24 noviembre, 2022

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Feminicidios

Mari reprime su dolor, sus lagrimas se ahogan, porque prometió a Rosita no llorarle, pero el dolor la carcacome, el pasado sábado que estuvimos con ellos en su casa, frente a la imagen de la bella Rosita, se permitió dejar que brotaran esas lagrimas contenidas. Ese dolor de saber que su pequeña, ya no regresara más a casa, solo en sueños, solo en aquella imagen que mantiene a sus padres con la ilusión de saberla muy cerca de ellos. 

A %d blogueros les gusta esto: