4 febrero, 2020

Autoridades chinas callaron y amenazaron a médico que alertó sobre el coronavirus

Las autoridades sanitarias de China indicaron que se estableció un equipo de 15 expertos para orientar en la prevención y el control de la epidemia en el lugar.


A principios de enero, las autoridades de la ciudad china de Wuhan trataban de mantener en secreto la noticia sobre la aparición de un nuevo coronavirus.

Cuando un médico intentó advertir a sus colegas sobre el brote, la policía le hizo una visita y le dijo que dejara de hablar de ello.

Un mes más tarde, y después de que publicase su historia desde su cama en el hospital, mucho lo consideran un héroe.

“Hola a todos, soy Li Wenliang, un oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan“, comenzaba diciendo su mensaje.

Lo que le ocurrió a este doctor revela la respuesta fallida de las autoridades locales de Wuhan en las primeras semanas del brote de coronavirus.

Visita policial

En diciembre, Li estaba trabajando en el epicentro del brote cuando detectó siete casos de un virus que se asemejaba al SARS, el que provocó una epidemia global en 2003.

Se sospechaba que los casos provenían del mercado de pescados y mariscos Huanan, en Wuhan, y los pacientes fueron puestos en cuarentena en su hospital.

El 30 de diciembre, Li le envió un mensaje a sus colegas en un chat, en el que les advirtió del brote y les recomendó usar ropa protectora para evitar contagiarse.

Wuhan
Las autoridades obligaron a Li a decir, en una carta, que había difundido “comentarios falsos”.

Li no sabía en aquel entonces era que lo que acababa de identificar era un coronavirus completamente nuevo.

Cuatro días más tarde, recibió una visita de funcionarios de la Oficina de Seguridad Pública, quienes le dijeron que firmase una carta.

En ella, lo acusaban de “hacer comentarios falsos” que habían “perturbado severamente el orden social”.

“Le advertimos solemnemente: si sigue siendo terco e impertinente, y continúa con esta actividad ilegal, será llevado ante la Justicia ¿se entiende?”.

Debajo, Li escribió: “Sí, entiendo”.

Él fue una de ocho personas que la policía dijo que estaban siendo investigadas por “divulgar rumores”.

Al final de enero, Li publicó una copia de la misiva en Weibo, explicando lo que pasó.

Entretanto, las autoridades locales le ofrecieron una disculpa. Pero es una disculpa que llegó muy tarde.

En las primeras semanas de enero, las autoridades en Wuhan insistían en que solo aquellos que entraban en contacto con animales infectados podían contraer el virus.

Médicos en Wuhan
En un principio, a los médicos no se les advirtió que usaran mascarillas o ropa protectora.

A los médicos no les dieron instrucciones para protegerse.

Y una semana después de que recibiera la visita de la policía, Li tuvo que tratar a una mujer que sufría glaucoma.

No sabía que ella había contraído coronavirus.

En el texto que publicó en Weibo, el médico describió cómo el 10 de enero empezó a toser, que al día siguiente tuvo fiebre, y dos días más tarde estaba en el hospital. Sus padres también se enfermaron.

Decenas de milones de Li Wenliang

Fue 10 días más tarde, el 20 de enero, cuando China declaró la emergencia a raíz del brote.

Li contó que le hicieron pruebas varias veces para ver si se trataba de coronavirus, y que todas dieron negativo. El 30 de enero volvió a hablar del tema en las redes sociales.

“Hoy me dieron el resultado de las pruebas de ácido nucleico y es positivo. Finalmente he sido diagnosticado”, publicó.

Paciente en Wuhan
El número de infectados ha superado los 20.000.

Al final de este breve mensaje añadió el emoji de un perro con los ojos mirando para arriba y la lengua afuera.

Su mensaje recibió miles de comentarios y palabras de apoyo.

“El doctor Li Wenliang es un héroe”, señalaba un usuario, preocupado por lo que esta historia dice sobre su país.

“En el futuro, los médicos tendrán más miedo de hacer advertencias tempranas cuando detectan signos de enfermedades infecciosas”.

“Un entorno de salud pública más seguro… requiere decenas de millones de Li Wenliang”.

Una vez que el gobierno chino aceptó la situación, comenzó a construir un hospital para tratar a los infectados con este padecimiento, que de acuerdo a los últimos reportes, son cerca de 20,000 solo en China.

El nosocomio se construyó en 10 días para luchar contra el nuevo coronavirus surgido en Wuhan, en la provincia de Hubei, el cual ha dejado hasta el momento 427 muertes y más de 20,000 infecciones en el mundo.

El hospital Huoshenshan (Montaña del Dios del Fuego, en chino) ya fue entregado en la ciudad de Wuhan, por lo que empezará a recibir pacientes infectados por el mortal virus desde este lunes, informó la agencia de noticias Xinhua.

El centro médico cuenta con 1,000 camas para tratar a las víctimas que serán atendidas por 1,400 doctores de las fuerzas armadas.

El hospital Huoshenshan comenzó a funcionar ya equipado y prevé atender a 1,000 pacientes. Foto: Xinhua.

Wuhan, que replicó el modelo de tratamiento del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS) de Beijing en 2003, empezó a construir dos hospitales provisionales: el Leishenshan (Montaña del Dios del Trueno) y el Huoshenshan. El 23 de enero dio inicio la construcción del Hospital Huoshenshan, con una capacidad de 1,000 camas.

Las autoridades sanitarias de China indicaron que se estableció un equipo de 15 expertos para orientar en la prevención y el control de la epidemia en el lugar.

Varios de los profesionales médicos militares que prestarán servicio en el hospital participaron en la lucha contra el SARS en el Hospital Xiaotangshan de Beijing o en la misión contra el ébola en Sierra Leona y Liberia, por lo que tienen una rica experiencia en el tratamiento de enfermedades infecciosas.

Con información de BBC y Notimex