29 noviembre, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Salud de tabasqueños no tiene precio: Gobernador


  • El mandatario supervisó el funcionamiento de nuevo equipamiento para el diagnóstico del cáncer de mama en la Torre Oncológica del hospital “Juan Graham”
  • Inspeccionó los avances en la ampliación de la Unidad de Hemodiálisis del nosocomio de alta especialidad
  • También acudió al área de Diagnóstico Molecular y Vigilancia Epidemiológica, donde se analizan las pruebas PCR de COVID-19


El gobernador Adán Augusto López Hernández atestiguó la puesta en operación de equipos de mastografía y ultrasonido del Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham  Casasús”, que benefician a pacientes que se atienden en la Torre Oncológica del nosocomio, la cual fue abandonada por administraciones anteriores y que en atención a su compromiso de recuperar el sector salud, actualmente ya se encuentra en funcionamiento.

Al enfatizar que para garantizar la atención médica oportuna y de calidad a los tabasqueños su gobierno no escatimará recursos, el jefe del Ejecutivo recordó que el anterior gobierno dejó de pagar las pólizas de mantenimiento del aparato para el diagnóstico oportuno del cáncer de mama, por lo que se encontraba embodegado y sin funcionar desde 2014.

“Esto es parte de la recuperación del sector salud, luego de las condiciones en que recibimos el sector; esto estaba en el abandono. Estuvimos hace como 10 meses aquí y nos comprometimos a que se iba a instalar el mastógrafo”, refirió al subrayar que la salud de la población no tiene precio.

Indicó que también se adquirió un equipo de ultrasonido Phillips de última generación, que permitirá complementar los estudios que se realizan en la Torre Oncológica a pacientes con patología de mama. 

Acompañado por la secretaria de Salud, Silvia Guillermina Roldán Fernández y el director del hospital, Víctor Manuel Narváez Osorio, el mandatario también constató los avances de la ampliación de la Unidad de Hemodiálisis, en la cual se invierten más de 1.7 millones de pesos y que estará concluida en noviembre próximo.

Con esta obra, la Unidad de Hemodiálisis pasará de 12 equipos a 22, lo que permitirá atender a un mayor número de pacientes con padecimientos de insuficiencia renal.

El gobernador Adán Augusto López también supervisó el Centro de Investigación de Enfermedades Tropicales y Emergentes (CIETE), donde se encuentra el área de Diagnóstico Molecular y Vigilancia Epidemiológica en el cual se analizan las pruebas PCR para la detección del COVID-19, cumpliendo con las medidas y procedimientos establecidos por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE).

En esta unidad, que se encuentra en la Torre Oncológica y que es operada en coordinación con la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), fueron invertidos 15 millones de pesos para rehabilitación de las instalaciones y el equipamiento. 

Durante el recorrido, el director del “Juan Graham”, Víctor Manuel Narváez explicó que además de restablecer el funcionamiento del mastógrafo, se adquirió un ultrasonido de última generación con un costo de un millón de pesos. Estos dos equipos van a ser fundamentales para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de nuestra paciente de mama”, añadió el galeno.

Narváez indicó que con apoyo de la iniciativa privada, se destina una inversión de un millón 700 mil pesos en el proyecto de ampliación de la Unidad de Hemodiálisis, lo que permitirá incrementar la cobertura de 12 a 22 máquinas, en beneficio de 180 personas con insuficiente renal crónica. “Esto (la ampliación de la Unidad) nos da la posibilidad de crecer al 100 por ciento y de atender a más pacientes”, añadió.

Precisó que fueron invertidos un millón 750 mil pesos en la remodelación del área y que se destinarán otros 250 mil pesos para reestablecer toda la zona de oxígenos y las máquinas nuevas que esas vienen de comodato por la empresa DICIPA.

Señaló además que en el CIETE, especialistas realizan las detecciones de SARS-CoV-2 (COVID-19) y también se implementarán las pruebas para diagnóstico de influenza, dengue, zika, chikungunya y otras enfermedades infecciosas. “Es una zona de seguridad que también tuvimos que reactivarla. Se le aplicó a esa zona una inversión que anda alrededor de los 15 millones de pesos en el equipamiento para poder tener un laboratorio de biología molecular y hacer pruebas de COVID con altísima calidad”, destacó Narváez Osorio. 

El médico indicó que gracias a estas inversiones para rescatar del abandono la Torre Oncológica esta unidad opera actualmente al 20 por ciento. “Yo creo que a final de año debemos estar más o menos en el 40 por ciento y ya con equipamiento y todo, creo que será el año que viene funcionará totalmente, pero lo que necesitábamos era entrar, empezarla a utilizar porque si no nunca vamos a poder”, finalizó.