mar. Ene 28th, 2020

Empresa se queda con 53 hectáreas de reserva ecológica en Quintana Roo

Península Maya es propiedad de Fernando José Ponce Díaz, dueño de Grupo Bepensa, con presencia en 27 estados. En 2014 retiró de Semarnat la solicitud para obtener la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto turístico “La Ensenada”, que pretendía construir en la isla de Holbox, por ser área protegida.

Quintana Roo.- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) dejó sin efecto un documento que destinaba 53.8 hectáreas a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, permitiendo que la empresa hotelera Península Maya Developments se quedará con ellas.

La zona que Semarnat debía proteger es parte de la reserva ecológica de Yum Balam en la Isla Grande de Holbox, Quintana Roo, sin embargo al perder un juicio de amparo iniciado por la cadena, la institución cedió el manejo de las tierras.

Las autoridades ambientales publicaron tres acuerdos en el Diario Oficial de la Federación, del 2 de enero de 2020, en los que dejan sin efecto un documento que destinaba estos predios de Holbox, en el municipio de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo, a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). 

Solo las zonas que cubran alguna de las 63 parcelas pertenecientes a Península Maya quedarán sin protección, de acuerdo con la publicación oficial.

Península Maya aseguró que los predios señalados en el acuerdo le pertenecen desde antes de 2016 y “forman parte de los terrenos adquiridos a través de la compra a sus propietarios originales en la zona”.

La empresa inició un proceso legal, para acreditar la propiedad de los terrenos, la cual le fue reconocida el 3 de julio de 2019 por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Península Maya es propiedad de Fernando José Ponce Díaz, dueño de Grupo Bepensa, con presencia en 27 estados. En 2014 retiró de Semarnat la solicitud para obtener la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto turístico “La Ensenada”, que pretendía construir en la isla de Holbox, por ser área protegida.

Si bien Holbox es una de las islas preferidas por los turistas, desde hace varios años, los habitantes originales han notado un importante incremento de la infraestructura para recibir a los visitantes, no obstante, esto también les ha generado problemas, pues en temporada alta, los recursos (agua, drenaje y luz) de la isla de 1.5 kilómetros de ancho y 44 de largo no son suficientes para atender a más de 15,000 personas.

Es por esta razón que una importante cantidad de representantes de la isla recientemente enviaron una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador con el objetivo de hacer saber los temas que desde su perspectiva requieren una atención inmediata como la poca vigilancia en la depredación de los recursos naturales, así como la contaminación de los mareas y mantos con desechos humanos.

Con información de Notimex e Infobae