mar. Sep 17th, 2019

Murat, un político poderoso…

No sé hasta dónde llegarán las ambiciones políticas y de poder de José Murat, porque conociéndolo como es, sólo espero que no este visualizando para Oaxaca a su nuera como una alternativa para seguir manteniendo a Oaxaca como su coto de poder.

EXPRESIONES.

Pablo Ramírez Puga.

José Murat Casab, político tormentoso, pero conocedor y experto en el manejo de la teoría y la práctica de las relaciones de poder, como signo de las cosas sucias y poco elegantes que se hacen en su nombre, pero que sea como sea, rinde buenos frutos para sus intereses particulares y de su partido, es hoy por hoy quizá el político mexicano con mayor poder y alcances en el tinglado nacional.

Pocos como él para regodearse en diferentes trincheras políticas, sean de derecha, de centro-izquierda, de izquierda o de lo que hoy se denomina como Cuarta Transformación.

Y este comentario no es un panegírico para José Murat, más bien es una semblanza del poder en México que pinta la simulación y engaño como mamparas del poder y del acceso al poder. Sus inicios, allá por los años setenta del siglo pasado, fueron pauta de su formación política y de un carácter impulsivo y taimado en el alcance de sus metas, siguiendo los procesos arcaicos de la política nacional: primero representante de las juventudes priistas, dirigente de su partido, diputado, senador y finalmente gobernador, pero su ambición de poder lo llevó más allá luego de sortear dos mandatos panistas y un descenso político con la presencia de Roberto Madrazo y la asunción de Ulises Ruiz al gobierno del estado.

Sin embargo, JMC supo acomodarse en el regreso del PRI al poder con Enrique Peña Nieto, constituyéndose en clave en la conjugación de acuerdos políticos que le brindaron un reconocimiento especial a su experiencia en las lides de la política. Y aunque en Oaxaca tuvo que aprovechar la debacle política de Ulises Ruiz y soportar la unción de Gabino Cué, en lo que se conoce como el peor gobierno que ha tenido Oaxaca, fue un buen escenario que aprovechó y que fue vital para colocar a su hijo como candidato a gobernador del estado, sin tener el joven Alejandro Murat, ni la ascendencia legal, ni la experiencia para gobernar un estado como Oaxaca, pero sí, como principal atractivo, su juventud y carisma para convencer a un electorado harto de corrupción y negligencia.

Hoy el joven Alejandro Murat es el prototipo del fortalecimiento del clan Murat, que abarcaría no sólo el estado de Oaxaca, sino Chiapas y quizá todo el sur-sureste del país, por pura “casualidad”, la región que más le interesa al presidente Andrés Manuel López Obrador desarrollar y ponerlo como muestra de su fijación política: La Cuarta Transformación.

La sagacidad política de José Murat, es digna de admirarse, aunque en ello sólo vaya implícito sus ansias de poder. Por eso no es de extrañar el que su otro hijo, el menor, Eduardo Murat, como suplente del Senador Manuel Velasco Coello, esté en la ruta del aprendizaje, no para gobernar Oaxaca, sino Chiapas o quizás Morelos, de donde es originario el joven político del Verde Ecologista.

¿Cómo la ven?

No sé hasta dónde llegarán las ambiciones políticas y de poder de José Murat, porque conociéndolo como es, sólo espero que no este visualizando para Oaxaca a su nuera como una alternativa para seguir manteniendo a Oaxaca como su coto de poder.

Por todo, es esencial que reconozcamos que mientras respire José Murat, tengan por seguro que transpirará política, es su forma de vida, buena o mala, eso solo la historia lo juzgará y será quien califique sus alcances y aportes, si los tiene. Lo cierto y valedero es que José Murat, a sus setenta años de vida, es quizá el político más poderoso en el tinglado nacional y eso, sin duda, tiene su valor…

EXTRACTOS POLÍTICOS:

.- VAYA TONGO POLÍTICO EL QUE SOLTARON con el regreso a su escaño del Senado de Manuel Velasco Coello…Güerito simpático en el ánimo de AMLO por su apoyo político en el desarrollo del sur-sureste del país… Tanto lo estima, que lo hizo regresar al Senado porque nadie lo quería como funcionario de la Cuarta Transformación… Tal decisión hizo que el menor de la dinastía Murat, Eduardo, vuelva a su suplencia a fortalecer su aprendizaje político… Sin embargo, “visionarios” de la política “chapulinera” inmediatamente lo ubicaron como representante del gobierno oaxaqueño en la capital del país y de ahí a la gubernatura… ¡Cómo, si está haciendo carrera cobijado por el gobierno de Chiapas, no en Oaxaca y por el PVEM, en donde por cierto está haciendo un buen trabajo en pro del medio ambiente coordinado con el también joven senador, Raúl Bolaños Cacho Cué…! Está bien que tengamos de gobernador a alguien que nació en el estado de México, ¿pero ahora en perspectiva a uno de Morelos que hace carrera en Chiapas?… ¡Ajusten su “bola de cristal”, plis…! Todo parece “fuego amigo” en contra del clan Murat…

.- ¿ALGUIEN SABE QUÉ ESTÁ haciendo la Secretaría de Finanzas con los ahorros a causa de la obligada austeridad republicana…? No es uno el que ya sospecha que en Oaxaca se está perpetrando una “estafa maestra” de grandes dimensiones…

.- Y LA SECCION 22 PREPARA su regreso, pero no al cumplimiento del calendario escolar, sino a su propio calendario que incluye el seguir considerando a la reforma educativa como punitiva y tendiente a impulsar un proyecto educativo con enfoque empresarial… Pronto saldrán de su marasmo de cuarta transformación…

.- Vox clamantis.

confusiopuga@hotmail.com 

A %d blogueros les gusta esto: