1 julio, 2022

#LOVE La beba de los conejitos. ¡Ayúdanos!

“Si he sido capaz de iluminar una sola infancia triste, estoy satisfecha.”(Astrid Lindgren)

LA COLUMNA ROTA/ VERÓNICA VILLALVAZO/ FRIDAGUERRERA

Estos días compartimos las cartas que algunas de las familias de Voces de la Ausencia tienen ánimos de escribir. Como lo hemos dicho, no para generar lástima, o que los pobretees. Sino para evitar que tú seas quien escriba la próxima carta del dolor, de la ausencia que cala, corroe y asesina tu vida diaria. Aquella ausencia que  socava la vida y la deja nulificada en un grito de justicia.

Pero hoy queremos expresar lo siguiente:  Desde 2017. En este mismo tiempo y espacio hemos compartido imágenes de pequeñas y pequeños asesinados  y que fueron dejados en las calles de algún lugar de este país. Aquellos que les arrebataron la vida piensan que la clandestinidad de la noche les permitirá impunemente abandonarlos, abandonarlas, ahí sin vida, como si fueran un desecho más que puede ser dejado luego de ser asesinado.

El 28 de noviembre de 2021 una pequeña de entre siete y nueve meses de edad fue abandonada, sin vida,  en la Autopista Palmillas-Toluca, a la altura de la calle 20 de enero a un costado del verificentro de la Comunidad San Antonio Escobedo, muy cerca de Polotitlán, Estado de México.

Encontrarla fue como ir descubriendo un mensaje de terror. Una cobija café con blanco, de esas que hoy tanto  se venden en catálogos, luego una cobijita en color azul cielo que parecía una chamarrita, debajo de ello, una sudadera color morado, con letras #LOVE, un pantaloncito rojo y al final, en bajo o bota del pantalón, dos conejitos sonriendo. Una veladora blanca, que tal vez dejó quien la abandonó en ese lugar.

Estaba descalza, con visibles piquetes de zancudo o algún bicho que lastimó sus pies. Su cabello casi escaso de color castaño muy claro. En su carita no había moretones, solo cinco surcos (rasguños) muy cerca de su ojo derecho. Algo  de sangre en su pequeña nariz. Su estomago algo crecido para la edad que creemos tenía. En su rostro solo se nota tristeza, no sé si alguna enfermedad o un dolor que no acababa y que en su corta vida no entendía.

Medios que dieron cuenta del hallazgo informaban de  una pequeña de tres años. Pero no. Esta nueva bebé no tenía más de nueve meses de vida. Hoy como en 2017,  con Lupe. En 2018 con César, ambos ya identificados y con sus verdugos sentenciados. Buscamos dar con su identidad, su familia y por supuesto sus asesinos. 

Carta a nuestras y nuestro bebés asesinados. 

Queridos Karina, Lupe, César, Alexa, Mónica, Yatziri, Mitzi, Félix, Estrella beba de Aragón, Valeria,  Samantha, Ivanna Nicole, Jesús, bebé de Alomoloya y #Beba #LOVE. 

Quisieramos decirles antes que nada que nos perdonen. Sí,  hemos rescatado vivos y vivas a otras pequeñas y pequeños y hoy nos sentimos afortunados por ello. Pero siempre en medio del corazón se queda todo aquello que pudimos haber hecho por ustedes. Mucha gente cree que documentar el dolor de sus asesinatos es algo para hacernos “famosos”.  Sin embargo, pocos se ponen a pensar en el dolor que genera ver sus rostros sin vida, ahí dejados como si fueran basuras. Observarlos en esas frías planchas de los servicios forenses. Sin vida. inertes, deseando con todo nuestras fuerzas haber llegado a tiempo a sus vidas para evitar tanto dolor en sus pequeños cuerpos, tanto terror en sus cortas vidas.

Quisiéramos abrazarlos vivos, no que fueran parte de nuestros pequeños adoptados por ser asesinados. Son épocas de  regalos, de llenar a nuestros niños y niñas de amor, de felicidad. Pero hoy ustedes están muertos. Exterminados por seres sin entrañas que nunca debieron ser bendecidos con sus presencias.

Desearíamos llenarlos de cuidados, de protección, de amor. No solo  de dichos o juguetes. Perdón por no ser suficientes para cuidarlos a todos.  

Nuestros corazones lloran cuando una niña o niño es asesinado.

Frida y Daniel.

Hoy una beba más se suma a la búsqueda de justicia y verdad. De que aquellos quienes los asesinan piensan que no los buscaremos. Que dejaremos anquilosadas sus pérdidas. Su dolor. Su terror.

Lo hemos hecho juntos, hemos logrado dar con los asesinos de muchos de ellos y ellas. Sin embargo, tenemos pendiente dar con la identidad de Estrella, Beba de Aragón y Jesús, Bebé de Almoloya. No podemos parar; estos pequeños merecen justicia. Y hoy te pedimos nos ayudes: A descargar, imprimir, compartir la imagen de #LOVE, la beba de los conejito y si tienes información nos busques.

Debemos juntos hacer justicia por ella. No permitas que quien la asesinó se quede en la impunidad. Y sobretodo. No permitamos seguir engrosando la lista de la vergüenza y el dolor que acrecienta día a día. Ya no contemos vidas arrancadas de nuestras bebas y bebés. Ellos merecen solo ser protegidos, por quienes se suponen deben amarlos.

Hoy en coadyuvancia con la Fiscalía de Género del Estado de México, la Comisión de Búsqueda de la Entiddad, Siguiendo Tus Huellas, Voces de la Ausencia, Alejandra Arce (quien da rostro a nuestras bebas) y FridaGuerrera. Te pedimos te unas a esté grito de justicia por #LOVE.

                                                                                                         diciembre 2021

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

@FridaGuerrera

@vocesDLAusencia

A %d blogueros les gusta esto: