25 noviembre, 2021

Gobierno de Oaxaca pide aumento en presupuesto y nuevo crédito millonario 

Diego Martínez Sánchez

  • Para el DIF más de 370 millones, para el Hospital de la Niñez, 40 millones.
  • Comunicación Social más de 260 millones, Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano, 27 millones.

Oaxaca.- Pese a la nula transparencia en el uso de los recursos públicos, al grado de tener tres Cuentas Públicas sin aprobar por el Congreso local, el gobernador de Oaxaca, el priista Alejandro Murat Hinojosa, pidió un presupuesto superior a los 82 mil millones de pesos, así como la autorización de un nuevo crédito por 1,534 millones de pesos, justo a unos meses de concluir su administración. 

Pese a la nula transparencia en el uso de los recursos públicos, al grado de tener tres Cuentas Públicas sin aprobar, el gobernador Alejandro Murat pidió un presupuesto superior a los 82 mil millones de pesos, así como la autorización de un nuevo crédito por 1,534 millones de pesos, justo a unos meses de concluir su administración. 

Tras presentar su Quinto informe de gobierno, Murat Hinojosa solicitó a la recién ungida LXV Legislatura, se le permita la contratación de otra deuda por 1,534 millones 235 mil 126 pesos, para “el refinanciamiento y/o reestructura de dos créditos que forman parte de la Deuda Pública a cargo del Estado”, según reza el documento entregado al Congreso. 

La propuesta establece que dicho financiamiento podrá instrumentarse a través de uno o varios contratos de crédito, hasta por un plazo de 20 años, contados a partir de la primera disposición de cada uno de ellos. Y plantea la afectación de un porcentaje de las participaciones del estado del Fondo General de Participaciones, para que sea la fuente de pago (sin incluir intereses) de dicho financiamiento.  

De acuerdo a lo dicho por el propio Murat Hinojosa, en el 2004 –año que terminó el gobierno de su padre, José Murat Casab-, la deuda estaba en 280 millones de pesos, pero el gobierno siguiente, el de Ulises Ruiz Ortiz, la aumentó a 5,700 millones, mientras que Gabino Cué llevó la deuda hasta 30 mil millones de pesos. De los cuales, Murat asegura que para el final de su administración se habrán pagado 13 mil millones de pesos.

No obstante, a dos años de que el Congreso aprobara una deuda por 3 mil 500 millones de pesos y un refinanciamiento de largo plazo por 13 mil 500 millones de pesos, para la reactivación económica del estado, a través de 118 proyectos, no existe claridad en el ejercicio de los recursos.

Según datos de la administración estatal, “a septiembre de 2021 se autorizaron 178 proyectos por un monto total de 2 mil 370 millones de pesos. De ese paquete de proyectos, 154 ya se encuentran terminados en rubros como agua potable, alcantarillado y saneamiento, electrificación, vivienda, urbanización, carreteras, caminos y puentes”, aunque muchos de ellos han estado involucrados en denuncias por corrupción, contratación de empresas fantasma, subcontratación, incremento de precios y el uso de materiales de mala calidad, sobre todo en los últimos tres rubros.  

Dichos recursos junto a la opacidad en su ejecución, se suman a los presupuestos que recibe anualmente por aportaciones federales el gobierno de Oaxaca, y aunque los beneficios no se ven reflejados en las comunidades, representan cifras millonarias destinadas a dependencias inoperantes o con muy pocos resultados en relación a los recursos asignados. 

Para el Ejercicio Fiscal 2022, Murat Hinojosa solicitó a la LXV Legislatura, controlada por Morena y sus aliados; 82 mil 808 millones 199 mil 57 pesos, lo que representa un incremento de 7 mil 614 millones 22 mil pesos, a los  75 mil 193 millones 98 mil pesos que recibió en el 2021. 

Y aunque en cinco años no existen obras trascendentales, proyectos sociales de alto impacto o una mejoría tangible en la calidad de vida de las y los oaxaqueños, Alejandro Murat continúa elaborando presupuestos que prioricen su imagen pública, antes que el desarrollo del estado. 

De aprobarse la propuesta de Murat Hinojosa, la gubernatura tendría un presupuesto por 177 millones 891 mil 367.54 pesos. La Secretaría General de Gobierno, inoperante en la mayoría de las ocasiones, 353 millones 374 mil 758.93 pesos.

Los Servicios de Salud serían los más beneficiados con 4 mil 395.93 millones de pesos, pero 3,924 millones son para el pago de obligaciones fiscales. 

La Secretaría de Seguridad Pública, que deberá contrarrestar los altos indices de criminalidad y el aumento de delitos en toda la entidad, percibiría 1 mil 511 millones 878 mil 705.54 pesos. 

La Secretaría de Administración trabajaría durante el 2022 con 994 millones 884 mil 479.01 pesos. Adicionales a los 650 millones 782 mil 244.69 pesos para la Dirección de Recursos Humanos.

Otra dependencia que recibe recursos injustificables, es la Consejería Jurídica del Gobierno del Estado con 351 millones 447 mil 480.56 pesos. 

Mientras que el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de Oaxaca, tendrá a su disposición 374 millones 133 mil 890.99 pesos, cifra muy distante a los 47 millones 999 mil 856.33 pesos que se asignaron para el Hospital de la Niñez Oaxaqueña. 

La Secretaría de Finanzas pidió 602 millones 31 mil 950 pesos, sumados a los 1 mil 747 millones 924 mil 82.98 pesos del apartado Finanzas-Normativa. 

A la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable le tocarían  264 millones 947 mil 795.32 pesos y, a la de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura, 280 millones 586 mil 434.14 pesos.

Presupuesto muy similar al de la Coordinación General de Comunicación Social y Vocería del Gobierno del Estado, área encargada de la imagen del gobernador y que en con los 262 millones 721 mil 257.47 pesos programados para el 2022, sumarían más de 1,700 millones gastados en publicidad, en solo seis años. 

Por otro lado tenemos a la Secretaria de Movilidad con 151 millones 987 mil 749.86 pesos, a la de Culturas y Artes de Oaxaca con 186 millones 247 mil 537.73 pesos o la de Economía con 180 millones 594 mil 63.54 pesos. Recursos superiores y mejor invertidos que los 119 millones 742 mil 3.97 pesos que tendría la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, para seguir encubriendo el desfalco a las arcas públicas. 

En contraste con los presupuestos asignados a Comunicación Social, áreas estratégicas y prioritarias como la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano solo contará con 27 millones 336 mil 14 pesos para atender el estado con la mayor diversidad étnica del país. 

A pesar de la creciente violencia e inequidad de género, la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca, podría disponer de 18 millones 745 mil 909.95 pesos, presupuesto similar al percibido en años anteriores. 

Situación similar a la de la Secretaría de Turismo con 97 millones 175 mil 68.18 pesos para garantizar una atracción que permita la reactivación económica de una de las principales fuentes de ingresos del estado. 

O la Secretaría de Bienestar, cuya principal tarea es contrarrestar los indices de rezago, pobreza y marginación, labor que deberá desempeñar con 82 millones 284 mil 335.39 pesos.

Función titánica como la de la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable que con 36 millones 214 mil 204.38 pesos debe proteger, preservar, regular y garantizar el cuidado de los bastos recursos naturales de una entidad como Oaxaca, que cada día se ve más afectada por la sobreexplotación y el saqueo ilegal de sus materias primas. 

Aunque el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca pudiera sonar como el ganador con 26 mil 179 millones 105 mil 757 pesos, poco más de 26 mil son exclusivamente para el Magisterio.  

Para el poder Legislativo se propone un presupuesto de 542 millones 153 mil 266.56 pesos. De esos recursos, al Congreso del Estado le tocarían 430 millones 468 mil 392.59 pesos. Y al Órgano Superior de Fiscalización del Estado de Oaxaca, complice de la corrupción, 111 millones 684 mil 873.97 pesos. 

Al Poder Judicial se destinarían 1,107 millones 50 mil 105.54 pesos, de los cuales, 869 millones 31 mil 393.01 pesos corresponden al Consejo de la Judicatura.

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca podría recibir 40 millones 604 mil 284 pesos. Mientras que la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas para el Estado de Oaxaca que ejercerá un presupuesto de 22 millones 687 mil 500 pesos.

Presupuestos que ni en conjunto, superan a los 70 millones 580 mil 233.38 pesos que pidieron para la Dirección General del Hangar Oficial del Gobierno del Estado. 

El Órgano Garante de Acceso a la Información Pública, Transparencia, Protección de Datos Personales y Buen Gobierno del Estado de Oaxaca, tendría 30 millones 153 mil 955.83 pesos.

La Fiscalía General del Estado de Oaxaca, 826 millones 179 mil 286.70 pesos. Que deberá compartir, en teoría, con la Fiscalía Anticorrupción que ha denunciado no contar ni con los mínimos recursos para realizar su función, situación similar a la que enfrenta la Fiscalía Electoral, aunque en esta última se advierte una inoperancia que podría rozar en complicidad. 

Como en barata del Buen Fin, el gobernador Alejandro Murat propone implementar un recorte del 20% en los gastos corrientes de algunas dependencias de su administración, particularmente en rubros como telefonía celular; internet, redes, fotocopiado e impresión; combustibles, lubricantes; energía eléctrica; pasajes aéreos; pasajes terrestres; peajes y puentes.

Así como servicios de traslado, viáticos y hospedaje; arrendamiento de muebles para oficina; instalación, mantenimiento y reparación de mobiliario y equipo de administración; instalación, mantenimiento y reparación de equipo de cómputo y tecnología de la información.

También en servicios legales, de contabilidad, auditoría y relacionados; servicios de consultoría administrativa, de procesos, técnica y en tecnologías de la información; que son contratados pese a contar con una robusta estructura de profesionistas dentro del padrón de empleados, así como recursos millonarios para atender estas áreas. 

En el caso de servicios profesionales, científicos y técnicos integrales, también se reducirán los gastos. 

Al igual que en ceremonias de orden social y fomento de actividades cívicas; sociales y culturales; reuniones, congresos y convenciones; exposiciones y espectáculos; gastos de representación; difusión sobre programas y actividades gubernamentales; publicación y divulgación de mensajes para promoción de bienes o servicios; impresos y publicaciones oficiales; servicios de creatividad, preproducción y producción de publicidad. 

Es decir, se reducirán los privilegios más no se eliminarán, porque como se ha denunciado desde diversos foros, incluida la máxima tribuna del estado, este es el sexenio de Hidalgo, y el último año no pinta diferente. 

Confiando en su cercanía con el Presidente López Obrador y el entregar Oaxaca a Morena en el próximo proceso electoral, Alejandro Murat espera mantener la misma impunidad de la que gozó con su antiguo jefe y padre político, Enrique Peña Nieto, a quien no dudó en traicionar solo para congraciarse con la nueva administración. 

Algo que él mismo considera como un logro de su gobierno, pero ahora falta ver si el apoyo de la federación es suficiente para ocultar todas las carencias que aún mantiene a gran parte de Oaxaca, sumida en la pobreza, herencia de la corrupción desmedida de sus gobernantes.

 

A %d blogueros les gusta esto: