1 julio, 2022

Salomón Jara Cruz, el “Gallo” del pueblo oaxaqueño

Puerto Libre

Por Guillermo Hernández Puerto

¡¡¡SALOMÓN JARA CRUZ,  EL GALLO DEL PUEBLO OAXAQUEÑO!!!

Las plumas al servicio de José Nelson Murat Casab no solamente han desatado una campaña de lodo contra Salomón Jara Cruz, sino que han asegurado que perderá la elección ante Alejandro Avilés Álvarez, candidato del PRI de José Murat.

Afirmamos que, esos tristes y pobres cantares no son más que sueños guajiros, porque Salomón es el gallo del pueblo y el pueblo lo va a llevar a la victoria y a gobernar Oaxaca.

 ¿Por qué nos atrevemos a decir esto?

 Por lo siguiente: Fue el primero que se sumó en Oaxaca, a la lucha del ahora presidente Andrés Manuel López Obrador en la fundación del Partido Morena.

Recorrió con él los pueblos de nuestro estado, hablando a veces con diez personas o menos, una tarea política dura y agobiante. Este mérito nadie se lo puede escatimar o negar a Salomón.

Tiene, por supuesto, por esa razón y lucha, una  gran presencia en las cabeceras municipales, en las comunidades rurales y rancherías más apartadas de nuestro estado.

En síntesis, por este trabajo político a raíz de tierra, no solamente es el más conocido y por lo mismo arrasará en las elecciones de gobernador.

 Sin duda que por esa incansable labor política a ras de tierra tiene ante el pueblo oaxaqueño un gran o enorme compromiso: Ser un gran gobernante que deje huella de su quehacer político, social y económico, para que sea recordado como el gran gobernante que reclama el pueblo oaxaqueño y no lo recuerde como un gobernador ladrón y mediocre, como se recordará al  mexiquense, Alejandro Ismael Murat Hinojosa.

Quien teniendo a su padre José Nelson Murat Casab como su mejor y gran consejero, este, en vez de asesorar a su hijo para ser un buen gobernador, lo asesoró, pero para saquear al estado y ellos los Murat, enriquecerse aún más de lo inmensamente ricos que  ya son.

 Tan grande y enorme es el saqueo que han hecho y la gran riqueza que han obtenido a costa de la miseria y el hambre del pueblo que los dos: padre e hijo, han sido ventaneados en la televisión, prensa escrita, radio y en redes sociales, entre los políticos de México que lavan dinero comprando casas en los Estados Unidos y en Miami, Florida.

 Por esto, les guste o no a estos pillos y a sus testaferros, socios y prestanombres, se han ganado a pulso los Murat, el deshonroso título de traidores a Oaxaca.

 Estamos ciertos y convencidos que el pueblo oaxaqueño ya no quiere más traidores en la silla donde se sentó Don Benito Juárez y en el palacio de gobierno y por este motivo, mandará al diablo a Alejandro Avilés Álvarez y votará copiosamente por Salomón Jara Cruz y lo llevará de la mano al triunfo electoral.

El nefasto cacicazgo de José Nelson tiene los días contados, por eso decimos fuerte y a los cuatro vientos  que el dinosaurio que está en palacio de gobierno está dando coletazos de muerte, porque el pueblo que votará por Salomón lo enterrará en este 2022.

 Es preciso puntualizar que Salomón Jara es de origen  indígena, de la Sierra Juárez y en esa calidad, ha de tener, como premisa, guiarse por la Doctrina Juarista.

Mire usted, amigo lector: El mexiquense Alejandro Murat no conocía Oaxaca, porque nunca vivió en nuestro estado. Por eso, y sin que se ofenda el hijo de José Nelson Murat Casab, Oaxaca le importó madres y el único mérito de Alejandro, es haber traído del Estado de México a una banda de cuatreros para realizar grandes y pingües negocios y a pasear con los recursos del presupuesto, como  lo  viene haciendo rutinariamente Ivette Morán de Murat, repartiendo cuentas de vidrio, al estilo de los conquistadores españoles y ellos los Murat llevarse el oro, como se lo llevó Colón y Hernán Cortés a los Reyes de España.

¡No, no y no!. Ya no queremos a gobernantes traidores y rateros. Eso debe quedarnos  bien claro. Porque los oaxaqueños no somos ni débiles mentales ni idiotas como lo piensan y creen los Murat.

Salomón Jara Cruz es, en estos momentos, el gallo del pueblo para ganar la gubernatura de Oaxaca y ese pueblo que lo conoce y lo ha visto en sus recorridos por nuestro estado junto al ahora presidente de México, lo llevará, sin duda, a la victoria en las elecciones de gobernador del 5 de junio.

 Las estrellas del firmamento político están alineadas para y con  él. Es su tiempo y su momento político. Así lo presagian y lo dicen los dioses del Olimpo.

 Está obligado a ser el parteaguas como gobernador de los oaxaqueños, marcar con sus hechos y obras, un antes y un después y, a nuestro modo de ver enfatizamos que es el hombre y el gobernante que garantiza al presidente Obrador, la terminación del Corredor Interocéanico en el Istmo de Tehuantepec.

A %d blogueros les gusta esto: