Las “nuevas” clases sociales

La división social en México es uno de los mayores contrastes en el desarrollo colectivo, que además, ha marcado la forma en la que se interactúa con el resto de ciudadanos y con las propias autoridades. Definiendo una sociedad clasista, en donde el dinero, el poder adquisitivo y las influencias se convierten en factores determinantes. 

De acuerdo al estudio “Cuantificando la clase media en México” que presentó el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información (INEGI), las clases sociales se pueden dividir en tres estratos: Alta, Media y Baja. Sin embargo, los ingresos registrados por la dependencia parecieran estar muy alejados de la realidad que viven millones de personas. 

Para determinar quién corresponde a cada Clase, se dividió a la sociedad mexicana en el sector urbano y el rural.

El primero lo integran las personas que viven en zonas urbanas y registran en promedio, los siguientes ingresos mensuales: 

  • Clase alta – 77 mil 775 pesos.
  • Clase media – 23 mil 451 pesos.
  • Clase baja – 12 mil 977 pesos.

Mientras que las personas que habitan en las zonas rurales solo pueden pertenecer a la clase media y baja, siempre y cuando tengan ingresos promedio de: 

  • Clase media – 18 mil 569 pesos.
  • Clase baja – 9 mil 13 pesos.

De manera total, las 3 clases sociales combinadas registrarían ingresos por: 

Clase alta: 77 mil 975 pesos de ingreso mensual

Clase media: 22 mil 927 pesos de ingreso mensual

Clase baja: 11 mil 343 pesos de ingreso mensual

Esto quiere decir que de acuerdo con las cifras del INEGI, la Clase Alta estaría conformada por 1 millón 23 mil 4 personas.

La clase media la integran 47 millones 201 mil 616 habitantes son de clase media. Y la Clase Baja, estrato en el que se encuentra la mayor parte de la población, ascendería a 78 millones 536 mil 236 mexicanos.

¿A qué clase pertenezco? 

Si aún no tienes definido tu estrato social acorde a los parámetros del INEGI, la Procuraduría General del Consumidor (Profeco), dividió las clases sociales en seis, tomando en cuenta sus “funciones, costumbres, situación económica y poder”.

Dichos parámetros incluyen la ocupación o actividad que desempeñan dentro de la sociedad, ingresos, nivel cultural y hasta el comportamiento: 

  • Alta-baja: Conformada por familias que tienen un alto poder adquisitivo en generaciones recientes, y se calcula que, únicamente, cinco de cada 100 mexicanos pertenecen a esta clase social.
  • Alta-alta: Solo uno de cada 100 mexicanos forma parte de la clase alta-alta, que es definida como un sector en el que las familias son ricas desde hace varias generaciones y ya “olvidaron” cuándo o cómo obtuvieron su fortuna.
  • Media-baja: Esta clase la conforman oficinistas, técnicos, supervisores y artesanos calificados, quienes representan a 20 de cada 100 mexicanos. Se caracterizan por tener ingresos estables, aunque estos no son altos.
  • Media-alta: Se integra por empresarios y “profesionales que han triunfado”. A este estrato social pertenecen 14 de cada 100 mexicanos. Las personas que conforman este sector, no solo cuentan con ingresos estables, sino que también son bien remunerados en sus áreas.
  • Baja-baja: Según datos de la Profeco, 35 de cada 100 mexicanos pertenecen a esta clase social, integrada por trabajadores temporales, comerciantes informales, inmigrantes, desempleados y personas que viven de la asistencia social, ya sea pública o privada.
  • Baja-alta: La clase baja-alta está conformada por obreros y campesinos, lo que quiere decir que 20 de cada 100 mexicanos, pertenecen a ella, según la Profeco. “Es la fuerza física de la sociedad, ya que realiza trabajos arduos a cambio de un ingreso ligeramente superior al salario mínimo”.

Ahora, ¿ya sabes a qué clase perteneces? 

Artículo publicado en la Revista POLIGRAFO, Política Gráfica Objetiva de Julio. Descarga gratis en el siguiente enlace:

Deja un comentario