12 septiembre, 2021

El aborto en Oaxaca, práctica segura: SSO

Se invierten cerca de 1,2 millones en el rubro. 

Oaxaca.- El 25 de Septiembre del 2019 se modificó el artículo 12 de la Constitución Política del Estado, junto a los artículos 312, 313, 314, 315 y 316 del Código Penal local, convirtiendo a Oaxaca en la segunda entidad en despenalizar la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación. Solo después de la Ciudad de México que lo hizo oficialmente en el 2008.

Antes de esta reforma solo se podía abortar bajo tres causales: violación, peligro de muerte y malformaciones del feto.

Según cifras de la Secretaría de Salud, al año se practican en promedio 2,300 abortos clandestinos, aunque números menos conservadores señalan que podrían superar los nueve mil, esto a pesar de que el Estado hoy brinda este servicio de manera segura y gratuita.

De acuerdo a datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, los abortos mal practicados llegaron a ser la tercer causa de muerte materna antes de aprobarse la legislatura. Pasando a ocupar el quinto lugar durante el 2021. 

Pese a estas cifras, desde que se logró la despenalización del aborto en el 2019 hasta junio de 2021, los Servicios de Salud de Oaxaca solo han realizado 49 procedimientos para interrumpir el embarazo.

En este sentido, el Secretario de Salud, Juan Carlos Márquez Heine, recordó que los servicios que ofrece la dependencia a su cargo son totalmente gratuitos y de libre acceso para todas las personas que los requieran.

Explicó que la primera atención la pueden recibir en cualquiera de las unidades médicas que se tienen en la entidad, donde se brinda la información y el apoyo psicológico que pudiera necesitar la paciente para tomar la decisión que más le convenga.

Si decide continuar con el procedimiento se canaliza a un centro médico especializado, dependiendo de la etapa de gestación. Si es antes de las 9 semanas, se recomienda acudir a la Clínica de la Mujer ya que se realiza a través de medicamentos; y en caso de ser arriba de las 9 pero abajo de las 12 semanas, se envía al Hospital Aurelio Valdivieso para un proceso instrumentado. 

Márquez Heine detalló que el acompañamiento con la paciente es antes, durante y después del procedimiento. Desde el apoyo psicológico inicial y el brindar la atención e información posible; como el apoyo del personal médico, de enfermería y especialistas, hasta el seguimiento psicológico y físico tras el procedimiento. 

Esto incluye el acceso a métodos de planeación familiar menos agresivos, haciendo énfasis en la buena aceptación social que han tenido los programas preventivos que han ofrecido métodos anticonceptivos como la vasectomía sin bisturí, el implante hormonal subdérmico, los anticonceptivos orales, preservativos y el dispositivo intrauterino. Los cuales, añadió, se aplican en todas las Unidades Médicas del Sector Salud y es un servicio abierto para todas las personas. 

Añadió que para brindar una mejor atención, se han destinado en promedio, cerca de 1,2 millones de pesos por año. Los cuales, dijo, se han invertido en capacitación del personal, capacitación del ambiente para que se considere un ambiente seguro para el personal y los pacientes; al igual que en recursos humanos y medicamentos.  

Respecto a las objeciones de algunos médicos, informó que tienen únicamente dos demandas de amparo por parte de dos galenos que se han negado bajo protección judicial, a realizar estos procedimientos. Pero puntualizó que en las dos unidades médicas no hay ningún trabajador que sea “objetor de conciencia o que tenga alguna incompatibilidad para poder realizar este tipo de procedimientos”. 

Por último, Juan Carlos Márquez adelantó que se trabaja en un programa de planificación familiar mucho más ambicioso, que buscará replicar la Clínica de la Mujer en las diferentes regiones “para llevar todo este tipo de procedimientos, a cada jurisdicción y cada rincón del estado”. 

A %d blogueros les gusta esto: