mar. Ene 21st, 2020

España se suma al conflicto diplomático entre México y Bolivia

el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, abrió una investigación en relación con los hechos ocurridos e informó que enviará, en los próximos días, una misión a Bolivia encabezada por un funcionario de la Inspección General de Servicios.

Ciudad de México.- España se suma a la complicada situación diplomática que enfrentan México y Bolivia por el apoyo que brindó el país azteca al depuesto presidente boliviano, Evo Morales.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México informó que la mañana del viernes se registró un incidente en la residencia de la embajadora mexicana en Bolivia, en la que estuvieron involucrados diplomáticos españoles.

En una nota informativa, la Cancillería explicó que la encargada de Negocios de España, Cristina Borreguero, y el cónsul español, Álvaro Fernández, realizaron una visita de cortesía a la embajadora mexicana, María Teresa Mercado; evento pactado el día anterior.

De acuerdo a la dependencia, tras la reunión que duró 40 minutos, los diplomáticos españoles decidieron marcharse pero sus vehículos no estaban a la espera.

“Al ver que los vehículos diplomáticos no llegaban, y los visitantes ya no podían comunicarse con sus chóferes ni con sus elementos de seguridad, la embajadora Mercado se desplazó hacia el extremo de la terraza para observar si por la cuesta subia algún auto desde la urbanización”.

“Los diplomáticos españoles fueron informados que sus autos habían sido detenidos en el acceso de la urbanización hacia la residencia México y no les permitían ingresar”, detalló Relaciones Exteriores.

Tras gestionar con la cancillería boliviana la problemática, esta accedió a que un vehículo entraría a la residencia mexicana; el ingreso se dio una hora después.

Ante esta situación, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia denunció por medio de un comunicado, el atropello a su soberanía y la injerencia directa por parte de “algunos gobiernos” que no comprenden la realidad política del país y actúan con base a sus “compromisos ideológicos”.

“Hoy viernes 27 de diciembre en horas de la mañana, personas que han sido identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia, acompañadas por personas con el rostro cubierto, intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática de México en La Paz”, se lee en la misiva enviada por el gobierno boliviano.

La dependencia acusó que las acciones del personal de la Embajada de España vulneran la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que en su artículo 41 numeral 1. señala que “las personas que gozan de privilegios e inmunidades deben respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor y no deben inmiscuirse en los asuntos internos”.

En este marco normativo -agrega- la actuación de las fuerzas de seguridad bolivianas fue estrictamente apegada a los estándares de protección que la propia Convención de Viena obliga al Estado Receptor, ya que “existía una amenaza evidente a la seguridad del local de la Misión mexicana y del condominio, por la presencia de personas con el rostro cubierto”.

Estos atropellos afectan profundamente la dignidad y soberanía del Estado boliviano, la seguridad nacional y ponen en riesgo la integridad física de los huéspedes temporales, del propio personal mexicano y de los vecinos de la zona, advirtió el gobierno andino.

Asimismo, señaló que los hechos ratifican la actitud de intromisión en los asuntos internos de Bolivia por parte del Gobierno de México y su Embajada acreditada en La Paz, “cuyos comportamientos están tensionando las relaciones entre ambos países”, afirmó.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, abrió una investigación en relación con los hechos ocurridos e informó que enviará, en los próximos días, una misión a Bolivia encabezada por un funcionario de la Inspección General de Servicios.

Reiteró que el objeto de la visita realizada por la Encargada de Negocios de España a la embajadora mexicana, era exclusivamente de cortesía y niega rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquella dependencia.

La Ministra de Defensa en funciones, encargada del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación comparecerá públicamente en el Congreso de los Diputados cuando la investigación haya sido completada y sus resultados analizados.​

En la embajada de México en La Paz permanecen aún nueve exfuncionarios del gobierno de Evo Morales en calidad de asilados políticos. Ante esto, las autoridades locales han reforzado la vigilancia en los alrededores de la legación mexicana con fuerzas policiales y militares.

El gobierno de México ha denunciado ante la comunidad internacional, hostigamiento hacía su personal diplomático en Bolivia por parte del nuevo gobierno, encabezado por el sector más conservador de la oposición, y ha exigido el cese de estas actitudes hostiles.

A %d blogueros les gusta esto: