26 diciembre, 2019

Grupo México niega incumplimiento en atención al derrame de Río Sonora

El Grupo México en todas sus minas obtuvo en 2018, 100,000 millones de pesos,

Ciudad de México.- Después de haber sido señalados por el Gobierno Federal de haber incumplido con su responsabilidad para resarcir la contaminación causada en el Río Sonora, Grupo México negó la acusación y aseguró que no existen pruebas que demuestren las afectaciones y faltas señaladas.

El titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, indicó que Grupo México incumplió con la dotación de condiciones médicas y hospitalarias necesarias para la atención de las personas afectadas por el derrame que la mina Buenavista del Cobre provocó sobre el Río Sonora.

“El problema se agudizó con el accidente, desde mucho antes hay contaminación de agua, tierra y aire por la actividad minera. No se ha hecho nada por la salud de personas y animales”, destacó Alcocer.

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo, responsabilizó a Grupo México por la crisis ambiental en el Río Sonora y señaló que tan solo durante 2018, la empresa de Germán Larrea obtuvo 100,000 millones de pesos por la explotación de sus minas.

“El actor privado, el Grupo México, es el causante de esta crisis ambiental y de salud en la región del Río Sonora. El Grupo México en todas sus minas obtuvo en 2018, 100,000 millones de pesos, dato que es importante en el momento de la negociación”, expuso Toledo.

Mencionó que la empresa aún tiene tiempo (12 días) para contestar el emplazamiento que la dependencia le hizo por el incumplimiento con los compromisos derivados del accidente.

“Se tomarán decisiones a partir de evidencia científica, no con actitud improvisadas o de simulación, porque estamos en un país de enorme abandono y lo ocurrido en el Río Sonora por el Grupo México es un ejemplo ‘concretito’ de esto“.

Toledo adelantó que han creado un plan de seguimiento a 15 años para que la empresa se comprometa a vigilar y atender las afectaciones provocadas por el derrame.

“Será un plan de desarrollo a 15 años; el marco legal esta basado en cuatro ejes: legal, multiparticipativo, con programs anuales y políticas de participación amplia y evaluación de metas y resultados“, adelantó.

El Gobierno federal puntualizó que el fideicomiso creado para tender la problemática deberá ser atendido por las autoridades y no por la empresa.

En respuesta, Grupo México negó que haya incumplimiento en la atención al derrame que la mina Buenavista del Cobre provocó sobre el Río Sonora y aseguró que no existe evidencia científica de las afectaciones a la población y al ambiente.

“El derrame de solución acidulada de cobre en 2014 de la mina Buenavista del Cobre fue atendido oportunamente, con estricto apego a la normatividad oficial; a la operación del Fideicomiso Río Sonora y bajo las instrucciones y supervisión de la Semarnat, la Profepa y la Cofepris”, señaló en un comunicado.

Señaló que ha atendido los requerimientos y notificaciones que las autoridades federales le han hecho y que ha aportado 2 mil millones de pesos para la reedición del hecho.

Se aportaron 2 millones de pesos, más que los 400 millones de pesos inicialmente previstos para la remediación“, destacó.

La empresa añadió que a la fecha “no existe prueba científica que vincule afectaciones al estado de los recursos naturales o a la salud en la zona con aquellos hechos”.

A la par, expresó su “amplia disposición a dialogar y colaborar, como lo ha hecho, con apego a la ley y compromiso con la sustentabilidad, con las autoridades gubernamentales en investigaciones, análisis y monitores del medio ambiente y la salud en aquella región”.

“El peor desastre ambiental en la historia”

El 6 de agosto de 2014, Grupo México derramó 40 millones de litros de solución de sulfato de cobre acidulado al Río Bacanuchi, que desemboca en el Sonora, lo que representó el peor desastre ambiental en la historia de la industria minera en México.

Ese volumen de tóxicos equivale al de 12 albercas olímpicas llenas.

Los afectados directos, reconocidos tanto por Grupo México como por el gobierno, fueron más de 22 mil personas de siete municipios: Arizpe, Banámichi, Huépac, Aconchi, San Felipe, Baviácora y Ures.

De acuerdo a versiones extraoficiales los afectados podrían ser hasta un millón de personas, si es que la contaminación alcanzó la Presa El Molinito, que a su vez se conecta con la Presa Abelardo L. Rodríguez, principal fuente de agua para Hermosillo, capital del estado de Sonora.