vie. Dic 13th, 2019

Presentan el reporte: Impunidad en homicidio doloso en México

En 11 de los 32 estados, la impunidad en homicidio doloso supera el 91%, mientras que en siete el nivel es del 95%. Es decir, que en al menos 7 entidades prácticamente ningún asesinato se resuelve.

Ciudad de México.- La organización Impunidad Cero presentó este martes los resultados de la tercera edición del estudio “Impunidad en Homicidio Doloso en México”, el cual mostró un incremento considerable en este delito durante los últimos años, siendo el 2018 el más violento hasta la fecha, aunque el 2019 podría superarlo.

De acuerdo a la investigación –elaborada por Guillermo Zepeda y Paola Jiménez con base en las cifras oficiales del 2006 hasta el último año del presidente Enrique Peña Nieto– en el 2018 se registraron más de 33 mil víctimas de homicidio doloso intencional, es decir que en promedio murieron 90 personas diarias como resultado de este delito.

Uno de los principales problemas que identifica el organismo civil, es el alto nivel de impunidad, alcanzando un promedio nacional de hasta el 89% de los casos, lo que significa que solo 1 de cada 10 se logran resolver.

En 11 de los 32 estados, la impunidad en homicidio doloso supera el 91%, mientras que en siete el nivel es del 95%. Es decir, que en al menos 7 entidades prácticamente ningún asesinato se resuelve. 

La entidad con mayor impunidad en homicidio doloso es Morelos (99.6%), seguido de Chiapas (99.0%) y Oaxaca (97.8%).

Por el lado contrario, la entidad con menor impunidad es Yucatán (27.1%), seguida de Aguascalientes (45.5%) y Nuevo León (61.0%).

En 2015 solo tres entidades registraban un nivel superior al 91% de impunidad en casos de homicidio doloso y en 2018 la cifra se disparó a 11, de acuerdo con un nuevo estudio de la organización civil Impunidad Cero.

Además, aunque también en tres años el número de víctimas por asesinato se disparó en el país un 87.4%, las sentencias condenatorias han ido a la baja, lo cual muestra un deterioro de la capacidad de investigación criminal de las fiscalías en México, cuya capacidad de disuasión del homicidio es prácticamente nula en estados donde el nivel de impunidad es de hasta el 99%.

En el 2006, al inicio del sexenio de Felipe Calderón, la impunidad era del 59.4%. Y un año más tarde, en 2007, llegó a reducirse hasta el 54.7%. Es decir, poco más de 5 de cada 10 asesinatos quedaban sin resolverse en ese entonces.

Sin embargo, en 2011 el nivel de impunidad rebasó el 80% y en 2016, cuatro años después de la llegada de Enrique Peña Nieto a la silla presidencial, la cifra llegó al 86.6%.

La evolución de la impunidad se reflejada también en un dato clave: en 2015, solo tres estados presentaban más del 91% de impunidad para asesinatos, siendo Oaxaca la entidad con mayor impunidad, con 97% de los casos, pero solo tres años después, en 2018, hasta 11 estados ya exceden el 91% de impunidad.

Para dimensionar el tamaño del problema: una de las tres entidades en el top 3 con menos impunidad en México es Nuevo León, con el 61% de los casos, mientras que un “indicador aceptable”, según el estudio, debería de estar por debajo del 30%. 

Ante esta creciente problemática, el organismo ciudadano señala que es prioritario reducir la impunidad en homicidio doloso y para ello, es necesario “mejorar y robustecer las capacidades en procuración e impartición de justicia, así como reconstruir las capacidades de investigación, además de reformular la coordinación entre las distintas autoridades encargadas de la seguridad y de la justicia en el país”.

A %d blogueros les gusta esto: