24 noviembre, 2022

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

CABILDEO Y SU UTILIDAD EN MÉXICO

Por Juan Carlos Hernández Ascencio

El termino cabildeo se entiende como un “Proceso mediante el cual los grupos de interés o de presión ponen en conocimiento de los tomadores de decisiones políticas o de diseñadores de políticas públicas sus puntos de vista con la intensión de influir en sus resoluciones”. *

Hoy México no es el mismo en muchos aspectos. Y si hablamos de su sistema de partidos políticos, del actuar del legislativo, estatal y federal tampoco lo es, ni que decir de la nueva clase política, bueno donde sí la hay y que al menos en las casi tres últimas décadas se ha ido modelando una nueva forma de hacer comunicación política y ante la posibilidad de incrementar la expectativa nacional de la participación de la ciudadanía en política y que ha venido en crecimiento e interés para conocer de la cosa pública

En tal sentido desde hace varios años se ha instrumentado en el quehacer político y de negociación para persuadir y hasta lograr varias acciones que propician cambios en disímbolos temas y que no solo se relacionan con la política legislativa, sino varias instancias más.

Será por herencia o por genética, por carisma o por liderazgo, que los mexicanos nos pintamos solos para eso de la “negociada”, del intercambio (trueque) aunque no en especie como antaño, pero si en dar y tomar ventaja sobre temas de relevancia.

El cabildeo es un ejercicio tan profesional como cualquier otro oficio, solo que hay quienes, sí se esmeran en serlo cuando lo desempeñan y quizá habrá quienes no guarden ciertas reglas sobre todo de ética, y es ahí donde es menester ver quién es el mensajero para ver luego su “mensaje” y por ende su credibilidad, que, de hecho, mucho abona a entender y aceptar la reputación de quien funge como cabildero ante instancias públicas o privadas.

Existen en México buenas firmas dedicadas a ejercer el cabildeo, con bastantes buenos resultados y que permanecen activas debido a su profesional, ético y atractiva metodología de tomar la estrategia de cabildear, facilitándose el propósito que persiguen para lograr el fin.

El punto es ver las otras conductas no aceptables de cabildeo en donde se realizan sin formas éticas, sin escrúpulos o siquiera algo de valores, que disfrace la no grata premisa del convencimiento a cambio de favores en especie o de muchas formas más. Y es aquí amable lector, donde se sitúan muchos cuestionamientos de esos cabildeos con o sin intermediarios, en donde la política es mancillada, manchada pues, al no tener como premisa el bien común, se presta para negociar “en lo oscurito” aunque como dice la máxima: lo que de noche se hace, en el día aparece.

Y es que, hay decisiones tomadas, si me permite la comparación:  a pie a raíz, y otras con calzado, y unas más forzadas con calzador para que entre el “pie” y con ello se logra o se hace lo humanamente posible, para aprobar, cambiar o derogar leyes que nos afectan en lo inmediato o más adelante. Algunas de esas acciones son mediadas por estos cabilderos por todo el país y que, unos tendrán su buen talento y libro ético bajo el brazo para hacerlo de la mejor manera, preservando la integridad profesional, pero hay los otros, que, si tendrán talento, pero nada más. 

Es claro que este país que nos ofrece la oportunidad para cabildear más o menos y por desgracia para el común denominador nada, de trabajar en la ética y de hacer por el bien propio y de los demás, sin embargo, en nuestro quehacer ordinario también le hacemos al “cabildeo” y logramos beneficios siempre. Necesitamos rodearnos de gente profesional, integra y ética, pues el desempeño de nuestra labor en sociedad lo demanda. Y el cabildeo en México lo necesita. ¡Hágale pues!

*José de Jesús Gómez Valle. -Artículo: El cabildeo al poder legislativo en México: Origen y Evolución.

A %d blogueros les gusta esto: