21 septiembre, 2022

Banxico sube tasa de referencia a su nivel más alto en la historia

Este jueves, la junta de Gobierno del Banco de México decidió incrementar en 75 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria alcanzando los 8.50%, con efectos a partir del 12 de agosto de 2022.

Con esta segunda alza consecutiva, esperada por el mercado, el referencial alcanzó su máximo nivel de la historia. Esto desde que el Banco Central adoptó la tasa de interés como objetivo operacional en 2008, siendo el récord previo del referencial de 8.25 por ciento, que se alcanzó en agosto de 2008 y diciembre de 2018.

“La actividad económica mundial se debilitó durante el segundo trimestre e indicadores oportunos sugieren que esto continuaría en el tercer trimestre”, señaló Banxico, quien ha tenido que aumentar su tasa en 450 puntos base desde junio del 2021, siendo la últimas alzas de las más agresivas ante una inflación en niveles no vistos en décadas.

En julio 2022, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en 8.15 por ciento anual, su variación más alta desde diciembre de 2000, impulsada por el incremento en precios de los alimentos como el huevo (37.2 por ciento); harinas (33.1 por ciento), y pan blanco (27.3 por ciento), entre otros.

A nivel global la inflación siguió aumentando, alcanzando o superando niveles históricos, en un entorno donde persisten desbalances entre la demanda y la oferta en diversos mercados y precios aún elevados de alimentos y energéticos.

Esto continúa generando expectativas de una reducción acelerada del estímulo monetario a nivel global. Las condiciones financieras se mantuvieron apretadas y el dólar continuó fortaleciéndose, apuntó la organización al recordar que en su decisión más reciente, la Reserva Federal de Estados Unidos aumentó el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 75 puntos base por segunda vez consecutiva y anticipó futuros incrementos.

La creación de empleos en ese país se aceleró a inicios del tercer trimestre y, si bien la última cifra de inflación en dicha economía mostró una moderación, aún se mantiene elevada. A su vez, un amplio número de otros bancos centrales continuaron incrementando sus tasas de referencia, algunos en mayor magnitud a lo previsto. Entre los riesgos globales destacan los asociados a la pandemia, la prolongación de las presiones inflacionarias, el agravamiento de las tensiones geopolíticas y mayores ajustes a las condiciones económicas, monetarias y financieras.

En los mercados financieros nacionales, el tipo de cambio mantuvo un comportamiento estable, mientras que las tasas de interés de corto plazo aumentaron y las de mayor plazo disminuyeron.

La información oportuna indica que en el segundo trimestre de 2022 la actividad económica avanzó a un ritmo similar al del trimestre anterior, continuando con una recuperación gradual, al tiempo que las condiciones de holgura se redujeron, explicó Banxico.

No obstante, añadió en un comunicado, se mantiene un entorno incierto, con un balance de riesgos sesgado a la baja. Las presiones inflacionarias acumuladas derivadas de la pandemia y del conflicto bélico continúan afectando a las inflaciones general y subyacente, que en julio registraron tasas anuales de 8.15% y 7.65% respectivamente, manteniéndose en niveles no observados en dos décadas.

Además, mencionaron que las expectativas correspondientes para 2022 volvieron a incrementarse, al tiempo que las de 2023 y de mediano plazo aumentaron en menor medida. Las de largo plazo para la inflación general se mantuvieron estables, aunque en niveles superiores a la meta, mientras que las de la subyacente tuvieron un incremento en el margen.

Banxico también advirtió que ante presiones inflacionarias mayores a las anticipadas, los pronósticos para la inflación general y la subyacente se revisaron al alza hasta el tercer trimestre de 2023, aunque se sigue previendo que la convergencia a la meta de 3% se alcance en el primer trimestre de 2024.

Estas previsiones están sujetas a riesgos. Al alza: i) persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados; ii) presiones inflacionarias externas derivadas de la pandemia; iii) que continúen las presiones en los precios agropecuarios y energéticos por el conflicto geopolítico; iv) depreciación cambiaria; y v) 2 presiones de costos. A la baja: i) una desaceleración de la actividad económica mundial mayor a la anticipada; ii) una disminución en la intensidad del conflicto bélico; iii) un mejor funcionamiento de las cadenas de suministro; iv) un efecto mayor al esperado de la brecha negativa del producto; y v) un efecto mayor al esperado del Paquete Contra la Inflación y la Carestía.

El balance de riesgos respecto a la trayectoria prevista para la inflación en el horizonte de pronóstico continúa con un considerable sesgo al alza.

La Junta de Gobierno evaluó la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y sus determinantes, así como la evolución de las expectativas de mediano y largo plazos y el proceso de formación de precios.

Consideró también los mayores retos para la conducción de la política monetaria ante el apretamiento de las condiciones financieras globales, el entorno de acentuada incertidumbre, las presiones inflacionarias acumuladas de la pandemia y del conflicto geopolítico, y la posibilidad de mayores afectaciones a la inflación.

Con base en ello, y con la presencia de todos sus miembros, se decidió por unanimidad incrementar en 75 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 8.50%. Con esta acción, la postura de política monetaria se ajusta a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3% dentro del horizonte de pronóstico, indicó la institución bancaria.

Agregó que la Junta de Gobierno vigilará estrechamente las presiones inflacionarias, así como todos los factores que inciden en la trayectoria prevista para la inflación y en sus expectativas. Ello, con el objetivo de determinar una tasa de referencia congruente en todo momento, tanto con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3% en el plazo en el que opera la política monetaria como con un ajuste adecuado de la economía y de los mercados financieros.

Por último adelantó que la Junta de Gobierno valorará la magnitud de los ajustes al alza en la tasa de referencia de sus próximas reuniones de acuerdo con las circunstancias prevalecientes. 

Fue ante este escenario que Banxico decidió por unanimidad incrementar en 75 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 8.50%. Ajustando la postura de política monetaria “a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3%”

Para este año, la institución prevé que la inflación cierre en 8.1 por ciento (su pronóstico anterior era de 7.5 por ciento), mientras que espera que el índice abra 2023 con niveles de 7.1 y 5 por ciento en los primeros dos trimestres.

Esperando que la inflación regrese a su rango objetivo hasta el periodo julio-septiembre de 2023, en un nivel de 3.7 por ciento.

Con información de Banxico, EF, Agencias.

A %d blogueros les gusta esto: