiciar los cambios que se requieren para cerrar todo resquicio de vulnerabilidad. 

‘Cuando conocen sus derechos y tienen acceso a la información adecuada y mejores oportunidades, las niñas y adolescentes pueden desempeñar un papel crucial a la hora de poner fin al matrimonio infantil’, concluyó en el conversatorio que se prolongó por más de una hora.

A %d blogueros les gusta esto: