24 enero, 2020

Pese a criticas, México niega el uso excesivo de la fuerza contra migrantes

A las críticas contra el accionar de la GN se ha sumado el aumento de las deportaciones de migrantes desde México a Centroamérica, que se cuentan por centenares en los últimos días.

Ciudad de México.– Organismos internacionales, nacionales y asociaciones civiles, criticaron el actuar del gobierno de México al emplear el uso excesivo de la fuerza para contener a una caravana migrante que intenta cruzar su frontera sur para llegar a Estados Unidos.

Tanto la Organización de las Naciones Unidas, como la Comisión Nacional de Derechos Humanos –que emitió una postura tras las criticas por su silencio– así como especialistas y hasta legisladores de MORENA, han calificado la estrategia como errada y algunos incluso han dicho que México está haciendo el trabajo sucio de Estado Unidos todo por complacer a Donald Trump.

Pese a existir diversas pruebas documentales como fotografías, videos e incluso denuncias formales por la violación a los derechos humanos de los migrantes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador negó que su gobierno haya hecho uso excesivo de la fuerza así como la represión hacía los viajeros, asegurando que solo se trató de un caso aislado.

“La Guardia Nacional (está) resistiendo, no (ha) utilizando la fuerza, nada más aguantando”, dijo el presidente López Obrador en su habitual conferencia matutina.

Hora 1:15:00

Diversos medios de comunicación difundieron las imágenes donde cerca de cinco mil centroamericanos, hombres, mujeres, niños y niñas, intentaron cruzar la frontera entre México y Guatemala, sin embargo ante la negativa del gobierno mexicano para permitir su libre tránsito, un grupo de personas intentó cruzar de manera ilegal por el río, provocando enfrentamientos con los elementos de la Guardia Nacional, quienes hicieron uso de gas lacrimógeno, palos y las mismas piedras que les arrojaban los migrantes, para contener su paso.

Videos muestran cómo efectivos de la nueva policía militar cercaron al grupo de migrantes, entre ellos mujeres con niños en brazos, que tuvieron que salir corriendo ante el asedio de los uniformados. Hubo forcejeos y las fuerzas de seguridad lanzaron gas pimienta.

Las acciones de la GN, que desde el año pasado se sumó a los operativos de las autoridades migratorias, fueron cuestionadas por la ONU y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México.

La ONU, a través de varias de sus agencias vinculadas con temas migratorios, expresó el viernes “preocupación por el impacto que el operativo de control migratorio” del jueves “tuvo en niñez y personas en vulnerabilidad”.

“México tiene derecho de controlar la entrada de extranjeros siempre que no haya uso excesivo de fuerza”, señaló, y exhortó “a preservar la unidad de las familias y asegurar la no devolución de quien enfrente riesgos de persecución y acceso a su procedimiento de asilo”.

Críticos del gobierno advierten que México prácticamente es quien está construyendo el tan anunciado muro fronterizo que Donald Trump prometió erigir desde el inicio de su campaña.

“Es un muro de escudos antidisturbios”, dijo Duncan Wood, director del Instituto México del Centro Wilson en Washington. “No pensé que viviría para ver el día en que México haría este tipo de cosas”.

La CNDH agregó que el jueves recibió quejas de migrantes que “tuvieron un enfrentamiento con elementos desplegados de la Guardia Nacional que trataron de contenerlos” y se sumó a la condena de los actos violentos.

En respuesta, López Obrador denunció que las caravanas siguen siendo organizadas por los mismos líderes que comenzaron con las movilizaciones en 2018, y que estos personajes desinforman a los migrantes.

El representante en México para la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Christopher Gascón, dijo a Reuters que las fuerzas policiales “se han establecido con más presencia en la frontera (…) para interceptar a personas”, lo que ha llevado a quienes marchan a buscar alternativas “a la sombra”.

“Se ponen en situaciones más riesgosas”, a las que se suman “otros peligros como secuestro y toda la red de tráfico de personas”, detalló Gascón, al revelar que no creía que “se iba a renovar esta forma de migrar”.

A las críticas contra el accionar de la GN se ha sumado el aumento de las deportaciones de migrantes desde México a Centroamérica, que se cuentan por centenares en los últimos días.

Incluso el Diputado de Morena y Vicepresidente del Congreso, Porfirio Muñoz Ledo, calificó de “salvaje agresión” el actuar de las fuerzas federales, y al intentar expresar su inconformidad desde la máxima tribuna del país durante la comparecencia de la titular de la CNDH, Rosario Piedra; fue censurado por sus propios compañeros de bancada, quienes votaron en contra de otorgarle la palabra a su correligionario.