7 agosto, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Entre el anacronismo y la esquizofrenia

El Zumbido del Moscardón por Alejandro Leyva Aguilar

Dos años al frente del poder ejecutivo y don López no ha presentado un solo resultado positivo a los mexicanos y sin embargo, su popularidad sigue por encima de la media, lo que quiere decir que, a pesar de tantas y tantas pifias, se ha dedicado a hipnotizar con palabrerías al lumpen que por ignorancia, aún cree en la boca del mesías de Macuspana.

¿Se han dado cuenta de algo?, don López jamás habla del presente o del futuro. En cada mañanera, se refiere al pasado y el PRI descifró de manera muy contundente y muy puntual ese enigma: no habla del presente o del futuro porque no tiene nada que decir de ellos.

Don López es un anacrónico, una persona que cree en el pasado, que supone que la historia es tal y como se la contaron los libros de texto en la primaria, piensa que Lázaro Cárdenas y Madero, realmente fueron héroes de la Patria y, como ya le falla la memoria, confunde episodios de la historia que en algún momento leyó, como cuando habló de la boda de su alter ego Benito Juárez y Carmen Romero Rubio.

En 24 meses hay en México más de 56 mil muertes violentas a causa del crimen organizado, 20 se sumaron de un jalón ayer en Guanajuato; los muertos por la mala e irresponsable estrategia contra el COVID-19, nos tiene con más de 22 mil muertos y contando, no se diga los niños con Cáncer fallecidos por falta de medicamento (muere un cada cuatro horas) y los diabéticos e hipertensos que atiende el sector salud, también.

Si hacemos una contabilidad de los muertos por diversas causas que lleva este gobierno de la transformación de cuarta, podríamos decir que por acción u omisión, Andrés Manuel en dos años ha cometido un crimen de lesa humanidad contra los mexicanos y los peor, contra los más pobres que son según él, su prioridad.

La cancelación de programas que probaron su efectividad en el combate a la pobreza extrema y alimentaria como las cocinas comunitarias, las estancias infantiles, apoyo a la vivienda, atención a jornaleros agrícolas, el de empleo temporal, apoyo a la comercialización, el de formación de recursos humanos basado en competencias de la SEP, el de apoyo a las personas en estado de necesidad, el de reservas urbanas y varios más, ha sido uno de sus peores errores.

Andrés Manuel canceló 18 programas sociales que, según el CONEVAL, incidían en el combate a la pobreza, en vez de ello, don López decidió que el dinero de esos programas se les diera en efectivo a las personas que lo requirieran, una medida populista y electorera para hipnotizar al pueblo.

Si mal no recuerdo, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, estaba programado para terminarse en la mitad de este sexenio. ¡Lo hubiese inaugurado Andrés Manuel!, sin embargo decidió cancelarlo y pagar todas las multas a los contratistas que ya habían invertido en esa magna obra, una que podría ser ejemplo en América Latina.

Por el contrario don López prefirió que el engrudo se le hiciera bolas e involucró mañosamente a los militares para que en una de sus bases, en Santa Lucía, ellos mismos se convirtieran en empresa y construyeran un aeropuerto que será, en términos de movilidad aérea, inútil porque las personas que vuelen de un estado hacia el extranjero, tendrán que atravesar la Ciudad de México para tomar su vuelo en Santa Lucía.

Lo mismo sucede con la refinería de dos bocas, invitó a expertos a construirla y esos expertos le dijeron que en los términos que proponía, su construcción era inviable, claro que antes habría declarado incompetentes a los ingenieros mexicanos para luego invitarlos y dejarles la obra a ingenieros que en su vida habrían construido una refinería de esa envergadura y en tiempos en los que las energías renovables llenan las agendas de los países del primer mundo.

Cuando todo el orbe le apuesta a las energías limpias y renovables, el trasnochado Obrador le apuesta a los combustibles fósiles, tal vez porque él mismo tiene algo de fósil, tal vez porque amlo es un vestigio.

Qué decir del tren maya. Un atentado a la naturaleza, aunque “le haya pedido permiso a la madre tierra” para hacerlo en un show mediático que solamente la masa ignorante le cree. El ecocidio que significa su construcción, no pasó desapercibida para los pueblos originarios que ya ganaron un amparo en contra de la construcción de este tren.

El pueblo chiapaneco ch´ol interpuso un recurso de amparo para suspender los trabajos de construcción del tren maya en el tramo de Palenque y un juez federal le otorgó ese amparo. El argumento para otorgarlo fue: “los habitantes de esas comunidades dijeron que mantener los trabajos en época de pandemia, les impedía participar en las manifestaciones de impacto ambiental y social a las que, como comunidades tienen derecho ante cualquier megaproyecto”.

Sobrada razón, pero don López inmediatamente politizó el caso y dijo que detrás del amparo, está la mafia del poder…

Entre el anacronismo y la esquizofrenia de don López, México está metido en un grave problema que hará que este año, el PIB se contraiga diez puntos abajo del cero, una crisis que le va “como anillo al dedo” a la Tde4ta, porque lo que quiere amlo, son pobres y habrá por lo menos un millón más que han perdido sus empleos durante 2020.

Entre el anacronismo y la esquizofrenia, la esperanza del pueblo de México, ha sido sepultada.

#quedateencasa
@leyvaguilar
Instagram: leyvaguilar