21 octubre, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Gertz Manero miente y me pone en riesgo, acusa Lydia Cacho

Ciudad de México.- Después de que se filtrara la supuesta localización y solicitud de extradición para el empresario Kamel Nacif Borge por parte de la Fiscalía General de la República, la periodista Lydia Cacho acusó al titular Alejandro Gertz Manero, de haber roto el sigilo sobre la investigación de su caso, y con ello “ayudar a mi torturador y tratante de niñas a escapar de su escondite”.

De acuerdo a la información filtrada, la Fiscalía solicitó al gobierno de Líbano la extradición del empresario prófugo de la justicia mexicana, acusado por el delito de tortura en contra de Lydia Cacho en 2005.

Según la versión, Nacif Borge aún no está detenido pero el gobierno mexicano ya inició la gestión para lograr su captura con fines de extradición.

Por medio de su cuenta de Twitter, Lydia Cacho aseguró que fue ella quien localizó a Nacif desde hace un año.

“Miente Gertz Manero #KamelNacif fue ubicado por mí y @FGRMexico confirmó ubicación hace un año. NO ha sido arrestado”, escribió.

La periodista recordó que desde hace más de un año existe una orden de aprehensión en contra de Mario Marín, Nacif y Karam Beltrán; los tres, dijo, están ubicados y prófugos.

Lydia Cacho fue detenida el 16 de diciembre de 2005, en Cancún, Quintana Roo, por elementos de la Policía Judicial de Puebla, acusada de los delitos de difamación y calumnia en contra de los empresarios y el entonces gobernador del estado, el priista Mario Marín, esto tras publicar el libro “Los Demonios del Edén”, donde denuncia tráfico y abuso sexual de menores.

Tras ser detenida ilegalmente, Cacho fue trasladada vía terrestre de Cancún a Puebla. Durante el trayecto, denunció que fue víctima de tortura por parte de los policías que la detuvieron.

El 2 de agosto de 2018, el Comité de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) resolvió que existieron una serie de violaciones a los derechos humanos de la periodista Lydia Cacho, indicando que la justicia en México ha sido omisa ante su caso.