30 junio, 2022

Incremento de un peso es insuficiente: Transportistas

* Mientras el transporte no obtuvo aumentos, el salario mínimo diario subió 92.83 pesos, que corresponde a 115.97% por ciento en estos cinco años; FAT denuncia "albazo" del Gobierno de la CDMX al realizar el anuncio unilateral y sin acuerdos

A partir del próximo 15 de junio, la tarifa del transporte público concesionado de la Ciudad de México tendrá un aumento de 1 peso. Esto a cambio de mejoras en el servicio, aseguró el secretario de Movilidad, Andrés Lajous, quien advirtió que de no cumplir con el acuerdo, habrá sanciones como la cancelación de la concesión o la licencia. 

Este incremento no aplica para los sistemas de transporte público operados por el gobierno de la Ciudad, como el Metro, Metrobús, Cablebús, Trolebús, Tren Ligero y RTP, que mantendrán su tarifa igual que hasta ahora. 

En un principio el gobierno que encabeza Claudia Sheinbaum rechazó el aumento propuesto por los transportistas, quienes exigían un aumento de entre 3 y 5 pesos, aunque finalmente se acordó el incremento por un peso. Esto tras diversas movilizaciones y bloqueos.

Con esta medida, los costos quedarán de la siguiente manera:

Microbuses y vagonetas

Hasta 5 kilómetros: 6 pesos.

De 5 a 12 km: 6.50 pesos.

Más de 12 km: 7.50 pesos.

Autobuses de ruta

Hasta 12 km: 7 pesos.

Más de 12 km: 7.50 pesos.

Autobuses de corredor

Este servicio de transporte quedará en 8 pesos.

Tras informar el incremento, el funcionario sostuvo que “el transporte concesionado de la CDMX tiene la tarifa más baja del país”. Asegurando que se le dará seguimiento y se realizarán operativos para verificar que los transportistas cumplan con las medidas de mejora de servicios.

En un comunicado, los transportistas dijeron que “aunque esa medida no refleja el resultado de los costos e ingresos derivados de una tarifa técnica, suscriben los compromisos de mejorar el transporte en materia de seguridad, calidad en el servicio, mantenimiento y capacitación, así como continuar con el proceso de conformación de empresas y chatarrización de microbuses”. 

La propuesta fue aceptada por los operadores de  45 organizaciones de transporte público concesionado de ruta fija y 24 empresas de corredores de transporte que aglutinan un parque vehicular de 9,350 unidades y tienen una capacidad de transportación diaria de más de 3.5 millones de usuarios. 

Aunque solicitaron que “los resultados de estas medidas, incluyendo el incremento en la tarifa, sean revisados en un plazo razonable para realizar los ajustes correspondientes, así como definir los apoyos y programas necesarios para alcanzar el objetivo de mejorar el transporte en la capital del país”.

Entre las agrupaciones que aceptaron el aumento están Movilidad de Vanguardia (Mova), Coalición de Agrupaciones de Transporte (CAT), Grupo Metropolitano de Transporte (GMT), Organización Democrática para la Movilidad Ciudadana (Ordemovil), y Movilidad Interurbana Integral y Turística, S.A.P.I. (MIIT).

Por otro lado, Fuerza Amplia Transportista (FAT), que el 2 de junio pasado realizó bloqueos en diferentes vialidades de la ciudad en demanda de un aumento, señaló que el incremento de un peso es insuficiente porque les impide obtener ganancias para cumplir con el compromiso de adquirir unidades nuevas, ya que el aumento es 10% menor a la inflación de 29.29% que hubo entre 2017 y el día de jueves.

Más aún, dijeron que incluso la población más desprotegida obtuvo un incremento de 92.83 pesos diarios en el mismo periodo, 296% más que la inflación, mientras a ellos sistemáticamente les negaron realizar los ajustes de tarifa correspondientes de acuerdo con el encarecimiento de las cosas, que tanto pelean desde hace 25 años

En rueda de prensa frente al edificio de la Jefatura de Gobierno, los transportistas expresaron su desacuerdo con el incremento y acusaron un albazo, porque autoritariamente el subsecretario de Gobierno Ricardo Ruiz, 20 minutos antes de que dieran la rueda de prensa para anunciar el aumento de 1 peso, les dijo: “Esto es lo que hay”, tomó sus cosas y se fue.

“Es imposible sustituir las unidades, pagar altos costos de operación para dar mantenimiento preventivo y correctivo a las unidades y asumir el costo social de convertirnos en empresa, con una tarifa tan castigada como la de la Ciudad de México”, dijeron, y apuntaron que este gobierno “se vanagloria al decir que estamos rezagados cuatro pesos con el promedio nacional. Y ¿saben por qué lo dicen? Porque todo, todo lo que hacen tiene tinte electorero en esta Ciudad de México” y a ellos los tienen como rehenes políticos.

Expresaron que están dispuestos a ofrecer un servicio de primera, y que tienen capacidad de hacerlo, “pero con una tarifa igual a la que ellos pagan por pasajero transportado en la RTP (…) que nos otorguen las condiciones para movilizar hoy a los pasajeros con una tarifa de 13.50 y claro que lo hacemos. Pedir que lo hagamos con 6 pesos, es demagogia pura, es sólo retórica barata”.

Los transportistas recordaron que todo cuesta, y tomar el transporte, también cuesta. El gobierno cada año paga más por el servicio que proporciona en la RTP, los Trolebuses, los trenes Ligero y Férreo, el Metro y el Metrobús. Pero la gente no lo siente, porque una gran parte de cada pasaje se paga con los impuestos de todos los ciudadanos. “Entonces, ¿por qué, con los datos de la inflación que ya les dimos, a nosotros nos debería costar menos ofrecerlo cada año?”, preguntaron.

“Si quieren hablar de actualización, esa actualización debe ser técnica y nos llevará a los 13.50 pesos que nos cuesta transportar a un pasajero y tener condiciones de dar mantenimiento a la unidad, pagar los derechos, invertir en mejoras al servicio y vivir de forma digna, como se lo merece un ser humano”, expresaron los miembros de Fuerza Amplia de Transportistas.

Asimismo, destacaron que el incremento anunciado ayer por la tarde es “nada más y nada menos, el reconocimiento de que nuestra exigencia es justa, es congruente y es necesaria. Porque si ustedes recuerdan bien, precisamente el jueves 2 de junio que realicemos el bloqueo en diferentes puntos de la ciudad, dijeron que carecíamos de toda razón”.

Los transportistas, que criticaron al secretario de Movilidad Andrés Lajous Loaeza porque sólo ha servido para salir a decir mentiras a la opinión pública, como su insistencia ayer de que pidieron 5 pesos cuando en realidad su postura ha sido 3, subrayaron que no han dicho nada que no sea verificable. “Ustedes mismos en sus medios de información transmitieron dicha información donde el NO (del gobierno) era rotundo. No había en sus declaraciones ni una rendija por donde se pudiera asomar, siquiera, la posibilidad del incremento que dieron a conocer ayer”.

Y puntualizaron: “Si quienes exigimos el incremento a la tarifa somos un grupo minoritario como desdeñosamente nos llamaron; si no teníamos razón con nuestras justas demandas, entonces les preguntamos, ¿qué los motivó a apresurar las mesas de negociación y otorgar este incremento de forma unilateral como para que ya nos calláramos?”.

Finalmente, los integrantes de Fuerza Amplia de Transportistas (FAT) dijeron que continuarán su lucha por alcanzar los 3 pesos porque sus representados no quedaron contentos. Les reclamaron toda la noche, motivo por el que realizarán asambleas en cada una de sus rutas para determinar el camino a seguir. “Pero no quitaremos el dedo del renglón, nuestro objetivo es alcanzar pronto los tres pesos y poco a poco recuperar lo perdido”.

Advierten que buscarán el bono de combustible y/o que les cancelen el pago del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), porque “el Gobierno de la Ciudad nada puso. Los que ponemos somos los transportistas que seguimos siendo víctimas del abuso, del chantaje y del autoritarismo de izquierda. Y también pone la población”.

A %d blogueros les gusta esto: