22 julio, 2022

Otro año más, de la mano de AMLO…

EXPRESIONES.

Pablo Ramírez Puga.

Con un marcado optimismo, más no se si convencimiento, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, expresó en la exposición de su Quinto Informe de Gobierno un crecimiento de la economía oaxaqueña de un 4.6 % y que, además, existe gobernabilidad en todo el estado.

Un panorama halagüeño que no convenció a la mayoría de los diputados morenistas de la recién estrenada LXV Legislatura Estatal, que acusó a la administración del gobernador priista como corrupta, de simulación y abusos.

Claro que la mejor opinión es la de una ciudadanía oaxaqueña que día a día tiene que lidiar con inseguridad y violencia social, además del crecimiento de una delincuencia cada vez más organizada y penetrada en el ámbito político, generando desconfianza e incertidumbre, sobre todo por la proyección económica y social que representa Oaxaca para la llamada Cuarta Transformación.

La realidad es que en Oaxaca las cosas no han cambiado mucho y sí han empeorado en muchos aspectos. La gobernabilidad de la que se ufana el gobernador Murat Hinojosa, es evidente que está supeditada a negociaciones e intereses políticos con organizaciones y grupos políticos, que lo mismo se sientan en mesas de diálogo que llevan a cabo chantaje y presión política para mantener sus canonjías.

Así sucede con la Sección 22, los triquis, los ambulantes, los normalistas, los sindicatos universitarios y los cientos de organizaciones que literalmente mantiene el gobierno, dilapidando un presupuesto que nunca alcanza y que además se gasta con superfluidad por parte de un equipo de trabajo corrupto y sin aprecio a Oaxaca.

¿Cómo presumir entonces que se están haciendo las cosas bien en Oaxaca?

Y más, cuando se está comprometiendo el futuro de nuestra entidad a un proyecto populista de desarrollo que enmarca sólo a los más pobres y no a toda la población productiva, ninguneando y solapando nuestro endeble sistema educativo, en vez de fortalecerlo e impulsarlo.

De los cinco años de gobierno de Alejandro Murat, los dos primeros fueron de aprendizaje regional y político, bajo la sombra de su padre José Murat, quien lo hizo oaxaqueño, sin serlo. Los tres años restantes, ha tenido que acomodarse al interés de un presidente que, como AMLO, tiene a Oaxaca como prototipo de su proyecto social y económico por ser símbolo de una pobreza extrema ancestral y que ningún otro presidente de la república ha apoyado.

La sumisión de Alejandro Murat hacía el interés presidencial, se ha considerado como una táctica política en aras del bien mayor que sería Oaxaca. Sin embargo, la prosternación a la que ha llegado el gobernador oaxaqueño, ha imposibilitado al partido político que lo llevó al poder a seguir siendo hegemónico en el estado, una acción que está enterrando al PRI en Oaxaca y que pone a la entidad bajo un contexto político sui generis en donde el partido Morena ha abaratado la gubernatura del estado, reduciéndola a un simple coto de poder político del presidente AMLO.

Todo este presente y futuro de la entidad es lo que refleja el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, cuando declara muy satisfecho que “seguiré trabajando de la mano del presidente Andrés Manuel López Obrador”. Con ello, Oaxaca, ya sabe lo que le espera…

EXTRACTOS POLÍTICOS:

.- COMIENZA A CARBURAR la campaña de Luis Antonio Ramírez Pineda, sobre todo, en la estructuración de un mensaje político congruente y diferente… Recientemente declaró que en Oaxaca “se necesita un compromiso con los más pobres y acabar con la frivolidad, excesos y corrupción”… Un discurso bastante “Heladista” que define de lo que cojea la actual administración gubernamental…

.- LA QUE VA A LA BAJA es la campaña de Susana Harp, quien revuelta en las malas compañías políticas y su falta de oficio, se asfixia y disminuye sus posibilidades de lograr la candidatura… Algo similar le ocurre al senador del PVEM, Raúl Bolaños Cacho Cué, quien sólo aletea al lado de su padrino Ricardo Monreal…Quien empieza a desesperarse y a ver moros con tranchetes por todos lados, es el senador Salomón Jara, quien se mostraba muy seguro rumbo a la candidatura por el apoyo de los intereses políticos que ha creado en su entorno, sin embargo, su desesperación puede hacerle perder su posición “del menos malo”… Su “guerra sucia” con Flavio Sosa Villavicencio, sólo pone de manifiesto la madera política de cada uno…De los demás, ni hablar, son como “los gansitos Marinela”, rete-llenos de relleno…

.- CON EL ENCARCELAMIENTO DEL ex diputado priista, “El gato” Díaz Sánchez en un penal de Michoacán por tres delitos federales, sus amigos y protectores oaxaqueños, se han puesto a remojar sus barbas y de paso han enterrado casi totalmente las posibilidades del PRI de hacer un papel decoroso en las elecciones del 2022… ¿De donde va a sacar el PRI un candidato o candidata  honorable para que compita contra el que le ponga Morena y sus satélites?…

.- Vox clamantis.

confusiopuga@hotmail.com 

A %d blogueros les gusta esto: