26 noviembre, 2021

Magistrado asesinado en Oaxaca sabía que lo querían matar

El pasado lunes 13 de septiembre fue asesinado el Magistrado Enrique Pacheco Martínez, afuera de su casa en la zona norte de la capital oaxaqueña. Aunque aún no existen avances en la investigación, según los primeros informes dos sujetos vestidos de trabajadores de limpia, fueron los actores materiales del homicidio, quienes se dieron a la fuga sin que haya rastro sobre ellos.

No obstante, este lunes 20 de septiembre, Pacheco Martínez tenía programada una conferencia de prensa para presentar una denuncia por amenazas en su contra, las cuales consideraba ponían en riesgo su vida.

En un extenso artículo redactado por el periodista Andrés Becerril y publicado por Excélsior, se da parte de un documento escrito por el Magistrado y dirigido al Fiscal General del Estado, Arturo Peimbert; al Congreso local y al gobernador Alejandro Murat; en el que señala a los posibles autores de su asesinato, o al menos, brinda una linea de investigación directa.

Con el debido respeto que tengo ya expresado y bajo protesta legal de decir la verdad, vengo a realizar la siguiente narración de hechos los que  en mi parecer constituyen delitos del fuero local y federal, procediendo en consecuencia a la siguiente narración“, inicia la relatoría que ya no pudo ser entregada a sus destinatarios.

En ella, el Magistrado Enrique Pacheco acusa al supuesto abogado de la familia Murat y exsubprocurador del estado, Enrique Toro Ferrer, actualmente en proceso judicial señalado por secuestro, extorsión y despojo. También menciona a su suegro, Aurelio Torres; al abogado Juan José Meixueiro Orozco y, a un dirigente Sindical que trabaja como “sicario” de Toro Ferrer, a quien identificó como Jesús Adrián Velásquez Ramírez. Todos ellos coludidos en diferentes hechos delictivos que también serían expuestos ante las autoridades.

Señala que el conflicto con el abogado Toro Ferrer comenzó cuando el Magistrado se negó a brindar facilidades en algunos juicios que el interesado llevaba en el Tribunal que tenía a su cargo Enrique Pacheco, no obstante, para ejercer mayor presión, Toro Ferrer argumentó ser abogado del exgobernador José Murat Casab y del actual mandatario, Alejandro Murat Hinojosa, por lo que Pacheco Martínez habría aceptado las solicitudes.

Aunque indica que esto era una mentira, reconoce que Toro Ferrer “mantuvo su impunidad, y se acercó a todo tipo de autoridades, registradores catastrales, jueces y fiscales, vendiéndoles la especie de que era ‘el abogado del padre del gobernador’ y que, de la misma manera, era ‘abogado de confianza del señor gobernador’ y quien le manejaba sus asuntos especiales”.

Misma versión que manejó ante el columnista gráfico Pepe Bolaños, a quien intentó despojar con uso de violencia de una propiedad en el Centro Histórico de Oaxaca, situación por la que fue detenido y lo mantiene en proceso judicial.

El Magistrado detalló que fue chantajeado por Toro Ferrer, quien le pidió seis millones de pesos a cambio de “servicios profesionales” que representaban gestiones ante instancias estatales como la Secretaría de Finanzas para no ser auditado, hasta reuniones directas con Murat Casab o su hijo, Alejandro Murat Hinojosa, para garantizar su permanencia en el cargo.

Sin embargo, al no conseguir el encuentro con el mandatario oaxaqueño ni con el presidente de la Fundación Colosio del PRI; Enrique Pacheco comenzó a desconfiar de la supuesta cercana relación que sostiene Toro Ferrer con dichos personajes. Por lo que dejó de pagar y exigió el retorno del dinero, el cual dijo, fue parte de una herencia familiar.

Ante tal solicitud, explica que Toro Ferrer le ofreció un terreno de 5 hectáreas en Puerto Escondido, el cual aceptó, para después descubrir que dicho predio había sido despojado por el abogado, por medio de documentos falsos.

Por ello, el Magistrado preparaba una denuncia en contra de Enrique Toro Ferrer, a la que se sumarían una serie de falsificaciones de documentos gubernamentales y notariales, para apropiarse ilegalmente de distintos terrenos en Oaxaca.

En su escrito, menciona que Toro Ferrer lo amenazó desde la prisión de Etla, a través de un teléfono con lada de Guadalajara, advirtiéndole que no denunciara la extorsión y la venta de predios “a todas luces propiedad de otras personas”.

Además, el Magistrado fue amenazado de muerte por Jesús Adrián Velásquez Ramírez, a quien el propio Toro Ferrer mencionaba como el que le hacía “las chambas”. Y quien está relacionado con organizaciones sindicales como CATEM, 3 de Marzo y “las organizaciones delincuenciales de los tiraderos de basura y demás grupos facinerosos”, según lo escrito por el jurista.

“Por lo expresado por el señor Toro Ferrer y por las visitas intimidatorias de este señor Jesús Adrián, me expresaron que si no ‘colaboraba’ o los ‘quemaba’ me van a matar, sé que no es más que una amenaza para meterme miedo, pero desde este momento solicito medidas de seguridad para el caso de que pretendan atentar en contra de mi vida o la de mi familia”, añadió Enrique Pacheco en el documento que no pudo hacer público en vida.

También menciona un conflicto personal con su suegro, a quien presentó con Toro Ferrer varios años atrás, algo que calificó como un error. De igual forma, comentó que lo puso sobre aviso de la denuncia.

“La semana pasada alegué con él. Me expresó que si no le dejaba mi casa, un departamento en la ciudad de México y la mitad de mi salario a su hija, así como una fuerte cantidad de dinero, él, su hija, Toro en complicidad con el señor (Juan José) Meixueiro (Orozco), me iban a matar, esto, más que todo, constituye una peligrosa asociación delictuosa que me hace temer por mi vida y refuerza la creencia que el señor Toro y el señor Meixueiro tienen ya actividades poco decentes y que mi vida corre peligro, porque mi suegro y Toro Ferrer son muy peligrosos”, indicó.

Pacheco Martínez alertó que Toro Ferrer y su “sicario”, tienen una lista negra, de personas “que corren serio peligro en sus vidas”, enlistando a los notarios, Jorge Gómez Merlo, Alejandro José Vidaña Luna, Arturo David Vázquez Urdiales; además del caricaturista de El Imparcial de Oaxaca, José Bolaños.

Hasta el momento no existe un posicionamiento oficial de las autoridades ante estas denuncias. Tampoco por parte del gobernador Alejandro Murat, quien ha mantenido silencio y distancia del caso, al igual que su padre, José Murat Casab, quien a pesar de negar la relación con Toro Ferrer, ha realizado varios tratos comerciales de bienes inmuebles con él, sobre todo durante la gestión de su hijo.

A %d blogueros les gusta esto: