12 septiembre, 2021

Los candidatos a la capital oaxaqueña

Por Diego Martínez / @diegomtzsanchez

El pasado domingo 28 de marzo venció la última prórroga que dio el instituto electoral de Oaxaca a los partidos político y coaliciones que contenderán en el próximo proceso electoral, para registrar a sus candidatas y candidatos a presidentes municipales, diputados locales y federales.

Y aunque la falta de perfiles y acuerdos al interior de todos los partidos fue más que evidente, al final presentaron las propuestas que confían los harán ganar un cargo de elección popular o al menos, obtener los votos para mantener el registro ante el órgano electoral.

Durante los próximos días analizaremos las planillas y fórmulas que registraron los partidos y coaliciones, iniciando el día de hoy con los candidatos y candidata a Oaxaca de Juárez, capital y centro político del estado.

Actualmente la Verde Antequera es gobernada por Oswaldo García Jarquín del partido Morena, y a pesar de que buscó la reelección al cargo, los nulos resultados y el conflicto con el Senador Salomón Jara Cruz, quien intentaba imponer a Jesús Romero, lo dejaron fuera de la contienda.

Sin embargo, Jara tampoco pudo lograr su cometido, ya que el exdiputado del PRD, Francisco Martínez Neri amagó con dejar de apoyar al Movimiento de Regeneración Nacional si no le daban la candidatura, por lo que el Comité Nacional a través de su representante Oscar Cantón Zetina, le otorgó la postulación.

Esta decisión, aunado al conflicto por el intento de Salomón Jara de imponer a sus candidatos, tanto en la capital como en otros municipios, generó la salida de varios grupos y dirigentes de Morena, resultando en su postulación por otros institutos políticos.

Tal es el caso de la dos veces diputada morenista, Hilda Pérez Luis, quien será la abanderada de la alianza entre el Partido del Trabajo que dirige Benjamín Robles Montoya y, el Verde Ecologista de México, a cargo de José Estefan y el senador Raúl Bolaños, quien obtuvo su curul gracias a una alianza con el Partido Revolucionario Institucional.

Otro de los liderazgos que prefirió una opción diferente a la imposición, fue Jesús Ruiz Olmedo, quien se registró por el partido Fuerza por México, instituto que podría obtener un espacio de representación con el apoyo del gremio sindical.

Espacio que también intentará ganar el partido de la Maestra Elba Esther Gordillo, Redes Sociales Progresistas, con Raúl Castellanos, aunque sus posibilidades al igual que las de Movimiento Ciudadano que postuló al constructor Javier Chávez, son casi nulas.

Situación similar a la que enfrentan Unidad Popular con el comerciante, Ricardo Leyva y Nueva Alianza con Rey David Villagrana.

Por su parte, el PRI buscará recuperar la capital oaxaqueña en una alianza con el PAN y el PRD, lanzando como candidato de unidad a Javier Villacaña Jiménez, quien de acuerdo a diversas casas encuestadoras, muestra una tendencia favorable hacia su persona, pero no así con los partidos que representa.

No obstante, los resultados que entregó durante su gestión al frente del Ayuntamiento, lo mantienen con una buena percepción en todos los sectores sociales, lo que sin duda será su mayor capital político. Al igual que las alianzas que ha creado y fortalecido en los últimos meses.

Aunque esa visión no la comparte su contendiente interna y actual Diputada Federal plurinominal, Alejandra García Morlan y el Comité municipal de Acción Nacional, quienes al no verse favorecidos con la decisión, “desconocieron” la candidatura de Villacaña Jimenez calificándola como una imposición.

Sin duda el escenario es complicado y el electorado no está en el mejor humor dada la difícil situación que enfrentamos por la pandemia, la crisis económica y las confrontaciones políticas que lejos de buscar soluciones abonan a un ambiente de hostilidad que incentiva el desinterés social.

Por ello, es urgente que una vez comience de manera formal el proceso electoral, se presenten propuestas reales para los problemas que enfrenta la capital, en donde el ciudadano sea el eje central del actuar público, sin demagogia ni querer culpar a nadie más, aunque eso dependerá de la capacidad del elector de saber diferenciar entre partidos, candidatos y la estrella de Palacio Nacional.

A %d blogueros les gusta esto: