25 mayo, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis

Todos los días deben ser días de la Madre Tierra

Foto: Diego Martínez / Agencia Polígrafo

Foto: Diego Martínez / Agencia Polígrafo

El Zumbido del Moscardón Alejandro Leyva Aguilar

El Zumbido del Moscardón
Alejandro Leyva Aguilar

Mientras escribo estas letras escucho el incesante, el desesperado estridulo de las cigarras machos que inflan y desinflan sus timbales para producir un sonido agudo con el que, según los campesinos piden que llueva… ¡necesitan agua!; de igual manera las decenas de gorriones van y vienen buscado lo mismo.

Ayer 22 de Abril se conmemora en el mundo, el día de la Madre Tierra y no pasó desapercibido para mí, pero no quise escribir sobre ello porque no necesitamos un día para ponernos a pensar en lo que le estamos haciendo los humanos al lugar común en el que vivimos todos: gordos y flacos, altos y bajos; negros, blancos, amarillos, caucásicos, latinos; inteligentes y tontos, gobernantes y gobernados, líderes y siervos y alguno que otro librepensador.

Todos los días deben ser días de la Madre Tierra y, si el Gran Arquitecto del Universo en su infinita inteligencia creó un lugar como la Tierra para que viviéramos ¿cómo se le ocurrió poner aquí a una especie parásita que no infla sus timbales para pedir agua, sino que la extrae del subsuelo de una manera irresponsable; una especie que no busca su comida entre las ramas de un árbol sino que inventó el dinero y con él la economía de mercado para dividirnos en clases sociales?

¿Cómo es posible que el Gran Arquitecto del Universo haya creado animales monstruosos como los Dinosaurios, pero que si siguieran vivos, seguro estoy que habrían conservado su hábitat?, ¿por qué creó a una especie tan invasiva y que se reproduce como si fuera virus?, ¿acaso pensaba en que la vida en la tierra terminaría en manos del orgullo de su creación?

Hay solo una cosa en la que coincido con el “presidente”, -así entre comillas y con minúsculas- y es en que el modelo neoliberal y su economía de Mercado donde la lana es la lana y no hay escrúpulos en cómo producirla ni a quien afectan para conseguirlo, es un modelo que está matando a la tierra sin darnos cuenta que estamos pudriendo nuestro nido. Sin embargo países socialistas como China que es una economía emergente, hacen lo mismo que los Estados Unidos, que es la máxima representación de la economía neoliberal.

La sonda espacial Voyager 2 mientras dejaba Neptuno y salía del Sistema Solar, volteó hacia la tierra el 14 de febrero de 1990 y tomó una fotografía a 6 mil millones de kilómetros de aquí. En esa gráfica se muestra a nuestro planeta como un grano de polvo azul pálido iluminado apenas por los rayos del sol. Aquí la liga para que puedan ver la foto espectacular que nos hace reflexionar sobre lo diminutos que somos. ( https://youtu.be/oGKm6_-BmRE ), o simplemente busquen “un punto azul en el espacio”.

Todo lo que somos y todos los que somos y fuimos o seremos -dice el fallecido astrónomo Karl Sagan- sucedió, sucede y sucederá aquí en la tierra porque no hay otro lugar con el privilegio de albergar la vida como la conocemos, entonces ¿por qué no la cuidamos?, ¿de qué tamaño es el grado de nuestra inconsciencia colectiva que todos los días nos levantamos de nuestras camas, ya sea en oriente u occidente en el ártico o en el antártico dispuestos a joder a la Madre Tierra?.

Hoy enfrentamos una pandemia ocasionada por una cadena de ARN igual de pequeña que nosotros si nos comparamos con el universo, surgió en China justamente en un país socialista que tiene una economía de mercado social y desgraciadamente es ahí donde la concentración de personas es mayor, donde la extracción de agua de los mantos freáticos es abrumadoramente grande y donde el peso de las Mega construcciones están haciendo que el eje de rotación de la Tierra, pierda su inclinación natural, lo que en un futuro hará que Chicago una ciudad fría, tenga clima tropical.

De ese tamaño es nuestra inconsciencia y claro, de ese tamaño también el precio que tengamos que pagar por habernos comido la manzana del Edén.

No hay mucho qué hacer, pero me parece que con toda razón, la Madre Tierra nos ha puesto una muestra de su capacidad de exterminio con esta pandemia que estamos padeciendo y también con toda certeza el orden mundial habrá de cambiar después de esto, no es el bíblico Apocalipsis, pero sí una llamada de atención así que haga conciencia y procure cuidar el planeta porque es el único que tenemos, de lo contrario estaremos inflando nuestros timbales para suplicar por una gota de agua.

#quedateencasa
@leyvaguilar
Instagram: leyvaguilar