26 enero, 2023

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

Preocupan los trastornos alimenticios de jóvenes

conceptual image about insecurities in women about weigh and eating disorders with a woman feet and a pink scale

Los TCA no solo generan consecuencias en quienes los presentan, también impactan en la vida de los familiares y cuidadores, la recuperación de un TCA es posible y su temprana detección y tratamiento son fundamentales para lograrlo.

Por la MNC. Delia Guadalupe Estrada Palafox, MNH. Silvia Monserrat Rodríguez León, MED. Paulina Elizabeth Ochoa Moreno, MNH. Jorge Abraham García Íñiguez, Académicos de la Escuela de Nutrición y Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).
 
En México, cada año se registran cerca de 20 mil casos de anorexia y bulimia, siendo la población de entre 15 y 19 años la más afectada. Durante el año 2020 aumentaron de manera importante las conductas de riesgo para presentar un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), debido a que el estrés impactó en la modificación de hábitos alimenticios en las personas.

Cada 30 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria con el objetivo de hacer conciencia de la prevención y detección precoz de un trastorno mental que se puede presentar en cualquier edad o condición social. 

Los trastornos de la conducta alimentaria se caracterizan por una alteración persistente de la conducta relacionada con el proceso de alimentación que impacta negativamente sobre la salud y las capacidades psicosociales de aquellos que los padecen. Los más conocidos son: anorexia, bulimia y trastorno por atracón.

Los datos epidemiológicos muestran una mayor vulnerabilidad de las mujeres jóvenes a padecerlos, particularmente en la adolescencia o la adultez temprana; sin embargo, cada vez se presentan más casos en preadolescentes.

Los trastornos de la conducta alimentaria tienen un impacto en la salud pública debido a los altos costos del tratamiento médico. Aunque el mecanismo de la etiología aún no está claramente definido, existen factores de riesgo que nos pueden ayudar a prevenir el desarrollo de un TCA o a hacer una detección oportuna, entre esos factores de riesgo se mencionan los siguientes:

Estándares de belleza: Las presiones socioculturales por tener un cuerpo “ideal” promueven una mayor preocupación por el físico, pudiendo generar sobre todo en aquellas personas con obesidad, una mayor insatisfacción corporal y como consecuencia riesgo significativo de comportamientos alimentarios gravemente negativos.Influencia de las redes sociales:

En la sociedad actual el ideal de la belleza impone una figura “delgada” para hombres y mujeres. Las redes sociales muestran mensajes y fotos en las cuales sugieren que tener una composición delgada es sinónimo de belleza y aceptación, promoviendo el uso de estrategias para alcanzar el nivel de belleza establecido.

Dieta: Para lograr la apariencia ideal, las personas con frecuencia utilizan comportamientos inadecuados para la pérdida de peso, la dieta restrictiva es una de las estrategias más utilizadas para lograr el cuerpo delgado esperado, para acelerar el proceso suelen presentar conductas compensatorias como el ayuno, vómitos autoprovocados, el uso de laxantes y diuréticos, porque se cree que tendrán una pérdida de peso acelerada y un beneficio físico y psicosocial.   

Los TCA no solo generan consecuencias en quienes los presentan, también impactan en la vida de los familiares y cuidadores, la recuperación de un TCA es posible y su temprana detección y tratamiento son fundamentales para lograrlo.

A %d blogueros les gusta esto: