14 febrero, 2020

Violación en Penal de Zacatecas evidencía corrupción y complicidad de funcionarios públicos

La víctima, de quien se omiten sus generales, permaneció al menos tres semanas, en la cárcel distrital varonil de Calera, tiempo que tardó el trámite para su traslado al Centro de Readaptación Femenil de Cieneguillas,

Zacatecas.- En el año 2018 una mujer fue recluida por órdenes de un juez estatal, en un penal varonil, donde fue víctima de tortura, abusos y violación sexual, sin embargo fue en fechas recientes que el caso se hizo público, evidenciando una serie de irregularidades y omisiones cometidas tanto por el Poder Judicial como por el Gobierno de Zacatecas, a cargo del priista Alejandro Tello Cristerna.

A casi dos años de los hechos, la Fiscalía estatal aún investiga lo ocurrido aunque no cuenta con una sola orden de aprehensión pese a que los presuntos agresores están plenamente identificados.

Durante una conferencia de prensa, un representante de la Fiscalía reconoció que el custodio señalado por la víctima ya se había dado a la fuga. De igual forma, aclaró que la investigación es por el delito de violación y no para deslindar responsabilidades por el actuar del Poder Judicial del Estado, y el por qué decidieron recluir a una mujer en un penal varonil.

Fátima Encina, fiscal especializada en Atención de Delitos contra las Mujeres por Razones de Género de la Fiscalía General de Justicia de Zacatecas, justificó las acciones de la Fiscalía argumentando que todo este tiempo se ha investigado el hecho.

“Se indagan todas las aristas del hecho y conforme se avanza la investigación podemos establecer responsabilidades o probables responsabilidades, en este caso también se hace lo mismo, la investigación no nada más se centra en el autor de la conducta”, estableció Fátima Encina.

La víctima, de quien se omiten sus generales, permaneció al menos tres semanas, en la cárcel distrital varonil de Calera, tiempo que tardó el trámite para su traslado al Centro de Readaptación Femenil de Cieneguillas, pese a que su traspaso se solicitó inmediatamente después de que la dirección del penal notificó sobre su ingreso.

Una vez realizado el traslado, se le practicaron exámenes médicos y psicológicos, con los que se detectó que había sido víctima de violación sexual y tortura física.

Según la SSP de Zacatecas, la mujer declaró que el delito se cometió durante su estancia en el penal de Calera y señaló a un custodio como el presunto responsable.

Ismael Camberos Hernández, titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Zacatecas, dijo a medios que el Poder Judicial del estado fue el que ordenó por “error”, el traslado de la mujer a la cárcel distrital de Calera tras dictarle sentencia.

Camberos Hernández explicó que ella no se atrevió a contar lo que pasaba por las constantes amenazas que sufría y esperó hasta el cambio de reclusorio para denunciar los abusos sufridos.

Señaló que una vez que se inició “la investigación de esta persona privada de la libertad, la Secretaría de Seguridad Pública ha mostrado plena disposición para colaborar y aportar los elementos que sean necesarios para el esclarecimiento de este caso”.

Según Camberos, se trabajó de manera inmediata para que fuera enviada a un penal femenino, pero este papeleo estuvo a cargo del Poder Judicial del estado, lo que implicó algunas demoras.

El funcionario señaló que la víctima se encuentra ahora en el Centro Femenil de Readaptación Social en Cienguillas.

Además, informó que el director de prevención y reinserción social del estado fue cesado.

Es Adán Jiménez Solano, director general de Prevención y Reinserción Social en el estado por órdenes del gobernador a partir de hoy deja el cargo, entregará el día lunes porque tenemos que buscar el perfil”, precisó Ismael Camberos, secretario de Seguridad Pública de Zacatecas.

Por otro lado, el Secretario de Gobierno, Jehú Salas aseguró que la cárcel donde fue recluida la mujer ya era mixta, contrariando las declaraciones del secretario de Seguridad Pública, quien había admitido con anterioridad que la cárcel distrital de Calera, era un penal varonil, dichos que confirmó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

No es un penal, es una cárcel distrital y no es exclusiva de varones, es una cárcel distrital cuyo propósito es albergar a las personas que son privadas de su libertad como una medida provisional a efecto de que puedan facilitarse las audiencias y diligencias como producto de la investigación criminal que lleva a cabo la Fiscalía de Justicia, no es una cárcel exclusiva para varones”, argumentó el segundo al mando del gobierno de Zacatecas.

Por su parte, la Comisión estatal de Derechos Humanos a cargo de María de la Luz Domínguez, emitió una recomendación sobre el caso donde ordenó que se le brindara a la víctima la atención médica y psicológica necesaria.

La Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) ordenó cumplir con las medidas precautorias que garanticen su seguridad, integridad así como su vida. Y ordenó garantizar en lo sucesivo “que las mujeres que sean privadas de su libertad, sean recluidas en el Centro Estatal de Reinserción Social Femenil, prohibiendo que éstas permanezcan en centros penitenciarios destinados a la población varonil”.

Asimismo, señaló que tras ingresar a la cárcel distrital femenil, la mujer emitió una denuncia ante la CDH, por lo que se inició una investigación sobre los hechos.

Luego de que el organismo acreditó la vulneración de los derechos humanos de la víctima, emitió una recomendación en contra de los servidores públicos involucrados y también solicitaron a la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos Contra las Mujeres agilidad a la denuncia.

“Estaba en una celda para ella sola, pero el penal era varonil y observamos que no es un espacio apropiado para mujeres, no hay infraestructura para hacer separaciones y no hay personal de custodia femenil que se encargue de asistirla y vigilarla, lo que se considera una violación a sus derechos humanos”, explicó la presidenta de la CDH de Zacatecas.