26 mayo, 2022

Compromiso fallido de AMLO a San Vicente Coatlán, Oaxaca

Foto: Twitter @alejandromurat

Los comuneros de San Vicente Coatlán van a valorar si continúan con las mesas de diálogo o si pedirán la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

  • .Fracasan mesas de diálogo para “Acuerdo de paz”, continúa la violencia y quema de tierras.

Por Claudia Martínez

Ocho meses después de que el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, visitará en junio del 2021, San Vicente Coatlán y asumiera ante sus habitantes y autoridades el compromiso de un “Acuerdo de paz”, para dar solución pacífica al conflicto agrario que durante 60 años ha generado muerte y violencia entre pobladores de esta localidad y Sola de Vega, la violencia continúa.

La mañana del jueves, un incendio intencional hizo presencia en los bosques de San Vicente Coatlán, ahora fue una franja que no forma parte de la disputa de tierra en esta región del estado de Oaxaca.

Eran las 10 de la mañana cuando algunos habitantes de San Vicente se percataron de la presencia de 15 hombres armados en la zona, tres horas después se escucharon disparos y se inició el incendio, el cual no ha sido reportado por las autoridades de Seguridad Pública del estado y se desconoce aún si hay heridos, desaparecidos o muertos.

Pese a las mesas de diálogo instaladas por servidores federales y estatales previa instrucción del mandatario de la nación y el gobernador del estado, con autoridades ejidales y comunales, la ley del más fuerte, las complicidades y la presencia de grupos armados sigue vigente en San Vicente Coatlán y Sola de Vega.

Falta de interés, omisión y la ausencia de mediadores políticos, ponen nuevamente en riesgo no solo a las cientos de familias que ahí habitan, sino también el avance de uno de los proyectos presidenciales más ambiciosos en tierra oaxaqueña, la construcción de la autopista Barranca Larga-Ventanilla, anunciada como un detonante de la economía y el desarrollo de una de las regiones con mayor pobreza extrema en el sureste mexicano.

Violencia que hasta la fecha ha dejado 42 muertos y un desaparecido, cuyo conflicto en los últimos ocho meses ha sido mal encauzado por los titulares de las siete dependencias del gobierno federal y del estado entre ellas el Instituto nacional de Pueblo Indígenas, INPI, que encabeza un oaxaqueño, Adelfo Regino Montes y la Secretaria General del Gobierno de Oaxaca, SEGEGO, al mando de Francisco García López.

Ni el compromiso presidencial, ni las mesas de diálogo, discursos desgastados, horas muertas y recursos entregados de manera discrecional por la SEGEGO, han podido dar avance a la solución del conflicto, por lo que en próximos días los comuneros de San Vicente Coatlán van a valorar si continúan con las mesas de diálogo o si pedirán la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

A %d blogueros les gusta esto: