2 octubre, 2022

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Karla Verónica; la chica desconocida de la barranca del Ajusco

Karla Verónica Machuca Joaquín nació el 12 de septiembre de 1996.

“Ante una infamia es vil guardar silencio, y es digno rebelarse y combatirla”

                                                                                       -Arturo Pérez-Reverte

LA COLUMNA ROTA/ VERÓNICA VILLALVAZO (FRIDAGUERRERA)

El 24 de agosto de 2020 algunos medios de comunicación daban a conocer que el cuerpo de una joven mujer había sido localizado en la colonia San Miguel Ajusco, en la Alcaldía Tlalpán. Según lo reportado por los medios  algunos vecinos refirieron escucharla discutir con un hombre en la madrugada de ese domingo. Nadie sabe con certeza qué sucedió. Tan no quisieron meterse en problemas que a pesar de conocerla y saber quién era, le hicieron saber a las autoridades que “no la conocían” “que no querían problemas”.

Fue por ello que aquella mujer encontrada en el Callejón Milpitzatonco número tres, fue trasladada al INCIFO en calidad de desconocida. La pandemia y la vertiente de información olvidaron a aquella mujer a la cual infinidad de vecinos escucharon gritar y que ante el miedo al contagio o la indiferencia, decidieron no salir. Muchos durmieron cuando dejaron de escuchar sus gritos.

Un día antes, el 23, Eustorgia y Karla Verónica madre e hija, se encontraron en el camión, Eustorgía vivía muy cerca de la casa de su hija por lo que en repetidas ocasiones tenían  esos encuentros cuando ambas se dirigían a trabajar. 

Karla trabajaba en un restaurant, una mujer muy querida por sus compañeros, jefes y comensales, constantemente tenía proyectos de vida para crecer más y con ello tener una economía estable para sus dos pequeños que en aquel momento tenían siete y cinco años. “Ese día la vi muy contenta, me iba platicando de sus cumpleaños y que el próximo lo quería festejar con una comida, además de que su jefe le había propuesto que se fuera a abrir un nuevo restaurante en Texas, que solo esperaban que la pandemia le permitiera viajar y sí lo haría. Le emocionaba conocer otros lugares.

Me mandaba besos y me decía Eus te amo mucho, ella iba a ir a una reunión con su esposo y todavía le dije que no fueran a llegar tarde; me abrazó antes de bajarme del camión, cuídate mucho Eus, me dio un zape en la cabeza y me bajé, ella se siguió… iba feliz”.

El 19 de agosto de 2022 conocí a Eustorgia, a la pequeña Aitana, a la abuelita de Karla y a su tía. Habíamos programado nuestra visita un día antes pero se nos complicó hacerlo, por lo que le llame  para pedirle me recibiera ese día. “Estoy en el panteón con mi hija” contestó. Eus me permitió acompañarlas y ahí frente a su tumba me presentó a su pequeña a la que a diario le llora.

Karla Verónica Machuca Joaquín nació el 12 de septiembre de 1996. La primera hija de Eustorgia. Cuando la vio por primera vez le impacto la cantidad de cabello que tenía “era muy greñudita, era nuestra muñequita, la vestíamos como princesa” 

Su abuela nos comenta que era una niña muy sonriente, cariñosa con todos, alegre, muy trabajadora, a nadie le faltaba al respeto; “le gustaba mucho que le cocinara aporreado (un guisado que se parece a la machaca) le encantaban los mangos verdes”. 

El último día que la vio al bajar del camión y mandarle besos, Eus recuerda que sintió mucha tristeza y empezó a llorar; “me dio miedo, pensé que me iba a morir, no pensé en ella, pensé en mi, que me iba a dar COVID o se iba a voltear el camión porque iría a mi pueblo. Cuando llegué a mi trabajo le dije a un compañero cómo me sentía, hasta le dije -me va cargar la chingada-, jamás pensé que era ella a la que me quitarían”.

Aitana es la pequeña hija de Karla, una niña delgadita, de ojos color miel y mirada triste.  Cuando  llegué al panteón y la vi, de inmediato note el enorme parecido que tiene con su mamá; le pregunte  cómo se sentía. Se sentó frente a mí en la tumba de su mamá al lado de su foto y empezó a platicar con una voz muy baja.

“La extraño mucho a mi mamá, ella nos abrazaba, nos hacía piojito, siempre estaba con nosotros, nos hacía malteada de chocolate, le gustaba cantar, cantaba todo, era muy divertida nunca nos regañaba, siempre hablaba con nosotros, y ahora ya no está; ahora la sueño, que viene y me abraza, me dice que no llore que ella siempre está con nosotros, que pronto va a regresar y vamos a ir a comer”

La pequeña Aitana solo sabe que alguien lastimó a su mamá, no sabe quién y además unos días después su papá dejo de ir a verlos y también me hace saber cuánto lo extrañan. 

Eus decepcionada me informa que la Fiscalía de Feminicidios de la Ciudad de México, a dos años no le ha dado una respuesta de qué fue lo que pasó con Karla, ni siquiera tienen un sospechoso. “Yo ya me resigné a que no habrá justicia, estoy enfocada a trabajar para mis nietos, y también espero que su papá pronto se contacte, los niños lo extrañan mucho”

Al ser nosotros solo la extensión de su voz, les compartimos la carta escrita por Eus, los dibujos realizados por Nathan y Aitana, los pequeños que hoy necesitan los besos y abrazos de su mamita.

Hola hija mía; te extraño mucho, nunca pensé que te iba a perder en tan poco tiempo; nos faltó mucho por hacer, hacer muchas cosas con los niños, te recuerdo día a día, no hay un instante que yo no piense en ti. Gracias por compartir tanto conmigo, con tus hijos. 

¿Sabes? espero que estés bien mami y que algún día se haga justicia; te prometo que cuidaré a los niños con todo mi amor; tú estate tranquila que Dios te tenga en un buen lugar. 

Karla te extraño mucho, quisiera abrazarte, aquí le estamos echando muchas ganas, tus hijos van bien en la escuela soy muy feliz con ellos gracias por darme dos solecitos que día a día brillan, son tan lindos.  Te mando miles de besos hasta el cielo, nunca nos olvides que nosotros nunca lo haremos; te recordamos con orgullo mi Reina del TikTok.

Tú mamá.

 Karla era aquella chica que muchas personas escucharon pedir ayuda, que escucharon pelear con alguien y que nadie ayudó. Karla es aquella chica olvidada en la pandemia, una chica que para muchos pasó desapercibida, pero para quienes la aman los días se vuelven noches, con decenas de preguntas que rondan sus pensamientos. ¿por qué a ella?, ¿ quién podría haberla odiado tanto para lastimarla?, si ella era amable y cariñosa con todos. Preguntas sin respuestas, que se ahogan en la soledad, en el corazón de una madre que debe continuar viviendo, ahora para sus dos nietos.  

                                                                                                                                                    agosto 2022

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

 P.D. Cada uno de los textos expuestos en este espacio, son con autorización y acompañamiento de las víctimas. Porque solo somos la extensión de su grito de justicia.

@FridaGuerrera

@vocesDLAusencia

A %d blogueros les gusta esto: