9 mayo, 2022

Tras reestructuración, Servicios de Salud de Oaxaca mejoran rendimiento 

Oaxaca.- Aunque aún dista mucho de ofrecer un servicio de calidad, digno y eficiente en todas las áreas, por primera vez en décadas, la atención médica en Oaxaca parece atravesar por un cambio positivo.

Esto tras la reestructuración laboral que emprendió la administración de Alejandro Murat Hinojosa, obligado por la creación del INSABI y la futura transición de los Servicios de Salud de Oaxaca, al ámbito federal. 

Ya que el haber destapado la cloaca de corrupción que se gestó durante al menos 15 años al interior de dicha dependencia, no solo evidenció la complicidad entre dirigentes sindicales y funcionarios de primer nivel, también demostró que uno de los grandes rezagos en atención y eficiencia médica eran por el excedente de personal administrativo o asignado a labores gremiales y, a la falta de trabajadores en áreas estratégicas, sobre todo, las de atención directa a la población.  

Y en ello coinciden médicos, enfermeras, paramédicos y hasta el personal de limpieza, quienes desde hace varias semanas han experimentado un cambio paulatino al interior de Hospitales y Centros de Salud en las ocho regiones del estado. 

En este sentido, pacientes han señalado que si bien aún falta mucho por hacer, sí se ha notado una mejoría en la atención, sobre todo en el área de urgencias y consultas médicas. Declaraciones que coinciden con algunas cifras que han brindando los propios nosocomios. 

Por ejemplo, en el Hospital de Puerto Escondido en la Región de la Costa, durante el mes de agosto cuando aún se contaba con trabajadores eventuales, se atendieron a 278 pacientes, mientras que en octubre sin el personal extra, se brindaron 355 servicios en la misma área. Situación que se replicó en el Hospital General de San Pedro Pochutla, pasando de 138 a 432 pacientes atendidos en Urgencias o en el Hospital de Tehuantepec, donde se aumentó de 84 a 118 pacientes durante el mismo periodo de tiempo. 

Al igual que en el Hospital General de Putla Villa de Guerrero, en donde el área de urgencias atendió a 347 pacientes en agosto y 403 en octubre. 

Otro nosocomio que también registró cifras positivas en atención médica, fue el Hospital General de Cuicatlán, pasando de 79 a 196 pacientes urgentes, así como de 40 a 101 consultas especializadas. 

O en el Hospital General Maria Lombardo, en el Istmo de Tehuantepec, donde urgencias brindó servicios a 174 personas en agosto y a 216 en octubre, mientras que en consultas especializadas, pasó de 38 a 70 pacientes. 

El Hospital de Juchitán de Zaragoza se suma al reporte con 400 casos urgentes atendidos en agosto y 572 en octubre. Y de 91 a 107 consultas médicas directas a la población. 

Los habitantes de la Cuenca del Papaloapan también han contado con mejor atención, pasando de 328 casos en urgencias, a 415 atenciones. Así como de 15 a 47 consultas con médicos especialistas. 

No obstante, pese al incremento en el rendimiento y atención médica, los Servicios de Salud de Oaxaca enfrentan el reto de dar mayor cobertura a la población, superando no solo las dificultades demográficas y sociales de cada comunidad, también deben solucionar conflictos laborales con presupuestos limitados y una deuda de miles de millones de pesos heredada por años de saqueo y corrupción. 

Aunado a la reestructuración financiera y administrativa que implica la transición al INSABI, dependencia que ya comenzó a reclutar el personal médico que requiere la entidad para brindar una mejor atención a la población, pero sin la socialización que requiere un programa de esta envergadura, ya que la desaparición del Seguro Popular afectó a millones de personas que no están afiliados al Seguro Social, dejándolos a la deriva en medio de una pandemia y una crisis económica sin precedentes. 

Ante esta situación y hasta que exista claridad, así como solvencia presupuestal, los Servicios de Salud de Oaxaca, aún a cargo de Juan Carlos Márquez Heine, deberán seguir brindando atención a la población en general, enfrentando desabasto de insumos médicos y hasta medicamentos, compras a cargo de la Federación y que han implicado todo un reto a nivel nacional dada la difícil situación global, la falta de planeación en diversos sectores y supuestos actos de corrupción por parte de proveedores coludidos con autoridades.  

A %d blogueros les gusta esto: