mar. Nov 19th, 2019

Grupo armado asesina a Gobernadora y defensores indígenas en Colombia

Junto a la autoridad del pueblo Nasa, fueron asesinados cuatro personas pertenecientes a la guardia indígena: José Gerardo Soto, James Wilfredo Soto, Eliodoro Uniscue y Asdruval Cayapu.

Colombia.- Un grupo armado relacionado con el tráfico de drogas, asesinó a cinco indígenas e hirió a otros cinco de la comunidad de Tacueyó, del municipio de Toribío, Cauca, al parecer por disputas de territorio para cultivar coca.

Entre las víctimas se encuentra Neehwesx Cristina Bautista, gobernadora del pueblo Nasa, informó el diario colombiano El Tiempo.

Versiones preliminares señalan que las disidencias que se autodenominan “Dagoberto Ramos”, y que están al mando de alias “El Indio” y “Barbas”, obligaron a detenerse a una camioneta en la que se transportaban los indígenas y les dispararon de forma directa sin mediar algún diálogo.

Integrantes de la comunidad indígena señalaron que los disidentes también les dispararon a las personas que trataron de auxiliar a los ocupantes de la camioneta. Un integrante de la comunidad dijo que “ésta es una guerra territorial por el control de los cultivos de coca. Nosotros no los queremos y los armados sí”.

Junto a la autoridad del pueblo Nasa, fueron asesinados cuatro personas pertenecientes a la guardia indígena: José Gerardo Soto, James Wilfredo Soto, Eliodoro Uniscue y Asdruval Cayapu.

Entre los heridos se encuentran Matías Montaño Noscué, José Norman Montano Noscué, Crescencio Peteche Mensa, Dora Rut Mesa Peteche y Rogelio Tasquinas.

Una fuente del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), que pidió omitir su nombre por seguridad, dijo que los atacantes serían miembros de un grupo disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Añadió que una vez cometido el crimen, los gatilleros huyeron hacia el sector de Boquerón.

Convocamos a las organizaciones defensoras de derechos humanos, organismos internacionales y al gobierno nacional a pronunciarse, acompañar y solidarizarse con el pueblo Nasa”, expresó la Asociación de Cabildos Indígenas de Toribío, Tacueyó y San Francisco sobre los hechos ocurridos.

Pese a que hace casi tres años terminó una guerra, aún operan grupos armados que no se acogieron al proceso de paz, paramilitares y bandas de narcotraficantes que siguen golpeando a los sectores más expuestos de la población.

Las Fuerzas Armadas confirmaron la masacre, atribuyéndola a un grupo armado que trataba de rescatar a tres de sus miembros detenidos por la guardia indígena de la zona.

Un contingente militar, informó el Ejército, se dirigió al resguardo “para reforzar la seguridad y perseguir a los delincuentes”, que tras el ataque lograron huir.

El presidente, Iván Duque, condenó los asesinatos y dio instrucción a la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, de viajar al Cauca y encabezar un comité de derechos humanos con las autoridades locales y las comunidades indígenas. “Todo nuestro compromiso con las comunidades ancestrales del departamento”, afirmó el mandatario.

Por su parte, el coordinador nacional de la Guardia Indígena, Luis Acosta, reconoció: “Estamos en una grave emergencia (pero) la Guardia Indígena no se va a quedar doblegada, no nos van a asustar”.

Mediante un comunicado, el colectivo informó que mientras la guardia indígena realizaba labores de control territorial en esta zona del país, integrantes de la columna Dagoberto Ramos, una disidencia de las desmovilizadas Farc, dispararon “a sangre y fuego terminando con la vida de Neehwesx Cristina Bautista (gobernadora indígena) y los guardias Asdrúbal Cayapú, Eliodoro Finscue, José Soto y Jaime Soto”.

La Asociación agrega que desde una zona conocida como Boquerón “se desplazan vehículos con más hombres armados para arremeter contra la organización” indígena.

“Convocamos de manera urgente a toda la comunidad toribiana, organizaciones indígenas y sociales a declararse en asamblea permanente y rodear a la guardia (indígena), que se encuentra en medio del fuego y organizarse de manera inmediata para evitar esta masacre continua y sistemática”, dice el documento.

“La guardia indígena no se va a quedar doblegada. No nos van a asustar”, dijo Luis Acosta, coordinador Nacional de la Guardia Indígena, quien detalla que hubo disparos y enfrentamientos en la zona.

“Está ahí la disidencia de las FARC y no deja pasar a ninguna misión humanitaria”, lamentó el Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret.

“El llamado es que la disidencia deje pasar a las autoridades para poder establecer lo que realmente ocurrió”, enfatizó desde el departamento de Arauca.

La Defensoría emitió entre agosto y principios de octubre dos alertas sobre la situación de indefensión de las comunidades indígenas en el Cauca. En una de ellas se identifica con precisión a la población en riesgo en algunos municipios, entre los que se encuentra el de Toribio, donde ocurrieron los hechos.

“Frente al avance de los grupos armados ilegales y la débil presencia estatal, las guardias indígenas se han convertido en factores de protección gracias a su labor de defensa del territorio”, señala el organismo.

Cerca de allí, en Corinto, el lunes fue torturado y asesinado un líder social, Flower Jair Trompeta. Los denunciantes culpan del crimen a miembros del Ejército.

A %d blogueros les gusta esto: