30 junio, 2022

Todos contra el PRI

Por Diego Martínez Sánchez

A unos días de concluir el proceso electoral que definirá el futuro de Oaxaca, el Candidato de Morena, Salomón Jara Cruz pareciera enfrentar diversas complicaciones para mantener la ventaja en la preferencia electoral que le dan prácticamente todas las encuestas y estudios de percepción, resultado -en su mayoría- de la aprobación ciudadana que tiene el Presidente López Obrador. 

Las razones son varias, pero su mayor error podría ser el haber aceptado a tantos grupos políticos que mantienen estrechos vínculos con lo que ellos llaman la “Mafia del Poder”; (ex) priistas, panistas, perredistas y hasta emecistas que ante su desesperación o ambición por seguir viviendo del erario, han comenzado a “abandonar el barco” buscando refugió en la Cuarta Transformación. 

Con ello, han decidido traicionar a los institutos políticos que les permitieron formar una carrera y en muchos casos, amasar cuantiosas fortunas; pero principalmente han traicionado y defraudado a su militancia, así como a los hombres y mujeres que por alguna razón, aún confiaban en ellos. Claro, algunos decidirán o al menos intentarán, acompañarlos en su “nueva aventura”, pero dada la saturación de “liderazgos” en el partido guinda, lo más probable es que casi todos se vuelvan desechables. 

En el caso particular del Partido Revolucionario Institucional, las traiciones se han vuelto tan relevantes como evidentes, desde miembros del Gabinete que buscan su supervivencia a través de la impunidad que les pueda brindar tanto Jara Cruz como López Obrador, hasta exdirigentes partidistas que se conformarían con cualquier “hueso”.  

Incluso el gobernador ha sido señalado de operar en contra de su propio partido, tal y como lo ha hecho durante los últimos cinco años, debilitado la estructura del tricolor y fortaleciendo sus lazos con López Obrador, en aras de obtener un cargo federal o al menos, la oportunidad de rellenar la boleta presidencial en el 2024. Aunque para conseguirlo tenga que destruir a quienes lo llevaron a la victoria electoral en el 2016, pese a no tener ni el mínimo arraigo en la entidad. Resultado que algunos parecieran olvidar.  

Pero el gobernador no está solo en esta lucha, así como él, los exgobernadores priistas Heladio Ramírez, Diodoro Carrasco, José Murat y hasta Ulises Ruiz, hoy apoyan a Morena en contra de quienes les dieron el poder de cambiar Oaxaca y con ello sus vidas, pidiendo una nueva oportunidad utilizando el disfraz que les obsequia el obradorismo simulado. 

Ante este escenario, el candidato del PRI-PRD al gobierno de Oaxaca, Alejandro Avilés y el presidente estatal del Revolucionario Institucional, Javier Villacaña Jiménez, deberán decidir si continúan en la lucha por recuperar la gubernatura confiando tanto en la capacidad de su estructura, como en la división interna de Morena y el rechazo ciudadano a su candidato. O se convierten -de nuevo- en un partido de oposición, con los retos, limitantes y oportunidades que ello implica.

Pero si deciden enfrentarse a Morena con esperanzas de salir victoriosos, el candidato tricolor y su equipo de campaña deberán demostrar que cuentan con la capacidad humana y financiera para la movilización el día de la elección. Así como la resiliencia para recuperarse rápidamente de las deserciones y traiciones, las cuales de una forma u otra, debilitan el de por sí vapuleado ánimo priista. 

En el peor de los casos, deberán mantener la lealtad entre sus filas para que al menos garanticen la supervivencia del PRI y en un año puedan recobrar tanto espacios parlamentarios como presidencias municipales. Sobre todo, su curul en el Senado. 

Porque si algo garantiza el tipo de mezcolanza política, ideológica y económica que por alguna extraña razón está permitiendo el candidato de la coalición Juntos Hacemos Historia, es la ingobernabilidad total en el estado. Tal y como sucedió con el “primer gobierno insurgente” que encabezó Gabino Cué Monteagudo. No olvidemos que para Oaxaca la “Cuarta Transformación” no es algo nuevo. 

A %d blogueros les gusta esto: