Oaxaca, a dos de tres caídas

Hablemos de Política

Por Diego Martínez Sánchez

Oaxaca, a dos de tres caídas

Concluyeron los registros de los Candidatos y Candidatas que participarán en la jornada del próximo cinco de junio para renovar la Gubernatura de Oaxaca, la joya de la Corona electoral para la Cuarta Transformación pero sobre todo para el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien hoy inicia una gira por la entidad en donde deberá tomar una elección y cuyo resultado podría definir de manera anticipada el del día de la votación.

Por el equipo “defensor” tenemos al Partido Revolucionario Institucional y su “fiel escudero” el PRD. Quienes deberán enfrentar a la coalición integrada por Morena, el Partido del Trabajo, Unidad Popular y el Verde Ecologista; así como a un creciente Movimiento Ciudadano, a un casi extinto pero aún popular Acción Nacional; a dos candidatos “independientes indígenas”, y a su antiguo aliado el Partido Nueva Alianza. 

Si bien las encuestas de prácticamente todos los colores muestran una dominante preferencia hacia Morena y en particular al Presidente Obrador, los números podrían cambiar conforme avance la contienda electoral. Así lo ha demostrado el crecimiento que ha mostrado el candidato de la alianza PRI – PRD, Alejandro Avilés Álvarez, quien ha logrado establecer una eficiente mancuerna política con el dirigente tricolor, Javier Villacaña Jiménez para recuperar las estructuras y las bases priistas, contrarrestando en parte, el daño que ha causado la administración muratista a su propio partido. 

Para lograrlo la primer misión ha sido el fortalecimiento de ese “priismo histórico” que recuperó la gobernatura de Oaxaca, el mismo que les ayudó a ganar presidencias municipales y espacios en la legislatura local y federal en el pasado proceso electoral. 

Pero la tarea más difícil será la de convencer a una ciudadanía que no solo se siente traicionada, se sabe engañada por el desfalco al erario que vuelve a dejar una administración bajo el apellido Murat, en donde los presupuestos millonarios solo se ven reflejados en la riqueza acumulada de unos cuantos personajes cercanos a la cúpula del poder, tanto locales como foráneos. Y el costo de esa ofensa se lo van a querer cobrar en las urnas, por lo que si quiere ganar, el Candidato tendrá que romper con todo indicio de continuidad e impunidad.  

Misma bandera que deberán ondear los y las candidatas de oposición. Como Alejandra García Morlan que representará a Movimiento Ciudadano, uno de los partidos más subestimados en los últimos años pero que ha logrado triunfar en dos de las entidades con mayor desarrollo económico y social del país, Jalisco y Nuevo León. 

Y aunque en Oaxaca lleva años como un partido de ornamenta, al abanderar a García Morlan confían que podrán entrar en la dinámica estatal y con la estrategia adecuada, quizás ganar la gubernatura de una tercer entidad, la cual según diversas encuestas, estaría lista para ser gobernada por una mujer. 

Sin embargo, la falta de estructuras y la poca operatividad en campo son los primeros retos que han tenido que enfrentar. Así como el reclamo de algunos sectores al interior del instituto político, que se sintieron desplazados con la nominación de la exdiputada local y federal por Acción Nacional. 

Mientras que en el partido albiazul la Candidata será Natividad Díaz Jiménez, quien junto a sus hermanos y el exdirigente Juan Mendoza Reyes, han convertido el Comité Directivo Estatal del PAN en un redituable negocio familiar, acaparando las curules plurinominales tanto a nivel local como federal, y ofertando las candidaturas al mejor postor. Lo que ha llevado a la debacle al partido que en algún momento aspiró a convertirse en la primera fuerza política de Oaxaca y estuvo cerca de lograrlo, pero la ambición y la corrupción de sus dirigentes lo impidió.

Ahora buscarán ganar a una parte del electorado y con ello recuperar algunos escaños y presidencias municipales en las próximas elecciones intermedias, ya que la posibilidad de llegar a la titularidad del Ejecutivo no es muy esperanzadora. Pero siempre puede haber sorpresas. 

Como las dos candidaturas que buscan contender por la vía independiente indígena, una encabezada por Jesús López Rodríguez y la otra por Mauricio Cruz Vargas; el primero exdiputado local por el PRD y exdirigente del Frente Amplio de Lucha Popular, así como exregidor de Santa Lucía del Camino. 

El segundo es Presidente municipal de Abejones, localidad ubicada en la Región de la Sierra Norte y, representante de la Unión de Autoridades de los Pueblos Originarios de Oaxaca (Unapo), organización que agruparía a más de 150 municipios de las ocho regiones del estado. 

A ellos se suma Bersahin López López, dirigente y Candidato del Partido Nueva Alianza, quien para sorpresa de muchos logró resultados positivos en la elección pasada, obteniendo una diputación plurinominal y algunas presidencias. Y aunque aún está muy lejos de los principales contendientes, su voto duro se encuentra en el sector sindical y ha sabido capitalizar los remanentes de otros partidos por lo que de contar con el respaldo magisterial y de las organizaciones simpatizantes, podría restar o sumar votos importantes en la contienda. Aunado al apoyo que recibe de diversos grupos con influencia nacional. 

Lo que nos deja con el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional, Salomón Jara Cruz, quien a pesar de ir en alianza con otras fuerzas políticas, les ha dejado en claro –y con justa razón- que no los necesita, por el contrario, muchos de ellos le restan más de lo que suman. Misiva que hizo extensa a los miembros de su partido que no comulgan con su visión y proyecto político. 

Pero el conflicto no es nuevo, desde antes de su designación para contender por segunda ocasión a la gubernatura de Oaxaca bajo las siglas de Morena, Jara Cruz ha enfrentado una serie de denuncias e impugnaciones, desde actos anticipados de campaña hasta señalamientos al Comité Directivo Nacional por irregularidades en el proceso de selección interna, tema que llegó a los más altos tribunales electorales del país.  

Pese a todo ello, la candidatura de Salomón Jara sigue firme a menos que en los próximos días el propio Presidente diga la contrario, pero de presentarse dicha situación la derrota morenista sería una posibilidad más real y el primer mandatario es consciente de ello, por lo que deberá decidir si respalda el proyecto que encabeza Jara o se arriesga con una alternativa diferente.  

En cualquier escenario, la marca Morena mantiene una amplia ventaja con más de 40 puntos, no obstante, la división interna sumada a los constantes conflictos sociales que se les atribuyen; los malos resultados que han entregado las primeras administraciones morenistas a nivel municipal, al igual que el servilismo y complicidad que han demostrado la mayoría de sus legisladores, pudieran cambiar la percepción social. Siendo López Obrador el mayor activo para que la llamada Cuarta Transformación llegue a Oaxaca. 

De los perfiles, historiales y propuestas hablaremos más adelante, una vez que los tiempos electorales lo permitan. Porque para bien o para mal, aún faltan detalles por definir y oportunidades que negociar, porque si algo ha quedado claro es que de una forma u otra, la clase política siempre tiene que ganar, pero el desarrollo del pueblo puede esperar. 

Deja un comentario