31 enero, 2020

Cárceles como negocio

Desde el portal 
ÁNGEL SORIANO 

 Una profunda reforma penitenciaria sería conveniente en esta época de transformación para terminar con el negocio carcelario y hacer de éstos centros de reclusión, centros de producción y de productividad en beneficio del país.  

Mano de obra calificada para el mal debe transformarse para el bien y dejar de ser una carga para el erario.

La fuga de tres reos más en la CDMX no debe ser para la estadística ni para el encarcelamiento de custodios y directivos, pues si bien lo ameritan por su tradicional complicidad, ahora debe ser también para el cambio. 

Los carceleros, desde luego, cuentan con el apoyo y visto bueno de sus superiores. No sólo en las espectaculares fugas, sino en el lujo y privilegio de unos.

La reforma debe servir para dignificar esos centros y, así como ocurre hoy con la tropa, podrian los reos sembrar tierras abandonados e improductivas o desazolvar ríos o tapar baches. Hay, desde luego, inteligencias mal encauzadas que mediante programa de rehabilitación podría ser aprovechadas.

Las cárceles, desde luego, siempre han sido centros de castigo para quienes infringen la ley o víctimas de la injusticia y la prepotencia, pero como los tiempos cambian hay que cambiar las reglas para que también dejen de ser negocio de unos cuantos. 


TURBULENCIAS
Entre crecimiento y bienestar 

Las nuevas cifras del INEGI sobre el retroceso en el crecimiento del país fueron contrastadas con los otros datos del presidente Andrés Manuel López Obrador que inaugura nuevas formas de medición. Ahora, y siempre, lo importante es el bienestar de las familias de abajo y no la acumulación de riqueza de los de arriba para quienes nunca han existido. Los programas sociales han reactivado la economía de los lugares más apartados del país y eso no es tomado en cuenta por los encuestadores tradicionales que manejan estadísticas de acuerdo al que paga y manda, aunque hay que reconocer el profesionalismo y rigor de instituciones y organismos internacionales que cumplen su cometido. La transformación apenas empieza y hay que acostumbrarse a ver las cosas desde los otros datos y no los de siempre… El coronavirus ha demostrado que no hay necesidad de una conflagración nuclear para acabar con la humanidad. El virus invade ya las potencias, debilita la economía de China, su lugar de origen, y acumula más muertes. Estados Unidos se muestra dispuesto a ayudar pero también algunas ciudades de la Unión Americana son afectadas por el virus. La ciencia y la política tienen el mayor reto contemporáneo en este momento… La disputa por la UABJO demuestra que es mejor apoyar a las instituciones educativas existentes y consolidadas que crear nuevas. El abandono de las casas de estudio denota una política equivocada al respecto. A esto se suma la lucha por la Rectoría y las intenciones de acabar con cacicazgo académicos y administrativos. Una mezcla de ambos puede significar otro retroceso más en el desprestigio de nuestra Alma Mater… 
asorianicarrasco@yahoo.com

Enviado desde Yahoo Mail para Android