5 octubre, 2022

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Morena, en crisis

Pese a todos estos conflictos internos, Morena mantiene una amplia preferencia en Oaxaca y Quintana Roo, mientras que Hidalgo y Tamaulipas se muestran como las entidades con mayor competitividad electoral. Siendo Durango y Aguascalientes sus focos rojos, aunque en este último estado sus oportunidades son casi nulas. 

Hablemos de Política

Por Diego Martínez Sánchez

Morena en Crisis

Al inicio del proceso electoral Morena parecía tener altas probabilidades de obtener la victoria en cuatro o hasta cinco de las seis entidades que renovarán su gubernatura este año, sin embargo la crisis al interior del Movimiento de Regeneración Nacional derivada de la designación de los precandidatos a dichos cargos, está generando más estragos de los esperados. 

Con una selección calificada como un fraude y una simulación por los propios aspirantes y militantes de Morena, el partido que dirige Mario Delgado llega a la mitad del sexenio del presidente López Obrador con un conflicto que solo evidencia la falta de liderazgo, identidad y un plan de trabajo definido, por el contrario, denota improvisación, ambición y corrupción desmedida en todos los sectores.  

Hechos que se ven reflejados en las resoluciones que han arrojado los Tribunales electorales respecto a las impugnaciones que presentaron los aspirantes de Oaxaca y Durango, Susana Harp Iturribarría y José Ramón Enriquez, ambos Senadores de la República que buscan gobernar sus estados, contra el proceso de selección de Candidatos y Candidatas.  

Por su parte, Harp Iturribarría ha señalado violencia política de género y violación a la igualdad sustantiva en la designación de su homólogo Salomón Jara Cruz como precandidato único a la gubernatura. Y aunque el Tribunal Electoral local ha respaldado dicho nombramiento, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación revocó la decisión del órgano estatal y le ordenó volver a analizar el tema con una perspectiva de género, asegurándose que el nombramiento de Jara Cruz sea con apego a la Ley. 

 La resolución despertó las alarmas en el cuarto de guerra del exsecretario de estado durante la administración de Gabino Cué, quien aunque cuenta con el respaldo de la mayor parte de las estructuras morenistas tanto electorales como políticas y legislativas locales, no es así con el de la Federación y en particular el del presidente López Obrador, lo que podría derivar en su remoción como candidato y por ende, en una profunda fractura al interior de Morena, a tan solo unos meses de la elección.   

Sin embargo, de presentarse un escenario favorable para Salomón Jara y los tribunales ratifiquen su nombramiento como Candidato de Morena a la gubernatura de Oaxaca (una vez superadas todas las denuncias presentadas en su contra) deberá enfrentar a dos bloques legislativos, uno local y el otro federal, quienes además de no apoyar su candidatura, ya hasta operan para la oposición. Al igual que diversos dirigentes que no ven con agrado su designación por conflictos que mantuvieron en el pasado o, porque está en riesgo su coto de poder. 

Aunado a ello, se suman las denuncias interpuestas por el aspirante a candidato Alberto Esteva Salinas, quien logró que Morena reconociera que no existen las pruebas documentales de las encuestas por las que se definieron los mejores perfiles para seleccionar a los precandidatos y precandidatas de Morena en Oaxaca. 

De acuerdo a casas encuestadoras tanto locales como nacionales, Oaxaca es el estado donde Morena cuenta con la mayor preferencia electoral, sin embargo, la marcada ventaja ha ido fluctuando conforme avanzan las impugnaciones, tambaleando lo que era una victoria segura para el proyecto de nación que encabeza Obrador. 

Mientras tanto en Durango, el Senador José Ramón Enríquez Herrera quien evidenció las irregularidades en el proceso de encuestas para la selección de los candidatos, logró que el Tribunal Electoral local validara sus impugnaciones y ordenara a Morena reponer el proceso de selección del Candidato o Candidata al gobierno del estado. 

Enríquez denunció violación a sus derechos político electorales y calificó la designación de Marina Vitela como una burla por parte del Comité Nacional hacía toda la militancia de Durango, emprendiendo una lucha legal por la nominación. 

