25 febrero, 2021

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Concluye primera jornada de análisis de la reforma a la Ley del Banco de México


• Diputadas, diputados, sector empresarial, académicos y consultores fijaron sus posturas

En el Parlamento Abierto de análisis respecto de la minuta con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley del Banco de México, diputadas, diputados, funcionarios de la SHCP y de la CNBV, representantes del sector empresarial, académicos y consultores, fijaron sus posturas sobre el documento en materia de captación de divisas extranjeras en efectivo.

El senador Alejandro Armenta Mier (Morena), presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Púbico del Senado, explicó que la reforma propone establecer un mandato para que los montos de dólares en efectivo que no puedan ser repatriados a Estados Unidos sean comprados por el Banco de México y regule el procedimiento de compra al tipo de cambio vigente. 

Indicó que se busca ampliar y mejorar institucionalmente la relación y fortalecer el esfuerzo de los trabajadores mexicanos que se benefician del intercambio de dólares en efectivo. Consideró que la iniciativa no debe de ser vista como una cuestión técnica o monetaria, sino como un nuevo tipo de política cambiaria social.

Por el PRI, la diputada Mariana Rodríguez Mier y Terán expuso que durante 2019 México recibió 36 mil 430 millones de dólares de remesas, de los cuales 374 millones fueron en efectivo; en los primeros once meses de 2020, 36 mil 945.3 millones de dólares por concepto de remesas, de los cuales 234.4 millones fueron en efectivo. “Los datos no reflejan el monto real de las llamadas remesas de bolsillo; hay que apoyar a las y los migrantes”.

El diputado Benjamín Saúl Huerta Corona (Morena) señaló que es una reforma con sentido estrictamente social, no tiene números o sentido financiero exclusivamente; favorece a los migrantes mexicanos y, de ninguna manera, hay riesgo para el Banco de México, porque la adquisición de divisas y de dólares está regulada y existen candados; es falso que se vulnera la autonomía de Banxico.

Del PAN, el diputado José Isabel Trejo Reyes (PAN) enfatizó que la posición de su grupo parlamentario es muy clara: “no estamos de acuerdo con el dictamen”, pero sí en encontrarle una solución al tema de la compra de los dólares a los migrantes; “el problema no es ese, es que aprovechando la ventanilla abierta se nos puedan meter los de la criminalidad para lavar dólares”. También, dijo, “nos preocupa que se pierda la autonomía del Banco de México”.

Por el PT, el diputado Benjamín Robles Montoya dijo que buscará que todas las medidas que se aprueben conlleven a una mejora en la calidad de vida de la comunidad. “En el PT no aprobamos leyes por consigna; defendemos la autonomía del Banco de México y solo aprobaremos leyes que combatan la corrupción, la defraudación, el crimen y el lavado de dinero; apoyemos a los migrantes”.

Resolver problemas de los migrantes al cambiar sus dólares

El titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Jorge Meléndez Barrón, señaló la importancia de ayudar a los migrantes y sus familias ante las dificultades que enfrentan al cambiar sus remesas. Es necesario promover la inclusión y educación financiera para que las familias mexicanas puedan usar las alternativas que les ofrezcan mejores condiciones para el manejo de sus recursos.

Consideró que el conflicto no se origina en problemas operativos de los bancos para exportar dólares, sino en la falta de acceso a otras alternativas para el manejo de remesas. Hay que brindar facilidades de apertura de cuentas bancarias para que las y los migrantes accedan a transferencias, que les sea factible abrir cuentas y que tengan fácil acceso a sus fondos.

Añadió que si el Banco de México asume la obligación de comprar los dólares de remesas, significaría atacar el problema de manera directa y no esperar una respuesta de los bancos comerciales. Al mismo tiempo, dijo, es necesario tomar medidas que incrementen la confianza en el sistema financiero mexicano.

El presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Juan Pablo Graf Noriega, expuso que la profundización de las acciones de política pública tendientes a ampliar la infraestructura financiera de bancos y otros intermediarios no bancarios a municipios y localidades, en donde falta dicha infraestructura, debe ser el centro de la estrategia para resolver los problemas que enfrentan los migrantes al vender sus dólares en efectivo en territorio nacional.

La ampliación de dicha infraestructura, dijo, debe avanzar sobre bases firmes en materia de seguridad de la información, protección de la misma y una adecuada gestión de los riesgos de prevención de lavado de dinero. Indicó que las principales líneas de acción para lograr esta meta son: facilidad para la apertura de cuentas para distintos intermediarios, expansión de las sucursales bancarias, incluidas la del Banco del Bienestar y la ampliación de la red de corresponsales.

 En la CNBV, dijo, se trabajará para que la regulación habilite a las instituciones un uso más generalizado de la matrícula consular como identificación en la apertura de cuentas. Agregó que todas las soluciones que se implementen para mejorar el acceso de migrantes y sus familias a los servicios financieros, deberán cumplir con los más altos estándares en materia de prevención de lavado de dinero.

José Medina Mora Icaza, presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), expuso que con las reformas se corre el riesgo de que el Banco de México adquiera dinero de procedencia ilícita y pase a formar parte de las reservas internacionales, y se vulnera la autonomía de Banxico. Se manifestó por atender a los migrantes y resolver el tema directamente, a través de mecanismos que los ayuden a cambiar sus dólares de forma segura, ágil y sin pérdida de valor.  

Édgar Nolasco Estudillo, vicepresidente de Financiamiento al Desarrollo Económico y Empresarial de Concanaco-Servytur, se pronunció por apoyar todas aquellas medidas que faciliten la responsabilidad social con los migrantes; tener sistemas regulatorios más firmes; corresponsalías suficientes; sucursales bancarias adecuadas para fortalecer la inclusión financiera en las regiones, y así hacer menos posible la circularidad del efectivo en dólares.

A su vez, el presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Ángel García-Lascurain, señaló que la reforma colocaría al Banco Central en una situación de riesgo como: pérdida de autonomía, señal a los mercados e inversionistas de que la operación de Banxico puede estar sujeta a determinaciones externas; sanciones y elevaría la posibilidad de que recursos de procedencia ilícita se incorporen en el circuito de efectivo de moneda extranjera.  

Valeria Moy Campos, directora general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), mencionó que la minuta implica un mayor riesgo para el Banco Central y para la economía mexicana, porque limita la capacidad de actuar de Banxico, pero sobre todo vulnera su autonomía.

“No es el mecanismo para resolver un problema que representa menos del 1 por ciento del total de las remesas enviadas al país; se deben fijar esquemas regulatorios y operativos que permiten a los bancos comerciales gestionar la disponibilidad de dólares en efectivo que poseen”.

El presidente de la Cámara de Comercio de Cermak, Chicago, Héctor Escobar Márquez, argumentó que “es un sueño guajiro el querer corregir el sistema bancario mexicano; los migrantes necesitamos su apoyo. Se habla de tecnología cuando en las escuelas no hay educación financiera; necesitamos un cambio en ley que beneficie a los migrantes”.

Guillermo Zamarripa Escamilla, de la Fundación de Estudios Financieros A.C, indicó que la minuta deja de lado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y le pasa la responsabilidad al Banxico. Sostuvo que se vulnera la autonomía del Banco y se le está obligando a realizar una operación activa con el sector financiero que es comprarle dólares.  

María Eugenia Butler Apátiga, de la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas AC, planteó formar un grupo de trabajo con la ex embajadora Roberta Jacobson, actual asistente y coordinadora de la frontera sur de los EE.UU. que contemple analizar y cuantificar el apetito real de la banca corresponsal de Estados Unidos por el negocio de la corresponsalía, así como la apertura de puntos regulados y supervisados en los lugares donde se concentra el problema de dólares en efectivo.  

José Juan Estrada Hernández, secretario del Migrante de Zacatecas, señaló que no se necesita una modificación a la ley; lo que se requiere es la implementación de políticas públicas que puedan ayudar a facilitar los sistemas financieros para los migrantes. Estimó que el sistema bancario mexicano necesita reformas importantes para estar más a la par del sistema bancario en los Estados Unidos.

Jorge Alfonso Calderón Salazar, académico de la UNAM, consideró que la reforma es correcta, atiende un problema fundamental “y es el hecho de que, por decisiones unilaterales que tomó el Departamento del Tesoro de Estados Unidos” se ha ido reduciendo la capacidad de la banca mexicana para colocar dólares en efectivo a través de corresponsales bancarios estadounidenses en el sistema bancario de Estados Unidos”. 

Los especialistas Mario Di Costanzo Armenta, José Alberto Balbuena Balbuena y Cesar Humberto Tello Rangel, mencionaron que la iniciativa vulnera la autonomía del Banco de México. Recomendaron ampliar las facultades del Banco, trabajar en un plan alternativo en el tema de corresponsalías bancarias en Estados Unidos y mejorar los procesos del cambio de divisas. 

Durante el Parlamento Abierto de análisis a la minuta que reforma la Ley del Banco de México en materia de captación de divisas extranjeras en efectivo, representantes del sector bancario expresaron sus puntos de vista a las y los legisladoras.

Expusieron diversos temas como disminuir el riesgo de lavado de dinero, protección a identidad de emigrantes e inclusión financiera, entre otros.

Intervención del Gobernador del Banco de México

En la Mesa 1 “Aspectos legislativos e impactos jurídicos”, el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León Carrillo, comentó que la reforma tiene por objeto fortalecer la economía de las familias mexicanas que reciben remesas en efectivo, generar un entorno más adecuado para la administración de los dólares y que estos pueden canjearse de manera legal y segura.  

Durante su exposición refirió que las remesas que recibe México del exterior crecieron 60 por ciento entre 2011 y 2019, de enero a noviembre de 2020 representaron 36 mil 946 millones de dólares que equivalen al 3.9 por ciento del Producto Interno Bruto. “La mayor parte de las remesas no son recibidas en efectivo, sino a través de transferencias electrónicas”. 

Apuntó que es clara la necesidad de mejorar la cobertura de servicios financieros en los puntos de entrada o de primer contacto de migrantes y de las localidades receptoras de remesas, ampliar la gama de servicios financieros y robustecer las relaciones de corresponsalía de la banca mexicana con entidades del exterior para fortalecer la exportación de moneda extranjera en efectivo. 

Señaló que con la adquisición de divisas en efectivo por parte del Banco de México, se debilita la disciplina con la que deben operar las instituciones financieras para acreditar la trazabilidad de los recursos que reciben y eleva el riesgo para el sistema financiero mexicano en general. “Darle el derecho a la banca de tercerizar sus exportaciones de moneda extranjera a través del Banco de México vulneraria su autonomía”, consideró.

Díaz de León añadió que una de las acciones concretas es tener un consejo donde estén representadas las diferentes instituciones y se identifique todo el circuito de la circulación de los dólares en efectivo, así como tener una base de datos que acompañe al migrante y que la cédula migrante les ayude a acercarse más a sus necesidades financieras, lo que sería de mucha utilidad.

Sobre los envíos electrónicos, indicó que la identificación de los migrantes ayudaría a reconocerlos en cualquier parte del país, así como al momento de las operaciones, lo que permitiría que tengan mejores servicios financieros y condiciones.

Agregó que se debe tratar de convertir a los migrantes en clientes de las instituciones financieras y diseñar instrumentos, requisitos de identificación, autentificación y validación; “si hacemos esto, podemos contribuir a que tengan mejor cobertura y servicios para que no tengan que recurrir a mercados irregulares”. 

“No es más que justicia elemental el tratar de pensar en cómo podemos contribuir de mejor manera a que funcione mejor ese circuito de dólares en efectivo de una manera que sea eficaz y certera”, indicó.

Asociación de Bancos de México

El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera Lajous, dijo que existe un problema de índole social en México en la compra de dólares en efectivo de trabajadores migrantes, de turistas y trabajadores del turismo que no tiene la posibilidad de cambiarlos en el mercado formal y en tipos de cambio competitivos. 

Explicó que el año pasado ingresaron siete mil 700 millones de dólares en efectivo divididos en dos apartados: el 67.5 por ciento de migrantes y el 32.5 de la industria del turismo. De ese total, mil 600 millones de dólares fueron cambiados a tipos de cambio inferiores a los del mercado formal.

Niño de Rivera añadió que no existe un tope para la repatriación de dólares de ninguna índole; lo que existe es un número de bancos que en México compran dólares en efectivo que tienen corresponsales bancarios en el exterior, algunos en Estados Unidos, Canadá y España, donde se exportan los dólares en efectivo y el límite está en función del tamaño de cada banco, del corresponsal bancario y la relación que tienen los dos.

Respecto a incluir al Banco del Bienestar en este proceso de compraventa de divisas, consideró que es una magnífica idea, sólo que, agregó, este Banco tendría que tener la infraestructura suficiente de tecnología, instalaciones físicas, personal capacitado, monitoreo y prevención de lavado de dinero.

Señaló que es un problema muy complejo porque los dólares en efectivo y su repatriación, particularmente a Estados Unidos, no es el único servicio de corresponsalía que tiene la banca; también está incluido el comercio internacional, el sistema de pagos internacional del banco y su clientela.

Representantes del sector bancario

Fernando Rodríguez Antuña, director corporativo de Cumplimiento y Prevención de Operaciones de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo de Scotiabank Inverlat, dijo que México cuenta con un marco regulatorio alineado a los estándares internacionales y evaluaciones de organismos, como el Grupo de Acción Financiera, con el propósito de prevenir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

Antuña puntualizó que sí se tiene un estado óptimo de regulación; sin embargo, seguiremos evolucionando el esquema regulatorio para cerrar todas las brechas y minimizar los riesgos. Comentó que los bancos mexicanos están sujetos a una supervisión permanente en los diferentes temas de riesgo a los que están expuestos y en el tema de prevención se hace una evaluación muy focalizada.

Alberto Gómez Alcalá, director corporativo de Desarrollo Institucional, Estudios Económicos y Comunicación de Citibanamex, comentó que pensando en los migrantes hoy están disponibles cuentas de fácil apertura que requieren solo de información simplificada y sin la necesidad de trámites presenciales.

Gómez Alcalá refirió que si más migrantes forman parte del sistema financiero será mejor, porque la transferencia pasaría por el canal de cambio de banco a banco y eso garantiza un tipo de cambio muy cercano al interbancario. “Lograr bancarizarlos sería una ruta muy clara de avance”.

Carlos Rojo Macedo, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México, indicó que con la voluntad y el trabajo consensuado de todos los actores en ambos lados de la frontera, se pueden reforzar los lazos de corresponsalía.

“Debemos hacer un énfasis grande en fortalecer la percepción sobre la disciplina que tienen en nuestro país, regulado y regulador, para la aplicación de todas las normas, regulaciones y mejores prácticas internacionales en esta materia”.

Mencionó que los bancos no tienen áreas que estén en contacto con los migrantes; sin embargo, la banca, en la manera en que facilita el crédito a la sociedad, lo que busca es elevar la calidad de vida de los mexicanos. Mencionó que es importante generar este grupo de trabajo con la contraparte en Estados Unidos, ya que, si no se atiende de manera conjunta, el problema va a seguir.

A %d blogueros les gusta esto: