13 septiembre, 2021

De tin marín de don pingüe… ¿por qué partido?

Por Horacio Corro Espinosa

Como a muchos de mis paisanos les encanta el chisme, aquí les cuento la historia sobre mis registros que hice a los diferentes partidos políticos para participar en la próxima contienda electoral municipal.

En realidad no son mis paisanos los interesados en saber si voy a buscar la presidencia municipal de Huajuapan de León, sino una bola de troles manejados por algunos de los aspirantes a esa posición. ¡Parece que les preocupo mucho!

La mayoría de los partidos políticos andan buscando a los mejores hombres o mujeres que puedan representarlos en las próximas contiendas; por eso, varios ambiciosos han levantado la mano porque creen ser los candidatos perfectos.

Lo cierto es que los partidos políticos ya no buscan a las mismas personas que han ocupado los mismos puestos durante toda la vida. Buscan personas polivalentes, que tengan varios valores, pues. Es por eso que buscan líderes.

Hace tiempo leí una frase de mi compañero periodista Felipe Sánchez, en su Escaparate político, que decía más o menos así: un político perverso no busca amigos sino cómplices, compañeros de vicio, interesados, socios. Esta frase describe cómo ha sido la política durante años. 

En esta ocasión, parece que los partidos políticos buscan líderes, no dirigentes, que puedan garantizar el gane.

Como sabemos, varios partidos se han coaligado para llevar a un candidato que aún no conocen. No lo conocen porque no lo encuentran, y los que han levantado el dedo no sobreviven a la primera prueba de fuego.

Resulta pues, que la mayoría de los partidos están despelucados. Uno de los más fuertes contendientes para la presidencia de Huajuapan, es el actual regidor Víctor Nájera. Es más, el dirigente estatal del Verde Ecologista, José Antonio Estefan Guillessen, lo destapó públicamente desde hace más de un mes.

Entonces, pues, todos buscan a un candidato, hombre o mujer, que no se ponga de rodillas ante nadie, y que sepa defender a las mujeres que viven en peligro de palabras, obras y omisión. Alguien que honre su palabra, y que le lleve agua al sediento a corto plazo. Que sepa rodearse, no de una casta, pero sí, de gente del pueblo porque allí también hay líderes.

Un candidato, hombre o mujer, que duerma mal por pensar en todo lo que le falta a Huajuapan y cómo hacer que prospere. Que reciba a sus electores como un médico en su consultorio, y que tenga en la sangre nuestra historia y nuestra cultura.

Bueno, en cuanto a mis candidaturas, no tengo ninguna. Lo cierto es que la mayoría de los partidos políticos me la ofrecieron para representar a la tierra donde nací, crecí y la he llevado en el corazón: Huajuapan de León.

Supongo que me la ofrecieron porque no huelo a naftalina, y eso lo ven como un punto a su favor.

Todos me dijeron que iría como candidato ciudadano, y que ninguno de los dirigentes estatales o nacionales meterían la mano en la designación de la planilla, ni me impondrían gente para manejar las regidurías o direcciones.

Así que… de tin marín de don pingüe… ¿por qué partido?

La neta, me siento honrado, simplemente por haber sido tomado en cuenta. Pero vaya quien vaya como candidato, ya no deben repetirse los errores que casi siempre han cometido: lanzar a los mismos. 

Hoy se busca un candidato, hombre o mujer, que no dé vergüenza ajena, que sepa leer, que sepa escribir, y que al menos tenga la bondad de ir al trabajo. Los ciudadanos ya no quieren a esos esperanzados en robar las arcas municipales, y que además, nadie les tome cuentas.

A %d blogueros les gusta esto: