lun. Dic 9th, 2019

Diputado propone regular uso de dispositivos con Internet en primarias y preescolares de Oaxaca

Si bien la propuesta del legislador petista puede estar justificada por razones médicas, psicológicas y académicas, la realidad del sistema educativo y de la misma sociedad oaxaqueña, es otra y necesita medidas especificas para problemáticas particulares.

Por Diego Martinez / @diegomtzsanchez

Ciudad de México.- El estado de Oaxaca registra los niveles de marginación social y rezago educativo más altos del país. La corrupción y la indiferencia de las autoridades en todos los niveles, ha causado una grave crisis generacional evitando el desarrollo y crecimiento social de millones de niños y niñas.

La falta de infraestructura básica como luz, escritorios, sillas, pizarrones e incluso aulas para impartir clases, son una realidad en la gran mayoría de los 570 municipios que conforman el estado.

Con la reciente derogación de la Reforma Educativa y el pacto entre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, particularmente la Sección 22 de Oaxaca, se teme el regreso de un sistema de gestión docente que pone en riesgo la formación académica y privilegia los beneficios sindicales.

Dada la importancia de este tema, debería ser abordado en el Congreso local y coordinado con el poder ejecutivo para diseñar una estrategia que garantice el derecho de las y los niños oaxaqueños a una educación de calidad, sin embargo los legisladores locales tienen otras prioridades.

Como el caso del Diputado Noe Doroteo Castillejos, representante del Distrito de Tlacolula, quien pareciera desconocer la realidad que vive gran parte de la niñez oaxaqueña, y la situación que enfrentan millones de familias para poder brindarles una educación a los más pequeños.

Desconocimiento que llevó al legislador del Partido del Trabajo a presentar una iniciativa para reformar la Ley Estatal de Educación de Oaxaca, y “regular el uso de celulares y dispositivos con acceso a internet en el interior y durante los horarios de clase en el nivel preescolar y primaria.”

Si bien la propuesta del legislador petista puede estar justificada por razones médicas, psicológicas y académicas, la realidad del sistema educativo y de la misma sociedad oaxaqueña, es otra y necesita medidas especificas para problemáticas particulares.

En una entidad donde más del 60% de la población vive en pobreza o pobreza extrema, y la penetración del Internet apenas supera el 50% del territorio, una iniciativa de este tipo no es más que oportunismo e improvisación legislativa.

Ante la falta de resultados tangibles, algunos integrantes de la LXIV Legislatura, como es el caso de Doroteo Castillejos, han optado por presentar cualquier tipo de iniciativa, reforma o exhorto, que les permita aparecer en medios de comunicación y generar alguna reacción entre sus seguidores de redes sociales, sin analizar el impacto y viabilidad de sus propuestas, mucho menos las verdaderas necesidades de la sociedad que dicen representar.

El documento propone adicionar un segundo y tercer párrafo a la fracción VI del artículo 46 de la ley para que sólo “sean autorizados exclusivamente para actividades académicas o salvo en los casos que por prescripción médica se recomiende lo contrario”.

En su argumentación, Castillejos precisó que el uso de los diferentes dispositivos tecnológicos al interior de los centros escolares es un debate que se mantiene presente, pues existe también un sector de la población que se opone a dichas medidas.

Sin embargo, agregó, “existen prohibiciones a la libertad de todo individuo a disponer de sus bienes o posesiones en zonas de excepción como las instituciones de seguridad pública, resguardo de valores o centros de reclusión e incluso las instituciones bancarias”.

Asegurando que “las instituciones educativas son también susceptibles de ser reguladas en cuanto a los intereses de la comunidad educativa y los fines de la educación”, olvidando que su iniciativa habla de centro educativos de nivel preescolar y primaria.

Aunque la iniciativa puede ir dirigida a escuelas particulares, donde la mayoría de los diputados tienen inscritos a sus hijos, las leyes deben ser en beneficio de toda la sociedad y no manipuladas para beneficio de un sector o interés particular, mucho menos para promocionar la imagen de las y los Diputados a costa de la niñez oaxaqueña.

A %d blogueros les gusta esto: