12 septiembre, 2021

La extinta PGR compró Pegasus a una empresa fantasma

Encuentran 31 contratos relacionados con Pegasus

La UIF confirmó la información revelada desde 2017 por por la organización Mexicanos contra la corrupción, acerca de que la PGR había pagado 32 millones de dólares a Grupo Tech Bull, una empresa “fachada” cuyo aparente dueño reside en una barranca. La compañía fue utilizada como intermediaria por funcionarios del sexenio de Peña para adquirir el malware espía a sobreprecio. Ordenan congelar cuentas y denuncian posibles ilícitos ante la FGR y el SAT.

POR: MAURICIO RUBÍ

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) bloqueó cuentas y denunció ante la Fiscalía General de la República a Grupo Tech Bull y a Balam Seguridad Privada, dos empresas vinculadas con la adquisición del malware Pegasus, que fue utilizado para espiar a periodistas y activistas de derechos humanos.

Las acciones legales contra Tech Bull y Balam se realizaron tras encontrar que habían realizado transacciones millonarias con un grupo de 10 empresas con características de “fachada”, que comparten domicilios, representantes legales y están asentadas en oficinas virtuales. 

La propia Tech Bull fue calificada como “empresa fachada” por el titular de la UIF, Santiago Nieto, en la rueda de prensa mañanera de este miércoles.

El funcionario confirmó la información revelada desde 2017 por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), acerca de que Tech Bull era una empresa presuntamente fantasma, cuyo aparente dueño es un modesto empleado de un despacho contable, residente en una colonia ubicada en las cañadas de la delegación Álvaro Obregón.

A pesar del perfil modesto del supuesto accionista, la UIF detectó que de 2014 al 2018, Grupo Tech Bull tuvo depósitos por 527 millones de pesos. Otros 910 millones recibió Balam en un periodo similar. En conjunto, las operaciones bancarias de ambas compañías superaron los 1,400 millones de pesos.

La UIF reconoció que Tech Bull, al poco tiempo de su constitución como empresa, comenzó a recibir altos montos a través de cuentas concentradoras del gobierno federal y destinó recursos a empresas reconocidas en el ramo de seguridad, como PIC SIX LTD, empresa israelí dedicada a la venta de equipos de intercepción de celulares.

El titular de la UIF también confirmó en la mañanera de este miércoles, que Tech Bull y Balam son empresas vinculadas, información que también fue revelada por MCCI desde 2017.

En dos reportajes difundidos hace cuatro años, se revelaron las conexiones políticas detrás de la compra de Pegasus. El dueño de Balam es sobrino de Guillermo Ruiz de Teresa, quien fungió como subsecretario de Comunicaciones en el gobierno de Peña, mientras que un funcionario de la sede central de la PGR, cuando su titular era Jesús Murillo Karam, fue dueño de una empresa que trabajó para la misma compañía de seguridad.

Tanto Grupo Tech Bull como Balam Seguridad Privada realizaron compras de equipos a Aeronautics LTD, Aerosentinel LTD y a Visión Map, empresa proveedora de tecnología de geolocalización. “Esta información coincide con la operatividad financiera de Grupo Tech Bull SA de CV quien se conoce envía recursos a dichas empresas y otras más en Israel e Italia, países donde se encuentran dichas personas morales”, dice la información compartida por Nieto.

Indicios de sobrecostos del Gobierno de Peña

La UIF alertó que se identificaron operaciones incongruentes, porque los montos que recibían las mencionadas empresas del gobierno federal son superiores a los costos de los productos adquiridos a compañías israelíes e italianas.

Por ello, se presume que Tech Bull fue utilizada como intermediaria para adquirir el software espía de Pegasus para venderlo a sobreprecio a la pasada administración federal.   

Santiago Nieto mostró una copia del contrato que la PGR firmó con Tech Bill en 2014, para adquirir Pegasus por 32 millones de dólares. La transacción fue validada por Tomás Zerón de Lucio, quien fungía como jefe de la Agencia de Investigación Criminal en el gobierno de Peña.

Conforme a los datos obtenidos por la UIF, Balam tuvo transacciones del 2013 al 2018 con gobiernos locales, como Estado de México y Chiapas, así como con PGR y Secretaría de Marina.

Tech Bull, que vendió a la PGR el malware, recibió 17 millones de pesos de junio a julio del 2016, casi todo proveniente de una cuenta de Banco del Ejército (Banjército), monto que fue dispersado entre personas morales con las que no puede comprobar relación con su actividad, según la UIF.

La UIF indicó que del 2014 al 2015 Tech Bull recibió 1.1 millones de pesos de Balam Seguridad privada, empresa con la que comparte representante legal, Luis Armando Pérez Herrero.

En el terreno fiscal, del 2013 al 2018 Tech Bull declaró ingresos por 490.7 millones de pesos y deducciones por 485.5 millones de pesos, mientras que en 2019 declaró en ceros.  

Sobre Balam Seguridad, la UIF menciona que en 2013 obtuvo un contrato con PGR por la venta de aviones no tripulados y kit de drones por 30.6 millones de dólares.

“De 2013 a 2018 declaró ingresos fiscales por 1,017 millones de pesos y deducciones por 1,016 millones de pesos; destaca que de 2014 a 2019 registra un promedio de cinco trabajadores anuales, los cuales en cinco años reciben 7 millones de pesos”, puntualizó la UIF.  

La UIF informó que en 2019 fue denunciado el caso Balam-Tech Bull ante la FGR, y ayer se ordenó bloquear cuentas, además de notificar al SAT las irregularidades fiscales encontradas.

Encuentran 31 contratos relacionados con Pegasus

Durante la conferencia presidencial de este 28 de julio, la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) informó que encontró 31 contratos firmados con empresas vinculadas en sus actividades a NSO Group, empresa israelí que creo el software espía Pegasus. Estos fueron firmados en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

“Para sus transacciones la empresa israelí uso otras compañías fachadas llevando acabo una simulación de contratos relacionados con el software Pegasus en diferentes instancias por conceptos distintos al uso de tecnología de inteligencia”, señaló Rosa Icela Rodríguez, titular de la SSPC.

Comentó que la Secretaria a su cargo buscó en sus archivos digitales e impresos y pidió lo mismo a sus organismos desconcentrados y encontraron 31 contratos con empresas vinculadas en sus actividades a NSO Group.

Dijo que en la extinta Policía Federal habían 16 contratos con dos empresas relacionadas con la empresa israelí que desarrollo Pegasus; en Prevención y Readaptación Social, siete contratos con dos compañías; en Servicios de Protección Federal, dos contratos; en el Centro Nacional de Inteligencia, antes CISESN, reportaron cuatro contratos.

La secretaria de Estado comentó que en estos 31 contratos se invirtieron mil 970 millones, un poco más de 61 millones de dólares, para la adquisición de software, hardware, base de datos, plataformas, licencias y mantenimiento de estos equipos.

“Se entregaron (los contratos) a la Fiscalía General para que se investigue y se de con los responsables de esta ilegal practica que violó la intimidad de periodistas, políticos, luchadores sociales, políticos, servidores públicos, legisladores, así este gobierno tiene como premisa fundamental la libertad y la transparencia. Aquí no se espía a nadie; se acabó la persecución política y el espionaje”, dijo Rosa Icela Rodríguez.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que estos contratos los subirán a la red para que sean públicos.

Con información de MCCI y Forbes

A %d blogueros les gusta esto: