4 agosto, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

¡Las benditas redes sociales!

El Presidente López Obrador leyendo la respuesta de Twitter México sobre los bots y campañas falsas.

El zumbido del Moscardón
Alejandro Leyva Aguilar

¡Las benditas redes sociales!, comienzo así mi diserto de hoy porque el primero de julio de 2018, don López agradeció a casi un 53 por ciento de los mexicanos que salieron a votar, su triunfo contundente en las urnas y también reconoció el enorme papel que jugaron, en la preferencia de los mexicanos “las benditas redes sociales”.

Como buen hablador y bocón que es, no tardó ni un año y medio en solicitar, a los administradores de Facebook y Twitter, “una lista de clientes para saber cómo funcionan las campañas pagadas y si se utilizan cuentas artificiales para crear campañas en su contra”. ¿no lo sabe?, si es su área de expertis.

Habría que decirle al “presidente” -así con minúsculas y entre comillas- que, el que se lleva, se aguanta o “el pejelagarto, como buen pez, por su boca muere”.

Epigmenio Ibarra, uno de los estrategas de don López en términos de publicidad y propaganda, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto usó las redes sociales para crear una percepción de la realidad, es decir una mentira y denostar al Presidente y a su Partido Político de tal manera que cualquier cosa mala que pasara en México, era culpa de EPN, incluidos los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, ocurrido en un estado y un municipio gobernados por amigos de amlo.

Cientos de miles de troles y bots, dirigidos desde fuera de México y pagados con quien sabe qué recursos, inundaron las redes sociales de nuestro ingenuo país con mensajes en contra de Enrique Peña Nieto con videos editados y pagados para segmentarlos entre los jóvenes primovotantes con mensajes falsos.

Seguramente se acuerda de un video que circuló poco después del sismo del 19 de septiembre de 2017 donde una mujer llorando y angustiada, pide se haga viral su video porque “el gobierno federal quiere demoler este edificio donde aún hay gente atrapada y viva”… nada más falso e infame.

Pongamos un dato interesante. En 1990, no había usuarios de internet en nuestro país, para 2016, el 59.5% de la población ya era usuaria de un servicio de internet y tenía acceso a las redes sociales. Para 2018 ya había 82.7 de los casi 130 millones de mexicanos usando internet.

Como podemos ver, -y sin contar con los contratos de telefonía celular que también han crecido de manera exponencial- el número de personas a las que se les puede llegar al través de un click, es espectacular y exponencial.

Usar las redes sociales en la promoción electoral es mucho más rentable que hacer eventos masivos si el mensaje es permeable entre el lumpen, es decir, la masa social más baja del proletariado desprovista de conciencia de clase.

Eso hizo don López y ganó las elecciones porque puso a votar hasta los semovientes… Ah, pero eso si, con un celular más inteligente que ellos. De ahí su frase triunfadora ¡benditas redes sociales!

Cuando lo escuché ese primero de julio de hace apenas año y meses, dije para mi mismo “las redes sociales que hoy bendice, serán su talón de Aquiles porque la otra mitad de los mexicanos ya sabemos para qué sirven”.

Eso si, pensé que sucedería a mitad de su sexenio, no tan pronto. Hoy demostró que las escamas del pejelagarto -más lagarto que peje- son muy delgadas y no aguanta una crítica bien argumentada y persistente como la que hacen de él periodistas reconocidos con cientos de miles o millones de seguidores en sus redes sociales.

La petición de “transparencia” a Facebook y Twitter puede ser la antesala de una prohibición del uso de las redes y la creación de tribus digitales hacia los ciudadanos mexicanos porque él, como sus asesores, saben que así comenzó la Primavera Árabe que derrocó a grandes tiranos como Mohamed Morsi de Egipto o Muammar al Gaddafi de Libia.

El autoritarismo en tiempo de la Big Data, no tiene cabida ni es una opción, por eso la cómica exigencia de pedirle cuentas a Facebook y Twitter en un desesperado intento de acallar las críticas a su gobierno que no tiene pies ni cabeza y que ha desilusionado hasta los más connotados intelectuales y periodistas que una vez confiaron en él. Qué pronto don López se derrocó así mismo y por eso le doy la razón ¡benditas redes sociales!

#quedateencasa
@leyvaguilar
Instagram: leyvaguilar