3 diciembre, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Piden a la Fiscalía de CDMX castigar a los asesinos de adolescentes mazahuas

Cuartoscuro


• La Cámara de Diputados pide salvaguardar la vida y desarrollo de todas las niñas y niños

• Llama a proceder a la reparación del daño y evitar la revictimización.

  • Dos menores más están desaparecidos.

Ciudad de México.- La tortura, asesinato y mutilación de dos niños mazahuas en la Ciudad de México, ha dejado en evidencia la incapacidad del gobierno capitalino ante la creciente violencia en la metrópoli e incluso, la revictimización por parte de la Jefa de Gobierno en contra de los menores.

Yair y Hector, de 12 y 14 años respectivamente, eran hijos de indígenas mazahuas de San Antonio Pueblo Nuevo, Estado de México, quienes vivían desde muy pequeños en la Ciudad, en donde acompañaban a sus padres y los apoyaban en la venta de diversos productos como comerciantes ambulantes.

De acuerdo a las primeras investigaciones, ambos niños fueron asesinados y descuartizados en una vecindad del Centro Histórico de la Ciudad de México por un grupo delictivo que controla el trasiego de drogas, cobros de piso, secuestros y extorsiones en la zona, conocida como la Unión Tepito.

Los restos de los jóvenes indígenas fueron localizados por elementos de seguridad que interceptaron a un individuo sospechoso con unos contenedores, en los que transportaba los cuerpos mutilados.

Aunque aún no se conoce la razón oficial de los hechos, la jefa de gobierno de la ciudad, Claudia Sheinbaum, indicó la posibilidad de un ajuste de cuentas por temas de narcomenudeo. Sin embargo, la madre de los niños, negó que sus hijos tuvieran algún tipo de vinculo con el crimen organizado.

En este sentido, el Pleno de la Cámara de Diputados exhortó a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México a realizar una investigación adecuada, presentar las pruebas dentro del enjuiciamiento y actuar conforme al marco legal para que sean castigados los responsables de vulnerar el derecho a la vida de dos adolescentes de la comunidad mazahua.

En el acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), aprobado en votación económica, pidió que adicionalmente, en colaboración con las autoridades competentes, se realicen las gestiones a que haya lugar para que proceda la reparación del daño a las víctimas y sus familiares, además de evitar acciones que pudieran revictimizarlas.

La Cámara de Diputados considera prioridad salvaguardar la vida y desarrollo de todos los niños y niñas mexicanas.

Además, hizo un llamado a la Procuraduría de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y al Gobierno de la Ciudad de México a respetar, proteger y garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes víctimas de la violencia y del crimen organizado, así como a reforzar las acciones y políticas públicas para evitar que sean víctimas de la delincuencia.

También, solicitó a las autoridades de la Ciudad de México reducir los riesgos de violencia asociada a niñas, niños y adolescentes, desterrar la violencia estructural, cultural y directa que sufren, así como erradicar la discriminación a los grupos vulnerables. 

Asimismo, exhortó al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes a atender, proteger y salvaguardar a menores reclutados por la delincuencia y coadyuvar con las autoridades de la Ciudad de México, a fin de garantizar los derechos de este sector poblacional, incluyendo la ejecución de un plan integral para prevenir la violencia de grupos criminales en su contra. 

Además, a realizar urgentemente las líneas de acción necesarias, a nivel comunitario y familiar, que fortalezcan el tejido social y lograr la protección de la niñez ante la vulnerabilidad en la que se encuentran muchos de sus integrantes.

Desde su curul, la diputada Verónica Beatriz Juárez Piña (PRD) agradeció que todos los grupos parlamentarios se sumaran al acuerdo para condenar el asesinato de dos adolescentes mazahuas. Se manifestó por garantizar a niñas, niños y adolescentes una vida libre de violencia.

Los líderes de la Unión Tepito, el grupo delictivo que habría ordenado el asesinato de ambos jóvenes, ya están en la mira de las distintas instituciones de seguridad pública, quienes los buscan en por lo menos seis estados de la República, de acuerdo con los datos publicados por El Universal.

Por el momento, los esfuerzos para dar con los supuestos autores intelectuales también del desmembramiento de dos jóvenes mazahuas, estarían ubicados en los estados donde tiene más presencia la organización: Cancún, Querétaro, Hidalgo, Puebla o Veracruz son sólo algunos, informaron los periodistas David Fuentes y Kevin Ruiz.

Además, el medio de circulación nacional informó que también sumaron el estado de Oaxaca en fechas recientes, pues “El Betito”, ex líder de la organización, fue recientemente trasladado a un penal de máxima seguridad en la entidad, al igual que otros líderes de la Unión Tepito como David García, “El Pistache” y Óscar Flores, “El Lunares”.

Por el momento, las cartas fuertes de las autoridades serían El “Chori”, La “Chofis”, El “Huguito”, El “Manzanas”, El “Mi Jefe”, El “Uriel” y El “Elvis”. De acuerdo con las investigaciones, retomadas por el medio, habrían sido los anteriores quienes ejecutaron el asesinato y descuartizamiento.

Hasta el momento, dos de los presuntos responsables del delito ya fueron vinculados a proceso, de acuerdo con la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México. El primero de ellos fue imputado con prisión preventiva oficiosa con tres meses para terminar la investigación complementaria. Al segundo se le dictaron 15 días para el cierre de la investigación complementaria.

Se trata de Baltazar “N”, quien transportaba las cajas con los restos de los menores al interior, pero al atorarse y ver caer las cajas, decidió huir con rumbo a una vecindad ubicada en República 86. Aunque no está claro, de ahí se habría indicado a Édgar El “Zuñiga” que se trasladara al lugar para recoger lo que aparentemente sería “basura”.

Pero días después también se logró el arresto de José David “N”, también conocido como El Chayanextorsionador y presunto líder de una célula de la organización criminal la Unión Tepito, quien supuestamente se vincula con el delito cometido en contra de dos mejores.

José David “N”, ligado al narcotráfico, extorsiones, y homicidios en la capital del país, fue arrestado por agentes de inteligencia policial de la Secretaría de Seguridad Ciudadana por el delito de robo a transeúnte en la colonia Doctores de la capital del país.

Dos menores más desaparecidos.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México busca a dos adolescentes que, de acuerdo con comerciantes y vecinos del Centro Histórico, serían amigos de Héctor Efraín y Alan Yahir, los niños de origen mazahua que habrían sido asesinados y descuartizados en una vecindad ubicada en el número 86 de la calle de Cuba, en el centro.

Los niños desaparecidos, y de los cuales se emitió una alerta amber, fueron identificados como Johana Vianey Delgadillo Díaz de 14 años y Brandon Arturo López Campos de 15, quienes se ausentaron en fechas cercanas al asesinato de Héctor y Alan.

De acuerdo con el reporte de la Fiscalía capitalina, Johana Vianey fue vista por última vez en la colonia Centro (área 1) el pasado 28 de octubre, vestía sudadera rosa, mallón azul marino y tenis blancos. La alerta destaca que el reporte de desaparición fue recibido el día 30 de octubre de 2020, dos días después de que la adolescente no regresara a casa.ADVERTISING

Por su parte, Brandon Arturo fue visto por última vez el 2 de noviembre en calles de la colonia Guerrero. Vestía pantalón tipo peto de mezclilla, una sudadera blanca con letras rojas y tenis blancos. Como seña particular tenía una cicatriz en la ceja derecha.

Alerta amber Brandon Arturo López Campos (Foto: Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México)

Alerta amber de Johana Vianey Delgadillo Díaz (Foto: Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México)

Según el diario El Universalcomerciantes y vecinos de los niños desaparecidos, dijeron a las autoridades que ambos eran amigos de Héctor y Alan, y debido a las fechas en las que desaparecieron, no descartan que estén relacionados con el caso.