Según lo que argumentó el dirigente morenista, Mario Delgado, el nombramiento de Vitela se dio por cuestiones de género, sin importar que en las encuestas se colocó en el tercer lugar de la preferencia electoral, siendo Enriquez el mejor posicionado. Situación que criticó y contrastó con la decisión que se tomó en Oaxaca, en donde la Senadora Susana Harp también se colocó en la tercera posición pero contó con la mejor puntuación positiva. 

La inconformidad se llevó al nivel físico y hace unos días el propio Delgado debió abandonar una reunión con supuestos militantes de Morena, en medio de gritos, insultos y huevazos. 

Tras darse a conocer la resolución del Tribunal, José Ramón Enriquez solicitó licencia al cargo de Senador para poder contender por la gubernatura, no obstante, su salida también podría generar otro problema para Morena pero ahora en el ámbito legislativo ya que Enriquez llegó a su curul por Movimiento Ciudadano, partido al que aún pertenece su suplente; por lo que el escaño podría ser ocupado por la bancada naranja, dependiendo claro, del resultado de las negociaciones, aunque para muchos, Durango es una plaza pérdida. 

A diferencia de Tamaulipas, en donde Morena presenta muy buenas oportunidades de arrebatarle al partido Acción Nacional uno de sus principales bastiones, no obstante, el reclamo de Maki Ortiz Domínguez por el “engaño” en la designación de Américo Villarreal podría inclinar la balanza hacía su expartido que irá en coalición con el PRI y el PRD, abanderando al secretario de gobierno de la actual administración, César Augusto Verástegui, hombre muy cercano al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. 

El reclamo ha sido secundado por personajes como Alejandro Rojas Díaz Durán, quien incluso ha advertido la derrota electoral ante el PAN, responsabilizando a la dirigencia nacional de volver a “entregar” Tamaulipas con el nombramiento de un candidato que no representa oposición para el partido albiazul y sus aliados. 

Alejandro Rojas es Suplente del Coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, quien ha lanzado abiertamente el reto tanto al presidente como a su candidata para sucederlo en el 2024, de que será él quien lo remplace, con o sin su apoyo. 

Actualmente Monreal libra diferentes batallas en varios frentes, una al interior del Senado de la República en donde su homóloga y exsecretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero intenta acotar el gran poder que acumuló en tan solo tres años el exgobernador de Zacatecas, quien abandonó el tricolor para contender bajo las siglas del PRD por dicho cargo.

Además, enfrenta un pleito legal con el gobierno de Veracruz por el arresto de uno de sus más cercanos colaboradores, el Coordinador Técnico de la Junta de Coordinación Política que preside el morenista, acusado del homicidio de un candidato en el pasado proceso electoral. 

Se suma la ingobernabilidad que ha generado la lucha entre el crimen organizado en su entidad natal, la cual es gobernada por su hermano David Monreal, quien se ha visto totalmente rebasado ante la ola de inseguridad, limitándose a responsabilizar a los “gobiernos del pasado” y pidiendo a la ciudadanía que se “encomiende a Dios”.

Para varios miembros de la cúpula política de Morena, gran parte del conflicto al interior de su partido es provocado por esta lucha de sucesión anticipada, teniendo como antecedentes la derrota electoral en la Ciudad de México, la peor que ha sufrido López Obrador; la cual aseguran no hubiera sido posible sin traiciones desde el interior, refiriéndose entre otros, al también exjefe delegacional de la Alcaldía Cuauhtémoc en la capital. 

Al igual que en Nuevo León, en donde su candidata inició en primer lugar pero terminó en tercero, resultado de una mala selección, lo que provocó la molestia e indignación de los “verdaderos” militantes, quienes buscaron respaldar otra opción. Situación que se podría repetir en esta elección. 

Pese a todos estos conflictos internos, Morena mantiene una amplia preferencia en Oaxaca y Quintana Roo, mientras que Hidalgo y Tamaulipas se muestran como las entidades con mayor competitividad electoral. Siendo Durango y Aguascalientes sus focos rojos, aunque en este último estado sus oportunidades son casi nulas. 

No obstante, varios escenarios podrían cambiar, y algunos seguramente lo harán, en los próximos meses. 

A %d blogueros les gusta esto: