1 junio, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis

Adopción en Oaxaca, mitos y realidades

Imagen: Archivo, Agencia Polígrafo

Imagen: Archivo, Agencia Polígrafo

"La adopción no es caridad, es un compromiso": Procuradora del menor

Diego Martínez / @diegomtzsanchez

Oaxaca.- El Artículo 13 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, establece el Derecho a vivir en familia, en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral libre de violencia.

En Oaxaca, como en gran parte del país, la pobreza, la marginación, el hambre, la indiferencia, la violencia e incluso la “costumbre”, le roban el derecho a una familia y a una vida digna, a miles de niños, niñas y adolescentes.

Aunque dicha Ley también señala que la institucionalización deberá ser el último recurso que adopte el Estado mexicano para la protección de estos derechos, en muchos casos es la única alternativa ante los riesgos y las precarias situaciones que enfrentan los menores.

En el estado, este proceso está a cargo del DIF y la PRODENNAO, instituciones que tienen como uno de sus objetivos centrales, “garantizar el bienestar de la niñez oaxaqueña a través de la integración familiar”.

Para ello, el proceso de adopción es una de las alternativas más viables para que las niñas, niños y adolescentes que por cualquier circunstancia no cuenten con una familia, puedan gozar de este derecho.

Hace unos días se realizó la reunión mensual del Consejo de Adopciones del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Oaxaca, organismo encargado de supervisar, analizar y en su caso, rechazar o autorizar, las solicitudes de adopción de las niñas, niños y adolescentes en resguardo de la institución.

La sesión estuvo encabezada por el director general del Sistema DIF Oaxaca, Christian Holm Rodríguez y, por la titular de la Procuraduría de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca (PRODENNAO), María Cristina Susana Pérez Guerrero Zamora.

El Consejo está integrado por ciudadanos que cumplen con ciertos requisitos para poder ser electos al cargo de manera honoraria, por lo que no perciben remuneración económica pero sí requieren la protección de sus datos personales, por lo que piden no hacer referencia directa hacía ellos.

Al respecto, la Procuradora del menor explica que estas medidas son para cuidar la integridad de los Consejeros, ya que al tener injerencia sobre un tema tan complejo, pudieran generar molestias o actos de presión en su contra.

En entrevista para Agencia Polígrafo, la funcionaria con más de 20 años de experiencia y copartícipe en la creación de la normativa actual; señala que existen muchos “mitos” sobre el proceso de adopción, por lo que reitera la importancia de entender cuál es el proceso y el fin último del mismo.

Uno de los principales retos, indica, es entender y atender las diversas problemáticas que pueden ocasionar que un niño, niña o adolescente, termine en una situación de vulnerabilidad que requiera la intervención del Estado.

También es importante saber que no todos los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en los albergues o en las Casas Hogar del DIF, pueden ser adoptados.

El maltrato y la violencia familiar, suele ser la principal razón por la que los menores son llevados a estos centros de resguardo; la pobreza y la falta de oportunidades para llevar una vida digna son otras.

Oaxaca cuenta con 570 municipios, de los cuales la mayoría se rigen bajo el Sistema Normativo Interno, un conjunto de normas que si bien son el sustento jurídico de la vida en las comunidades, en muchos casos son la base para preservar comportamientos y mentalidades retrogradas que demeritan y limitan el papel de la mujer.

“En algunas comunidades regalan a los niños”, refiere la Procuradora al señalar una práctica “habitual” en gran parte del sureste mexicano, principalmente en comunidades indígenas donde las mujeres no solo enfrentan el reto de la pobreza, sino el escrutinio público y el de su familia, sumados a la marginación inherente por el hecho de ser mujer.

Aunque algunos casos son madres que no quieren hacerse cargo de sus hijos o están preocupadas por su reputación dentro de la comunidad, en otros son niñas y adolescentes víctimas de violación, lo que involucra situaciones de mayor riesgo tanto para la madre, como para el menor.

“La prioridad siempre es el niño, niña o adolescente”, por lo que la labor de Trabajo Social y el equipo de psicólogos al interior de la institución, es crucial para salvaguardar sus derechos y su salud psicoemocional, asegura la servidora pública.

Para asegurarse de cumplir con este objetivo, la Procuraduría también acompaña en todo momento a quienes buscan adoptar a un menor y otorgarles el derecho a una familia y a una vida feliz.

Aunque esto no siempre es sencillo, aclara Susana Pérez Guerrero, quien hace 20 años estuvo por primera ocasión, al frente de la PRODENNAO.

“Los niños lo que buscan es que alguien los quiera”

El factor emocional es algo que no se puede evitar y aunque algunos funcionarios optan por reprimir ese sentimiento, para la responsable de procurar los derechos de los menores en el estado, es un factor indispensable para crear empatía y comprender la realidad que enfrentan las niñas, niños y adolescentes.

También, le ha permitido trabajar con una óptica mucho más amplia sobre la atención y la eficiencia en los procesos. Por ello, desde el inicio de la presente administración, se ha establecido que un trámite de adopción, cuidando y cumpliendo con todos los requisitos que marca la ley y priorizando la integridad del menor, no deba durar más de seis meses.

Aunque reconoce que en algunos casos se generan retrasos por factores externos o trámites en otras dependencias, por lo que brindan acompañamiento durante todo el proceso a los aplicantes.

Cabe destacar que los servicios de la PRODENNAO son gratuitos, por lo que quien aspire a adoptar, no deberá erogar gasto alguno en el proceso ante el DIF.

Si bien la resolución final sobre los perfiles lo tiene el Consejo, desde un principio se realizan evaluaciones de los solicitantes, tanto en aspectos económicos, sociales y psicológicos.

El año pasado -recordó- se brindó un curso para los solicitantes, donde se trabajaron los perfiles y se presentó la realidad sobre el proceso de adopción.

“Es un compromiso de quien lo solicita”, aseguró al mencionar que solo la mitad de los aspirantes regresaron a la segunda sesión. Lo que demuestra el verdadero interés y los riesgos para los infantes, en caso de no existir este tipo de filtros.

La mayoría de las personas que se registran para adoptar, es porque intentaron ser padres biológicamente pero por alguna razón no lo lograron, lo que implica diversos proceso personales para poder ofrecer la calidad de vida que los menores necesitan y merecen.

“Hay personas que buscan adoptar solo para no estar solos o tener quién los cuide.”

Por ello, reitera, es tan importante que el Consejo estudie de manera detallada los perfiles de los solicitantes, las condiciones de vida que ofrecen a los menores y, su estado psicoemocional.

De igual forma, los menores deben tener una situación jurídica clara para poder ser adoptados, recordando que no todos los menores en casa hogar pueden darse en adopción por diversos factores.

Aquellos que sí cumplan con los perfiles y requisitos dispuestos en el Artículo 13 de la Ley de Adopciones en el estado de Oaxaca, y tengan la oportunidad de adoptar a un niño, niña o adolescente, deberán informar sobre la situación de los menores, durante los primeros tres años de manera obligada.

No obstante, el tribunal tendrá facultades para exigir a los adoptantes, presentarse en cualquier momento y probar la salud e integridad del niño, niña o adolescente, hasta la mayoría de edad. En caso que existan irregularidades, podrá actuar conforme a Derecho.

Actualmente, se tiene un registro de poco más de 180 menores en los albergues y en las Casas Hogar del DIF, entre niñas y niños pequeños, y los adolescentes, cuya adopción suele ser más complicada.

Con la política de atención que implementan, se estima que cada mes se concluye con éxito un proceso de adopción, incluso este año, pese a la emergencia sanitaria, se está por concluir de manera favorable, un tercer caso.

Los requisitos, de manera general son: ser mayor de veinticinco años; Acta de Matrimonio o Constancia de Soltería; Certificado médico, Carta de antecedentes no penales, Constancia laboral, comprobante de ingresos y la solicitud formal ante la Procuraduría.

Todo aquel que cumpla con estos y el resto de disposiciones enmarcadas en la Ley de Adopciones, podrá comenzar el trámite de adopción.

La Procuradora de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, Susana Pérez Guerrero, destacó que si bien el DIF es reconocido por los programas de apoyo y asistencia social que aplican en las ocho regiones del estado, la institución también trabaja en defensa de los derechos de las y los niños desde la PRODENNAO.

Hizo una invitación a la población, a conocer la labor que realizan y en caso de requerir asistencia, no duden en acercarse. Asegurando que a ellos no les corresponde realizar juicios morales, sino ayudar a la ciudadanía protegiendo a la niñez oaxaqueña.

Por último, reconoció el compromiso de la Presidenta del DIF, Ivette Morán, para responder a las necesidades de las niñas, niños y adolescentes que protege la dependencia, supervisando la atención que reciben, el estado de los procesos e incluso, asegurándose personalmente que en las Casa Hogar “no haga falta nada”.