1 junio, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis

AMLO presenta plan para entrar a la “Nueva Normalidad”

Ciudad de México.- En pleno pico epidemiológico, con más de 38,000 casos confirmados de COVID-19 que pudieran ser más de 300 mil según el programa Centinela; el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el plan para regresar a una “Nueva normalidad”.

La presentación estuvo a cargo de el Secretario de Salud, Jorge Alcocer; quien aseguró que “vamos bien” y añadió que saldremos “fortalecidos” de la pandemia, siempre y cuando sigamos cumpliendo con las recomendaciones de la Sana Distancia, jornada que culmina el próximo 18 de mayo.

También participaron las Secretarias de Economía y del Trabajo, Graciela Márquez y María Luisa Alcalde, así como los gobernadores de Oaxaca, Quintana Roo, Estado de México y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Dicha estrategia, de acuerdo a las autoridades federales, “brinda claridad, seguridad y certidumbre” para la población, especialmente para los trabajadores, las empresas y gobiernos. 

Propicia una “reapertura gradual, ordenada y cauta”, privilegiando “la salud y la vida”, procurando una economía moral y eficiencia productiva; solidaridad con todos y no discriminación, así como la responsabilidad compartida entre el sector público, privado y social.

Para entrar a esta “nueva normalidad”, se plantea una reapertura en etapas, iniciando el próximo 18 de mayo, día designado por el Presidente bajo asesoría de la Secretaría de Salud.

A partir de esa fecha, se instaurarán los denominados “Municipios de la Esperanza”, que son 269 comunidades distribuidas en 15 estados, donde no existen casos positivos ni tienen vecindad con localidades con contagios, y que podrán iniciar actividades escolares, laborales y en espacios públicos, contando con cercos sanitarios para “protegerlos” de contagios.

En la segunda etapa, se plantea la reapertura general del sector económico y social, bajo estrictos protocolos sanitarios, así como, capacitaciones para seguridad en el ambiente laboral, adecuación de espacios y procesos productivos.

La etapa tres, consiste en un Semáforo por regiones, el cual tendrá cinco categorías en las que se irán reactivando las actividades paulatinamente, de acuerdo a la situación que enfrente cada entidad.

En rojo solo las actividades esenciales, donde se agregó la minería, la construcción y la industria automotriz.

En las zonas que estén en naranja y amarillo, se continuarán ampliando las actividades sociales y laborales, siempre con las medidas sanitarias.

En amarillo las actividades empresariales en su totalidad podrán regresar, pero los espacios públicos sociales continuarán operando de manera reducida.

En el semáforo verde todas las actividades inician bajo la “nueva normalidad”, incluyendo las escolares. Las medidas sanitarias serán permanentes aunque menos rígidas.

Maria Luisa Alcalde, titular de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, precisó que dentro de todas las actividades laborales se deberán implementar los mecanismos de protección de manera permanente, sin importar en qué color del semáforo se encuentren. 

También dijo que en  breve se publicarán los protocolos para cada industria, incluyendo el sector turístico, uno de los principales motores de la economía mexicana. 

El titular de la Secretaría de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragan, aseguró que “no vamos a regresar a clases hasta que sea seguro  para nuestras niñas y niños y, la comunidad escolar”.

“Solo abriremos con semáforo verde”, aseguró el funcionario al señalar la desigualdad en  la que viven millones de mexicanos, lo que ha sido uno de los mayores impedimentos para aplicar el sistema digital que propuso la SEP. 

Reiteró que el ciclo escolar “esta asegurado”, considerado que ya se había cursado entre el 73 y 80% de los contenidos. Por lo que informó que se cerrará el ciclo con una etapa presencial de evaluación de los niños y de las niñas. Planteando un esfuerzo remedial para el próximo ciclo escolar. 

“Su educación está asegurada”, finalizó.

En su participación, el Subsecretario de Salud y Coordinador de la respuesta institucional a la pandemia, Hugo López-Gatell, explicó que se busca un equilibrio entre la salud de las personas y el bienestar social – económico. 

Presentó el Mapa de la Vulnerabilidad Social y Económica de México, una desafortunada realidad que vive el país, donde los accesos a los servicios básicos, infraestructura, educación y salud, son diametralmente distintos en las diversas regiones del país, por lo que es importante entender la realidad de cada una de ellas y el cómo se debe actuar.

Así como tener presente que en un pandemia se toman desiciones en un “contexto de incertidumbre”. 

Por su parte, el Presidente Obrador dijo que se trabaja de manera coordinada con los Estados y las autoridades locales, “hay cooperación estrecha, como debe de ser”, afirmó.

Indicó que es importante mantener la postura de no imponer nada, que no haya medidas coercitivas, como se decidió desde el principio.

“La apuesta es a la responsabilidad de nuestro pueblo y ha quedado de manifiesto que el pueblo de México es un pueblo mayor de edad, responsable, muy consciente y participativo”, declaró.

Reiteró que no van a aplicarse medidas coercitivas, “nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”. Por lo que este plan, “es de aplicación voluntaria”, primero confiando en la responsabilidad de la gente y garantizando las libertades, “en lo más amplio posible”. 7

Indicó que aunque el plan ha sido consensado en lo general, también admite la discrepancia, “el derecho a disentir”.    

Al exponer la situación que enfrente la capital del país, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que hasta el momento se ha logrado controlar que no se sobrepase la hospitalización y el aumento en el número de decesos, el cual, aseguró, ha disminuido en porcentaje.

“Somos la zona que más contagios tiene y que más personas hospitalizadas”, con cerca de 5,500 con el 20% intubado. 

Reconoció el trabajo de prevención y sana distancia de la ciudadanía, pidiendo que continúen con las medidas sanitarias ya que “seguimos en una etapa de alto contagio.

Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México, inició su discurso agradeciendo al personal médico y, a la ciudadanía cuya “responsabilidad”, ha permitido disminuir la movilidad y con eso, el ritmo de contagios en el Estado de México, afirmó.

Dijo que el sistema de salud, hasta el momento, pueda darle atención médica a todas las personas que lo han requerido, teniendo un total de 1548 hospitalizados, de los cuales 250 permanecen intubados. 

Puntualizó la importancia de continuar con las medidas de higiene y sana distancia, para evitar más contagios, advirtiendo que si estás medidas se relajan demasiado, se puede tener un crecimiento mayor nuevamente. 

Por su parte, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, envió un mensaje a sus paisanos, a quienes agradeció su “disciplina” ya que gracias a ella, la entidad oaxaqueña se mantiene en semáforo amarillo, con 203 municipios libres de contagios o, municipios de la esperanza, como los denominó el Presidente Obrador.

Murat Hinojosa dijo que seguirán los procesos de usos y costumbres, que han permitido que hoy Oaxaca sea uno de los estados con menor número de contagios, haciendo referencia a los cercos sanitarios e incluso cierre de accesos, que implementaron varias comunidades.

Añadió que estas medidas no significan que haya una cura para el COVID-19, por lo que tenemos que continuar con las medidas de prevención, sobre todo la Sana Distancia. 

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquin Gonzalez, dijo que en su estado se han perdido cerca de 80 mil empleos, cerca del 22% de todos los trabajos formales en el estado. 

Por lo que su gobierno ha estado dando apoyos en agua potable, energía eléctrica, salud, gas y alimentación para las familias más necesitas, sin embargo no ha sido posible abarcar a toda la población.

Destacó que con este plan, se implementarán acciones que permitirían que una vez que se de la reapertura de los países emisores de turismo, el país ya cuente con la capacidad de recibirlos y reiteró su disposición de trabajar en coordinación con el gobierno federal.

Con menos de 300 casos activos en su entidad, el gobernador reconoció el compromiso y respeto de la población, al acatar las medidas de prevención, lo que también ha permitido que hoy se tengan menos de 200 personas hospitalizadas.