sáb. Oct 19th, 2019

Alejandro Moreno es el presidente del fraude: Ivonne Ortega

“El PRI de la cúpula se está agotando y vamos a insistir en la lucha por un PRI de la militancia, un PRI de la democracia, un PRI cercano, un PRI sin amiguismos ni compadrazgos, sobre todo, un PRI que nunca más olvide a su base”, expresó poco después de la elección.

  • Resultados oficiales reflejan las graves irregularidades cometidas por la cúpula que no solo ensuciaron el proceso, sino desprestigiaron más al partido

Mérida, Yucatán.- “Alejandro Moreno es y será solo el presidente del fraude”, declaró Ivonne Ortega Pacheco, ex candidata a presidir el Partido Revolucionario Institucional.

Por medio de una carta dirigida principalmente a la militancia priista, la ex gobernadora de Yucatán acusó al virtual ganador de la contienda, Alejandro Moreno Cárdenas, de haber cometido fraude en la elección interna de su partido.

Señaló que existieron irregularidades en estados como Campeche, Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Coahuila donde asegura, hubo participaciones atípicas de hasta el 80 por ciento, muy por encima del promedio nacional que fue del 28%. Aunado a que en esos estados se registró el 54% de la votación que dio el triunfo a Moreno Cárdenas.

También denunció la no apertura o cambio de lugar de las casillas, compra de votos, relleno de urnas antes y durante la jornada electoral, así como el voto de miles de personas que votaron más de una vez e incluso votaron sin estar en el padrón oficial.

Todo esto demuestra el tamaño del miedo de la cúpula ante la posibilidad de dejar de servirse del poder. Ha sido tan descarado el robo de la cúpula que cayó en lo grotesco.  Por su culpa el proceso interno del partido carece de legitimidad y es la burla de la política en México”


Por último indicó que debido a las graves irregularidades, “no validamos estos resultados, aunque el partido esté dispuesto a acatarlos. La presidencia que surge de esta elección carece de legitimidad desde su origen, y carecerá de legitimidad hasta el final”.

Hace unos días Ortega informó que continuará dentro del PRI como un movimiento de oposición interna, que buscará recuperar la credibilidad del tricolor y representar a la militancia que no está conforme con los resultados.

“No nos vamos, no me iré del PRI. Seguiré y trabajaré dentro del PRI para luchar porque la democracia real llegue al partido y para defender a la militancia… A los militantes que han confiado en este proyecto, seguiré junto a ustedes para defender la democracia dentro del PRI, para evitar el abuso de poder y denunciar la corrupción, que es el mayor mal que tiene nuestro partido”.

“El PRI de la cúpula se está agotando y vamos a insistir en la lucha por un PRI de la militancia, un PRI de la democracia, un PRI cercano, un PRI sin amiguismos ni compadrazgos, sobre todo, un PRI que nunca más olvide a su base”, expresó poco después de la elección.


El mensaje íntegro es el siguiente:


Amigos y amigas:


Ha terminado el cómputo nacional de votos de la elección interna del PRI. 
Y el resultado es el reflejo de las graves irregularidades cometidas por la cúpula, que no solo ensuciaron el proceso, sino que desprestigiaron más al partido. Los mexicanos en medios de comunicación y redes sociales, se han burlado del partido y ha calificado como un gran fraude los resultados obtenidos por el declarado presidente de la cúpula.


Basta con ver Campeche, Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Coahuila donde hubo participaciones atípicas de hasta el 80 por ciento, muy por encima del promedio nacional que fue del 28%. En esos estados la cúpula registró el 54% de su votación total. 

Además, existen anomalías, desde la no apertura o cambio de lugar de las casillas, compra de votos, relleno de urnas antes y durante la jornada electoral. Igualmente, miles de electores votaron sin estar en el padrón o bien, votaron más de una vez.


Por otra parte, a nuestra fórmula se le privó de representación en más de mil casillas, por causas atribuibles al sistema que instaló el partido, aunque ahora quiera lavarse las manos, como lo hizo en todo el proceso.


Todo esto demuestra el tamaño del miedo de la cúpula ante la posibilidad de dejar de servirse del poder. Ha sido tan descarado el robo de la cúpula que cayó en lo grotesco.  Por su culpa el proceso interno del partido carece de legitimidad y es la burla de la política en México.

Por ello, no validamos estos resultados, aunque el partido esté dispuesto a acatarlos. La presidencia que surge de esta elección carece de legitimidad desde su origen, y carecerá de legitimidad hasta el final.


Alejandro Moreno es y será solo el presidente del fraude.

Amigas y amigos:


Participamos en esta campaña con la convicción de cambiar al partido para desterrar el amiguismo, el compadrazgo, la corrupción y todas las malas prácticas que llevaron al PRI a la derrota del 2018. Sobre todo, participamos para defender, darle voz y escuchar a la militancia.

Nuestras convicciones como movimiento son más grandes que una elección.

Aunque los mismos de siempre metieron papeles a las urnas, nosotros ganamos los corazones de la militancia.

Así que militantes, somos los verdaderos triunfadores. Siéntanse orgullosos.

Por eso, les pido que sigamos juntos en esta lucha que apenas empieza.

A Pepe Alfaro, mi compañero de fórmula, mi agradecimiento y respeto. Seguimos compartiendo ideales democráticos.

A todos los que nos apoyaron y dieron su confianza y su voto, muchas gracias. Siempre estaré cerca de ustedes, amor con amor se paga.

Esta elección está deslegitimada. No lo digo yo, lo dicen los militantes que fueron amenazados, secuestrados, lastimados y despedidos por la cúpula, ese no es el PRI que queremos. Ese no es el partido que nos representa.

A %d blogueros les gusta esto: