Repunta el Internet de las Cosas debido al alcance de la red

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es la opción para darle un extra a los negocios, ese valor agregado que “lo cambia todo” y hace competitiva a una empresa en comparación con otras y es hoy una de las carreras que deben desarrollarse y por las que los jóvenes ingenieros deben apostar por su importancia y crecimiento en el mercado. Así lo mencionó el Ing. Miguel Vázquez Grajales, Experto y Académico del área de Ingenierías de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).

El internet de las cosas se refiere a la conectividad, a través de la red, que existe entre dispositivos electrónicos y objetivos de la vida diaria para que se pueden realizar diversas acciones de manera remota, conseguir datos y monitorear objetos, personas y procesos.

“Desde tu dispositivo puedes controlar, monitorear y usar herramientas, comprar, vender, conocer estatus de temperatura, calidad, color, conocer información y usar esa información en tu beneficio, tener retroalimentación inmediata; el IoT consiste en que gracias a los datos y a tu conexión a internet puedes hacer tareas que, en otro caso, tendrías que hacer de manera presencial y no remota, lo que ahorra dinero, esfuerzo, incluso, recursos que pueden ser usados de otra manera”, dijo.

En resumen, todo se trata de facilitar la vida de los consumidores, clientes y usuarios. Además, dispara la creatividad, el libre mercado y las posibilidades para nuevas ideas y usos de productos y tecnologías. Esto ha traído muchos beneficios en la industria, negocios, educación, salud y en Jalisco la apuesta se dirige al sector doméstico y la manufactura.

“Se habla de la Industria 5.0, industria conectada que permite de manera remota producir y controlar procesos, prevenir problemas, acortar tiempos. Seguridad para el hogar, para el monitoreo de las calles y empresas, con cámaras conectadas a internet es uno de esos ejemplos, también el uso y programación de electrodomésticos desde el celular, monitoreo de temperatura de bosques, relojes inteligentes y más”, agregó.
 
Negocios que deben salir

La conectividad remota podría beneficiar a las siguientes industrias si se entiende que, a través o con dispositivos electrónicos, se pueden solucionar problemas, por lo tanto, hay futuro para quien desea diseñar tecnología y electrónica en negocios como:

Servicios y logística: desde el pago con tarjetas o códigos sin que la persona tenga que ir al establecimiento, hasta el monitoreo de envío de paquetes y servicio al cliente de manera automática. Por ejemplo: el monitoreo de clientes de gimnasios, acompañamiento de compradores en tiendas e incluso servicios para conseguir visas y otras opciones.

Finanzas: enseñar, manejar las finanzas y realizar pagos desde tu dispositivo de diversos servicios, también de manera automática. También monitorear el mercado y realizar operaciones en el mismo.

Educación: impartir clases, enseñanza, cursos, entrenamiento, todo de manera remota.

Ambiente: controlar, conocer y monitorear la temperatura, contaminación e incluso servicios de limpieza y prevención de desastres naturales o siniestros causados por el hombre.

Hogar y comodidad: El monitorear, controlar y manejar electrodomésticos, conocer la temperatura de un hogar, iluminación, seguridad, robots de limpieza y otros usos como la seguridad, con el monitoreo de cámaras, cerraduras y puertas.

Salud y bienestar: consiste en realizar consultas médicas de manera remota y promocionar estilos de vida saludable, por medio de aplicaciones desde alimentación, monitoreo del estado físico hasta entrenamiento.


“En todos estos campos hay oportunidad en un país cada vez más conectado y con un mercado cada vez más ávido de tecnología que facilite su vida. La idea es pensar qué podemos solucionar, qué podemos mejorar, cómo podemos hacer mejor la cotidianeidad de otros”, concluyó.

Deja un comentario