1 julio, 2022

Solicitan juicio político contra el Fiscal Alejandro Gertz Manero

Ciudad de México.– Lo que comenzó como un problema familiar del Fiscal Alejandro Gertz Manero, ha escalado hasta la Cámara de Diputados debido al abuso de poder y tráfico de influencias que ha ejercido el titular de la Fiscalía General de la República en contra de una adulta mayor, a la que ha mantenido en la cárcel por más de un año.

Al acudir a la Cámara de Diputados, los hermanos Ana Paola, Alonso y Gonzalo Castillo Cuevas solicitaron a la Cámara de Diputados un juicio político en contra de Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR), asegurando que el fiscal encarceló de manera ilegal a su madre Alejandra Guadalupe Cuevas Morán, creando pruebas falsas para acusarla de homicidio doloso.

Cuevas Morán está acusada del homicidio de Federico Gertz Manero, hermano del servidor público, y quien ha sido señalado como el prestanombres del Fiscal, por lo que su fortuna adquirida por medios no claros, habría quedado en manos de su cuñada y madre de Alejandra Cuevas, a quien decidió encarcelar.

Los nietos políticos del fiscal lo acusan de violaciones graves y sistemáticas a los derechos humanos, e incurrir en abuso de funciones en el ejercicio público, que mantienen presa a su madre,  desde hace más de un año

“Estamos ante una escandalosa y vergonzosa violación a los derechos humanos y de justicia”, condenaron los hermanos Castillo Cuevas al lamentar que Gertz haga un “uso faccioso de la FGR”, por cuál debe ser llevado a juicio político.

Afirmaron que la persecución contra su familia se debe a que el fiscal tiene miedo a que se sepa todo el entramado de cómo se enriqueció en forma ilícita, a través de triangulaciones cuando fue Rector de la Universidad de las Américas.

“Él tiene miedo que mi abuela Laura Morán, de 95 años, pueda tener información que conste que su hermano Federico era el prestanombres, y la fortuna incalculable del Fiscal General salga a relucir y por eso no solo le interesa ir contra su cuñada, que no hizo nada, sino contra nuestra madre y nos quiere meter a nosotros a la cárcel”, denunció Gonzalo Castillo Cuevas.

La familia aseguró que en el expediente que entregó anexaron audios y documentos para probar la acusación.

Las acusaciones

Es importante recordar que

El fiscal general denunció a Laura Morán Servín hoy de 94 años y a su hija, Alejandra Cuevas Morán, de 63, por no haber llevado a su hermano al hospital cuando, a su parecer, su salud lo ameritaba. Ello pese a que existen pruebas de que Moran, entonces de 88 años, solicitó ayuda a su cuñado y que Cuevas Morán no vivía con ellos.

Destaca que en un primer momento, antes de que Gertz Manero fuera el Fiscal de López Obrador, las acusaciones fueron desechadas por no existir elementos para proceder en contra de las mujeres.

Pero en el 2019, cuando recibió el nombramiento como fiscal, el caso resucitó al punto en que un juez dictó las respectivas órdenes de aprehensión. Ello a pesar de que en 2015 y 2016, dos ministerios públicos distintos no encontraron argumentos para perseguir a Morán y a Cuevas.

La Revista Proceso publicó un extenso reportaje en donde señala evidencia de cuando Laura llamó a su cuñado para consultarlo sobre el mejor tratamiento para Federico, también de que gracias a esta comunicación Alejandro Gertz contrató al “mejor geriatra del país”, según las palabras del propio fiscal.

Hay también testimonios que ubican a las hijas de Alejandro Gertz dentro de la casa de su tío, como corresponsables de cuidar su salud. En cambio, no hay ninguna prueba para afirmar que Alejandra Cuevas se haya hecho cargo del enfermo, es decir que, a diferencia de las sobrinas directas, no era garante en modo alguno de la salud de Federico.

También hay evidencia de que, después de una convalecencia que duró escasos cinco días –sin síntomas que ameritaran hospitalización–, Alejandro Gertz sacó por la fuerza a su hermano del domicilio donde habitaba para internarlo en el hospital ABC de Observatorio.

Fue en ese nosocomio donde, un mes después, falleció Federico Gertz Manero debido a una serie de complicaciones presuntamente relacionadas con la edad. Durante esos 30 días ninguna de las mujeres acusadas pudo visitarlo porque el actual fiscal se los impidió.

Todo esto está narrado en el expediente judicial que habrá de revisar la SCJN. Muy probablemente, después de hacerlo, las y los ministros van a concluir que ni Laura Cuevas ni Alejandra Morán, por motivos distintos, podían ser consideradas garantes únicas de la salud de Federico y, por tanto, no es posible acusarlas de homicidio, como desde hace seis años pretende el fiscal Gertz.

Si así ocurre, habrá de corroborarse no sólo el conflicto de interés que ha privado en este caso, sino también la asimetría y el abuso de poder, escribió en su reportaje  Ricardo Raphael.

A %d blogueros les gusta esto: